Rubéola congénita

Antes del tercer mes de embarazo, la rubéola congénita provoca en el feto malformaciones cerebrales, cardíacas, oculares y auditivas.
Después del tercer mes puede provocar un retraso del crecimiento intrauterino o una hepatitis, y también afectar a los pulmones o a los huesos…
Al principio del embarazo, el médico comprueba sistemáticamente si la mujer embarazada está inmunizada contra la rubéola. Si no lo está, deberá evitar cualquier contacto con personas susceptibles de presentar el virus.
Una mujer embarazada no inmunizada contra la rubéola y que haya estado en contacto con una persona que presenta rubéola debe hacerse un primer análisis de sangre en los 10 días siguientes; y será necesario un segundo examen 15 o 20 días más tarde. Este último permitirá saber si está contaminada o no, y en caso afirmativo se deberán efectuar otras pruebas.
El único tratamiento posible es preventivo, y se basa en la vacunación sistemática de los niños. Toda mujer en edad de tener hijos, que no esté segura de haber padecido la rubéola o de haber sido vacunada, debe comprobar su inmunidad. En ausencia de ésta, debe hacerse vacunar, salvo si toma anticonceptivos orales eficaces o justo después del parto. Está contraindicado vacunarse durante el embarazo, aunque no se haya detectado ninguna consecuencia.

Otros contenidos del dosier: Enciclopedia del embarazo

Comentarios

Artículos destacados

Cosméticos básicos para el bebé
Cosméticos básicos para el bebé

La piel de los bebés es muy distinta a la de los adultos, lo que hace que sea imprescindible aplicarle unos cuidados...

El suelo pélvico tras el parto
Guía Doctissimo de los pañales
Malformaciones ginecológicas: ¿afectan al embarazo?
Pérdida de un bebé: cómo superarlo
¿Qué tipo de padre será tu pareja?

Valorando algunos comportamientos de tu pareja sabrás si será buen padre. Si los resultados de este test no son positivos,...

Hacer otros Test