Reflujo gastroesofágico

El reflujo gastroesofágico, también llamado pirosis, produce una sensación de ardor que parte del estómago y sube por detrás del esternón hacia la boca. Puede ir acompañado de una sensación de sabor ácido en la boca. Se ve favorecido por los trastornos hormonales del embarazo, responsables de la abertura del esfínter inferior del esófago (cardias). La presión del bebé al final del embarazo acentúa esta abertura, favoreciendo el reflujo ácido.
Éste también se ve intensificado por la posición tendida después de las comidas, la presión de un cinturón
abdominal compresivo, la ingestión
de sustancias ácidas o picantes, las comidas copiosas, las bebidas con
gas, el té y el café.
Fuera de los casos en que va acompañado de vómitos importantes, un
reflujo gastroesofágico no requiere
ningún examen en particular. El problema disminuye cuando se eliminan los factores propiciatorios mencionados. Además, el médico puede
recetar medicamentos antirreflujo, que se toman después de las comidas. Esta molestia suele desaparecer después del parto.

Otros contenidos del dosier: Enciclopedia del embarazo

Comentarios

Artículos destacados

Cosméticos básicos para el bebé
Cosméticos básicos para el bebé

La piel de los bebés es muy distinta a la de los adultos, lo que hace que sea imprescindible aplicarle unos cuidados...

El suelo pélvico tras el parto
Guía Doctissimo de los pañales
Malformaciones ginecológicas: ¿afectan al embarazo?
Pérdida de un bebé: cómo superarlo
¿Qué tipo de padre será tu pareja?

Valorando algunos comportamientos de tu pareja sabrás si será buen padre. Si los resultados de este test no son positivos,...

Hacer otros Test