Cerclaje

En general, el cerclaje se practica a los tres meses de embarazo (15 semanas de amenorrea), aunque también se puede realizar más tarde. La intervención se desarrolla bajo anestesia general, en el quirófano. Permite evitar una abertura del cuello uterino antes del final del embarazo.
El cerclaje se efectúa de modo preventivo en caso de antecedentes de parto muy prematuro, de tipo mecánico (es decir, sin ninguna causa infecciosa) o en caso de modificaciones anatómicas del cuello desde el inicio del embarazo (cuello corto, abierto…).
Con frecuencia, el cerclaje preventivo también se practica en mujeres cuya madre fue tratada con dietilestilbestrol durante el embarazo.
En caso de cerclaje, el seguimiento del embarazo es igual al de un embarazo normal. No obstante, se aconseja cierto reposo adicional y el cese laboral antes de la baja normal por maternidad. Normalmente, la mujer embarazada no nota el hilo del cerclaje. Una vez descartado el riesgo de prematuridad (inicios del noveno mes de embarazo), se quita el hilo. Esta retirada se efectúa por la vagina, durante una simple visita, y no se precisa anestesia.

Otros contenidos del dosier: Enciclopedia del embarazo

Comentarios

Artículos destacados

Cosméticos básicos para el bebé
Cosméticos básicos para el bebé

La piel de los bebés es muy distinta a la de los adultos, lo que hace que sea imprescindible aplicarle unos cuidados...

El suelo pélvico tras el parto
Guía Doctissimo de los pañales
Malformaciones ginecológicas: ¿afectan al embarazo?
Pérdida de un bebé: cómo superarlo
¿Qué tipo de padre será tu pareja?

Valorando algunos comportamientos de tu pareja sabrás si será buen padre. Si los resultados de este test no son positivos,...

Hacer otros Test