Qué posición adoptar durante el parto

Existen grabados del antiguo Egipto que nos muestran a la mujer acuclillada o de rodillas. En Europa durante el periodo medieval la mujer daba a luz agachada o sentada en una especie de taburete con forma de herradura y solo las familias mas ricas se ayudaban con cojines. Era normal que la mujer continuara sus tareas durante las primeras contracciones y no parase hasta el momento del parto. 

Ventajas e inconvenientes de la posición litotómica

La posición litotómica (tumbada boca arriba con los muslos y las piernas flexionados y apoyados en unos estribos) aparece en el momento en el se introducen los fármacos. En el año 1598 el cirujano Jacques Guillemeau introdujo la camilla de parto con la intención de facilitar la intervención del médico en el caso en el que se presentasen complicaciones. Por desgracia, en pocos años la posición supina se convirtió en la única posición ya fuese para los partos complicados como para los normales. A finales del siglo XVII las mujeres daban a luz en los hospitales tumbadas e inmóviles y solo las mujeres que habitaban en zonas rurales continuaban pariendo en sus casas. Algunas de las ventajas de esta posición son: la comodidad de la monitorización del feto, la facilitación de la intervención del médico en el perineo y un mayor control visual de la evolución del parto por parte de la comadrona. 

El problema principal de esta posición (y de otras en los que la mujer permanece siempre en la misma postura sin posibilidad de moverse) es que no se tiene en consideración la comodidad de la mujer. La mayor parte de los partos evolucionan de forma natural, sin complicaciones y la posibilidad que la mujer se mueva durante las contracciones no perjudica en ningún caso la integridad del feto. Fisiológicamente se ha demostrado que permanecer tumbada dificulta la salida del feto por los siguientes motivos: 

  • Al no ser una posición favorecida por la gravedad el útero debe esforzarse más para empujar. (manteniendo las piernas hacia arriba el canal del parto asciende obligando al niño a “subir”). Además, al no apoyarse la cabeza del feto en el periné (algo que sucedería estando de pie o en cuclillas por ejemplo) resulta más difícil que este se alargue. En muchos casos al no alargarse lo suficiente se realiza una incisión quirúrgica llamada episiotomía que puede conllevar muchas complicaciones como infecciones, desgarros, incontinencia urinaria o molestias en relaciones sexuales, entre otras. 
  • Con la salida del feto el cóccix (hueso inferior de la columna vertebral) se mueve hacia atrás aumentando el diámetro de la pelvis para favorecer la salida. Permaneciendo tumbada éste se apoya en la camilla y no puede moverse libremente.  

Varios estudios publicados por la “Cochrane Collaboration”1 demuestran que las mujeres que durante la primera fase de la dilatación han adoptado posiciones verticales (por ejemplo caminando, en cuclillas o de rodillas) han tenido un parto más breve de hasta 1 hora respecto a las que dieron a luz tumbadas. Se redujo la necesidad de aplicar anestesia epidural en un 17%. La mujer debe elegir la posición espontáneamente pudiendo cambiar en cualquier momento. Una posición que para una mujer es cómoda, para otra puede resultar incomoda. El padre o familiar se ven mas implicados porque se les permite un mayor contacto físico pudiendo ayudar a facilitar las posturas.  

Beneficios de las posiciones verticales para el parto

Se ha comprobado que la mayor parte de las mujeres en el momento de la expulsión tienden a mantener posiciones verticales, estos son algunos de los beneficios:

  • Al disminuir la presión que ejerce el útero a nivel de la columna lumbar la sensación de dolor es menor.
  • Se facilita la dilatación del periné evitando desgarros.
  • Se favorece la salida del feto por efecto de la gravedad y por el mejor alineamento del bebé respecto a la pelvis.

Para este tipo de parto es necesaria una mínima preparación física durante el embarazo (clases de gimnasia preparto) que permita a la mujer tomar conciencia del propio cuerpo. 

Fuentes:

1 "Maternal positions and mobility during first stage labour". Cochrane Database. Laurence A,Lewis L.2009 

Otros contenidos del dosier: Parto y nacimiento

Comentarios

Artículos destacados

Cosméticos básicos para el bebé
Cosméticos básicos para el bebé

La piel de los bebés es muy distinta a la de los adultos, lo que hace que sea imprescindible aplicarle unos cuidados...

El suelo pélvico tras el parto
Guía Doctissimo de los pañales
Malformaciones ginecológicas: ¿afectan al embarazo?
Pérdida de un bebé: cómo superarlo
¿Qué tipo de padre será tu pareja?

Valorando algunos comportamientos de tu pareja sabrás si será buen padre. Si los resultados de este test no son positivos,...

Hacer otros Test