Insomnio

Mientras que el insomnio de los primeros días está básicamente asociado a la ansiedad y al trastorno
psicológico inducido por el embarazo, el del último trimestre a menudo es debido a causas más prosaicas: despertarse a causa de las ganas de orinar, por los movimientos del bebé, calambres nocturnos, dificultad para encontrar una posición cómoda…
Una siesta, para compensar la falta de sueño, o un poco de relajación
para dormirse ayudarán a soportar mejor este insomnio pasajero. El médico puede ofrecer otros consejos y
prescribir sedantes suaves. Pero los tranquilizantes o los somníferos están reservados a situaciones muy
particulares, ya que no están exentos de riesgos, sobre todo cuando se
acerca el parto, y nunca deben tomarse como automedicación.

Otros contenidos del dosier: Enciclopedia del embarazo

Comentarios

Artículos destacados

Cosméticos básicos para el bebé
Cosméticos básicos para el bebé

La piel de los bebés es muy distinta a la de los adultos, lo que hace que sea imprescindible aplicarle unos cuidados...

El suelo pélvico tras el parto
Guía Doctissimo de los pañales
Malformaciones ginecológicas: ¿afectan al embarazo?
Pérdida de un bebé: cómo superarlo
¿Qué tipo de padre será tu pareja?

Valorando algunos comportamientos de tu pareja sabrás si será buen padre. Si los resultados de este test no son positivos,...

Hacer otros Test