Hematoma retroplacentario

Además de la preeclampsia, ciertos factores de riesgo pueden ser causa de un hematoma retroplacentario, como un traumatismo abdominal importante (accidente de coche…). A veces, el desprendimiento se da de forma inopinada, sin ningún indicio precursor.
Este accidente se produce sobre todo durante el tercer trimestre de embarazo o durante el parto. Da lugar a pérdidas de sangre negra, una contracción prolongada y dolorosa del útero y, en las formas más graves, una alteración rápida del estado general, con malestar, una bajada de tensión y ansiedad. Las complicaciones posibles son, para la madre, una hemorragia importante asociada a alteraciones de la coagulación de la sangre, lo cual puede requerir transfusiones masivas, o incluso una ablación del útero.
Por otra parte, el desprendimiento de la placenta por coágulo de sangre priva al feto de cualquier aporte de sangre, lo que pone su vida en peligro. Si vive, para salvarle se debe practicar una cesárea urgente. En el caso contrario, la expulsión del feto se realiza por la vía natural si el estado de la madre lo permite.
El riesgo de recidiva de este accidente es de cerca del 10%, lo cual justifica un mayor control durante un embarazo posterior: puede ser necesaria una hospitalización prolongada, así como provocar el parto en cuanto el feto ha llegado a un estadio suficiente de madurez.

Otros contenidos del dosier: Enciclopedia del embarazo

Comentarios

Artículos destacados

El vínculo maternofilial tras el parto
El vínculo maternofilial tras el parto

¡Una no nace sabiendo ser madre! Por eso, a veces el vínculo con el bebé tarda en establecerse. ¿Cuál es la causa del...

Concebir gemelos: ¿de qué depende?
¿Qué es la hiperémesis gravídica?
Pedagogía Pikler: autonomía de bebés
Girar al bebé antes del parto
¿Qué tipo de padre será tu pareja?

Valorando algunos comportamientos de tu pareja sabrás si será buen padre. Si los resultados de este test no son positivos,...

Hacer otros Test