Oxitocina: la hormona que te ayuda durante el parto

Oxitocina: su papel fisiológico, desde el trabajo de parto al nacimiento

La oxitocina es una hormona fabricada en algunas estructuras del hipotálamo. Luego se transporta y se almacena en forma de granos de secreción en la hipófísis. Su producción es muy débil fuera del embarazo y empieza a aumentar durante esa etapa. Una vez se sale de cuentas, las cantidades de oxitocina aumentan considerablemente y, bajo la influencia de los reflejos uterinos y vaginales, la hipófisis la segrega aún en mayores cantidades y la libera en el flujo sanguíneo. Una vez en el útero, la oxitocina actúa en sus propios receptores (OT) y el número se multiplica por 200 al final del embarazo. Este proceso fisiológico termina cuando empieza el parto por contracciones uterinas que son cada vez más intensas a medida que el proceso avanza y se abre el cuello del útero para ayudar a que el bebé baje. En el momento del nacimiento, los niveles de oxitocina son muy elevados y luego disminuyen progresivamente. La oxitocina también es importante para el parto: su acción después del nacimiento facilita la expulsión de la totalidad de la placenta y la recuperación de la forma normal del útero, lo que reduce los riesgos de hemorragia en el postparto.

Administración de oxitocina sintética durante el trabajo de parto

Contrariamente a lo que muchas personas piensan, durante el trabajo de parto no se administra sistemáticamente oxitocina sintética (Syntocinon®) por vía intravenosa. Si el nacimiento se presenta sin complicaciones y no hay ni estancamiento ni ruptura prematura de las membranas sin progresión del parto, se aconseja no administrar oxitocina a la paciente.

Generalmente las indicaciones para administrar oxitocina son:

  • Cuando se provoca un parto programado por razones médicas o de comodidad.
  • Para acelerar el parto cuando se estanca, tanto si ocurre al principio, en el medio, como al final.
  • En caso de ruptura de las membranas y de estancamiento del parto, para evitar una infección.
  • En caso de atonía uterina que sucede tras una hemorragia en el parto.

Oxitocina administrada durante el trabajo de parto espontáneo: las recomendaciones en 2016

La oxitocina sintética se administra desde hace varios años durante el trabajo de parto espontáneo y es muy frecuente en numerosos países. Sin embargo, su uso conlleva riesgos que pueden ser importantes. El Colegio francés de matronas (CNSF, por sus siglas en francés) ha querido hacer el balance sobre los beneficios y los riesgos que tiene sobre el tema y publica sus recomendaciones para mejorar la calidad y la seguridad de las prácticas y aportar a las pacientes una información clara para un parto sereno, respetado y fisiológico. Es la primera vez que el CNSF hace algo así. Fruto de un largo trabajo pluridisciplinario, estas nuevas recomendaciones se han publicado el 6 de diciembre de 2016 y se han elaborado en asociación con el Colegio francés de Ginecólogos y Obstetricistas (CGNOF, por sus siglas en francés), el Instituto francés de la salud y la investigación médica (Inserm), el Colectivo interasociativo sobre el nacimiento (CIANE, por sus siglas en francés), un pediatra y un anestesista.

Hay que destacar que son recomendaciones sobre el parto de mujeres que han salido de cuentas, con un solo bebé y que se presenta con la cabeza hacia abajo en un parto espontáneo.

El objetivo de administrar oxitocina es reducir la duración del trabajo de parto para reducir la morbilidad materna y fetal asociada con un parto prolongado. En 2016, la principal indicación es la distocia dinámica, es decir, la dificultad de expulsión durante el parto debida a anomalías de contracción del útero.

Las principales conclusiones y recomendaciones

Primero hay que redefinir las diferentes fases del trabajo de parto, siguiendo otra definición diferente que la que está en vigor desde hace unos cincuenta años, porque el grupo de trabajo considera que esta antigua definición conduce a un intervencionismo excesivo por parte del personal sanitario. La primera fase, (principio de la dilatación completa) se divide en 2: la fase latente y la fase activa. El principio de la fase activa se pospone a 5-6 cm, en vez de los 3-4 de antes. Además, la velocidad de dilatación se considera anormal si es de menos de 1 cm/4 horas al principio de la fase activa y 1 cm/2 horas después de los 7 cm de dilatación. Esta noción es importante porque cada fase marca la intervención por administración de oxitocina cuando el parto no avanza o la velocidad de abertura del cuello se ralentiza. De esta manera, antes, el personal sanitario empezaba a administrar oxitocina a partir de una dilatación de 3-4 cm, pero se recomienda esperar hasta una dilatación de 5-6 cm. A esta fase inicial del parto anterior a una dilatación de 5-6 cm se la conoce como fase latente y los expertos afirman que es de vital importancia. Hay que respetar esta fase y saber esperar hasta una dilatación de 5-6 cm (principio de la fase activa) antes de administrar la oxitocina. Según el Dr. Camille Le Ray (CGNOF),«durante un parto normal, no patológico, puede haber fases de estancamiento en la dilatación del cuello. En esta fase latente se debe recurrir a la oxitocina con prudencia».

Por último, la 2º fase del parto también se divide en 2 fases (fase de bajada y fase de expulsión del bebé y de la placenta). Ahí, una vez más, se recomienda una medicación moderada: «Si después de una hora, el bebé no ha bajado, aún podemos esperar antes de administrar oxitocina. Sin embargo, después de 2 horas, hay que administrarla, porque se ha demostrado que después de la 3ª hora de dilatación completa, se observa un aumento de los riesgos de hemorragia, especialmente en la madre» explica el Dr. Le Ray

Menos intervención médica y más diálogo con la paciente

De esta manera, si se respetan estas nuevas modalidades, se debe retrasar la administración de oxitocina durante el trabajo de parto espontáneo comparado con las recomendaciones anteriores. Sin embargo, el Dr. Le Ray afirma que el «objetivo de estas nuevas recomendaciones no es desmedicar el parto, sino medicarlo mejor, interviniendo con menor frecuencia y no tan rápido como antes». Pero cuando se determine que hay que administrar oxitocina, hay que llevar un control cardiotocográfico permanente (monitorizando las contracciones del útero y del feto).

Un punto importante es informar siempre y hablar con la paciente y, en su caso con su pareja antes de cualquier intervención médica, explicándole la situación y las diferentes opciones posibles de manera clara.

Los riesgos ligados a la administración de oxitocina

Además, los expertos precisan que existen riesgos y efectos indeseables para el niño cuando se administra oxitocina durante un parto espontáneo, sobre todo anomalías en el ritmo cardíaco que se deben a la hiperactividad uterina, con una incidencia en la morbimortalidad neonatal.

¿Hay riesgo de hemorragia después del parto?

Una de las indicaciones para administrar oxitocina es la atonía después de una hemorragia en el alumbramiento. Paradójicamente, el estudio del Inserm mencionado anteriormente revela que hay un ligero aumento de hemorragias graves después del nacimiento (riesgo multiplicado por 1,8). La razón que da el Dr. Catherine Deneux-Tharaux (Unidad del Inserm 953) es que los estudios experimentales muestran que administrar dosis importantes de oxitocina durante el parto disminuye la sensibilidad de los receptores uterinos en las hormonas, lo que explica que a pesar de la presencia de oxitocina, el útero sigue siendo atónico. Para la especialista, esto debería conllevar una reevaluación de las prácticas para supervisar mejor la administración de esta hormona durante el parto.

Entre estas conclusiones, estas recomendaciones subrayan que la administración de oxitocina durante el parto espontáneo no debe considerarse como una prescripción anodina y preconiza que cada servicio de maternidad debe poder evaluar su tasa de administración de oxitocina durante el parto espontáneo como un indicador de seguimiento de la calidad de los cuidados.

Fuentes:

  • Rueda de prensa del 6 de diciembre de 2016 del Collège National des Sages-Femmes de France (Colegio francés de las matronas) - Oxitocina y parto espontáneo: sigamos los pasos correctos.
  • Protocolos médicos. Hospital de Saint-Maurice, Unidad de ginecología y Obstetricia. Oxitocina durante el parto. Noviembre de 2014.
  • Haute autorité de santé (HAS) Déclenchement artificiel du travail à partir de 37 semaines d’aménorrhée (Provocar un parto artificial después de 37 semanas de amenorrea), abril de 2008.
  • Hemorragias después del parto: ¿cuál es el papel de la oxitocina? Documento del Inserm, 13 de febrero de 2012
  • Haute autorité de santé. Avis de la transparence de Syntocinon (anuncio sobre la transparencia del Syntocinon), 22 de julio de 2009.

Otros contenidos del dosier: Parto y nacimiento

Comentarios

¿Qué tipo de padre será tu pareja?

Valorando algunos comportamientos de tu pareja sabrás si será buen padre. Si los resultados de este test no son positivos,...

Hacer otros Test