Depresión y embarazo

Entre un 11 y un 17% de las mujeres atraviesan episodios depresivos cuando esperan un hijo. En general, éstos se presentan durante los primeros meses y son pasajeros. Se caracterizan por angustias frecuentes en relación con el parto y el futuro del bebé. La mujer se siente muy cansada y experimenta numerosos malestares, lo cual a menudo la lleva a multiplicar las visitas al médico. La depresión es más frecuente en las mujeres de menos de 20 años, en caso de embarazo no deseado o poco aceptado por la mujer o por su pareja.
Una depresión fuerte que surja durante el embarazo puede corresponder a la evolución de una alteración psíquica preexistente (enfermedad maníaco-depresiva, por ejemplo) o ser la primera manifestación de este desorden. Pero hay que procurar no etiquetar de anormales todas las pequeñas alteraciones psicológicas que aparecen cuando se espera un hijo; estar embarazada implica un importante trastorno psíquico, social, familiar y psicológico, ante el cual la mujer reacciona de distintas maneras.
Por otra parte, justo después del parto, los estados depresivos pasajeros (como en el caso del baby blues) son frecuentes, pero no deben hacer que se reste importancia a un
desorden más grave y profundo.

Otros contenidos del dosier: Enciclopedia del embarazo

Comentarios

Artículos destacados

Cosméticos básicos para el bebé
Cosméticos básicos para el bebé

La piel de los bebés es muy distinta a la de los adultos, lo que hace que sea imprescindible aplicarle unos cuidados...

El suelo pélvico tras el parto
Guía Doctissimo de los pañales
Malformaciones ginecológicas: ¿afectan al embarazo?
Pérdida de un bebé: cómo superarlo
¿Qué tipo de padre será tu pareja?

Valorando algunos comportamientos de tu pareja sabrás si será buen padre. Si los resultados de este test no son positivos,...

Hacer otros Test