La distocia: cuando el parto se complica

Contracciones demasiado débiles, mala presentación fetal, desproporción entre el tamaño de la cabeza del bebé y el de la pelvis materna, etc. Son muchos los problemas que pueden dar lugar a un parto difícil y doloroso, también conocido como distocia. Este término engloba diferentes situaciones que obstaculizan la llegada del bebé al mundo.

Distocia cervical y de descenso

Las distocias cervicales y de descenso son las más frecuentes. "Hablamos de distocia cervical cuando el cuello uterino presenta problemas para dilatarse", explica el Doctor Philippe Deruelle, Secretario General del Colegio Nacional de Ginecólogos y Obstetras de Francia.

El diagnóstico se establece en la fase activa, durante el descenso del bebé (por oposición a la fase latente, que corresponde al inicio del trabajo de parto). La matrona que ha seguido a la paciente durante el embarazo primero identifica el problema y luego lo deriva a un médico. Como apunta el especialista, "intervenimos cuando la apertura alcanza entre 5 y 7 centímetros, si la dilatación es de menos de un centímetro durante un periodo de cuatro horas; o entre 7 y 10 centímetros, si es menor de dos centímetros cada dos horas".

También puede ocurrir que no se produzca el descenso fetal. "El término de distocia de descenso se empleará después de dos horas de dilatación que se estanca en los 9 o 10 centímetros, sin que el bebé descienda".

Otros casos de partos difíciles

Existen múltiples situaciones que pueden dar lugar a una distocia. Por ejemplo, cuando las contracciones uterinas no son lo suficientemente intensas, se habla de distocias dinámicas.

Si un tumor en la pelvis o una placenta previa impiden la progresión del bebé se trata de distocias por obstáculos previos. Por otro lado, hablamos de distocias de partes blandas, cuando encontramos obstáculos vaginales (por ejemplo, quistes) y perineales (como estenosis vulvar, cicatrices…).

Las distocias llamadas óseas o de hombros se refieren a aquellas en las que, después de la expulsión de la cabeza del niño, se detiene la progresión al parto… una situación de riesgo debida, por lo general, a una pelvis materna de dimensiones insuficientes.

Por último, dentro del origen fetal, el bebé puede estar mal posicionado: de nalgas, de cara, de frente, de hombro… En ese caso, la distocia está causada por un exceso de volumen, global o localizado.

Distocia: cuándo es necesaria una cesárea

Según el caso, para solucionar el problema y facilitar el nacimiento del niño, el médico puede prescribir oxitocina sintética; un medicamentos llamado Syntocinon®. Esta hormona permite mejorar la calidad de las contracciones. El médico también puede intentar la rotación de la cabeza del bebé y efectuar maniobras específicas.

Si estos intentos no funcionan, será necesaria una intervención quirúrgica. "Calculamos que las distocias son la causa del 50% de las cesáreas realizadas durante el trabajo de parto", continúa el Dr. Philippe Deruelle.

En cuanto al dolor, la epidural sigue siendo la solución para hacer más soportable un parto difícil. Sin embargo, existe un inconveniente: si el trabajo de parto se prolonga demasiado, los receptores del dolor acaban saturándose y la anestesia no funciona tan bien.

A pesar de todo, tras una primera experiencia complicada, los siguientes partos pueden transcurrir con total normalidad. El Dr. Philippe Deruelle insiste: "es cierto que las mujeres que ya han sufrido una distocia cervical tienen el doble de posibilidades de recidiva. Aún así, no es un riesgo tan elevado. Claro que los hermanos se parecen y que la pelvis tiene una dimensión particular… pero no porque el problema haya sucedido una vez debería volver a suceder".

C. Delignières

Fuentes:

Entrevista al Dr. Philippe Deruelle, Secretario General del Colegio Nacional de Ginecólogos y Obstetras de Francia
Larousse médico, bajo la dirección del Prof. Jean-Pierre Wainsten

Otros contenidos del dosier: Parto y nacimiento

Comentarios

Artículos destacados

Impacto psicológico de una IVE
Impacto psicológico de una IVE

Independientemente de las convicciones de cada cual sobre el tema, las consecuencias psicológicas de una interrupción...

Derechos de la mujer en el parto
Padres en segundo plano
Parto: ¿hay que empujar?
¿Es bueno el pediatra de mi hijo?
¿Qué tipo de padre será tu pareja?

Valorando algunos comportamientos de tu pareja sabrás si será buen padre. Si los resultados de este test no son positivos,...

Hacer otros Test