Primeros síntomas del embarazo

Náuseas y otros indicios

Algunas mujeres te dirán que lo supieron desde el principio, que fue como una intuición inexplicable, casi una certeza. Pero también es muy probable que no tengas ningún presentimiento similar e incluso que no experimentes ninguno de los síntomas tradicionalmente asociados al embarazo: náuseas, hinchazón de los senos, necesidad de dormir más, fatiga, mayor emotividad… Todo esto varía de una mujer a otra.
Algunas mujeres pierden el apetito o aborrecen determinados alimentos u olores, mientras que otras tienen antojos; algunas sufren estreñimiento, mientras que otras necesitan orinar con mayor frecuencia. La lista de los posibles efectos físicos sería interminable, pero desde el punto de vista médico, ninguna de estas manifestaciones, por sí sola o asociada a otras, garantiza que estés embarazada. Del mismo modo, la ausencia de estos indicios no significa que no lo estés. Así pues, se impone la prudencia, ya que el hecho de escuchar a nuestro cuerpo no significa que no podamos caer en un error de interpretación.

El retraso de la menstruación

El primer signo del embarazo suele ser el retraso de la menstruación, aunque no siempre sea fácil de determinar, especialmente en el caso de ciclos menstruales
irregulares. Además, un retraso no significa necesariamente que se esté embarazada, pues los ciclos menstruales pueden alterarse o interrumpirse como consecuencia de un choque emocional, en el transcurso de una enfermedad e incluso debido a cambios climáticos o en el modo de vida. La proximidad de la menopausia o el seguimiento de determinados tratamientos son factores que pueden provocar un retraso.

Aumento de la temperatura

Los indicios más inequívocos del embarazo son la ausencia de la menstruación en la fecha esperada y el hecho de que la temperatura corporal se mantenga estable por encima de los 37 °C. En efecto, la temperatura varía en función de las distintas fases del ciclo menstrual y vuelve a bajar justo antes de la menstruación. En cambio, cuando una mujer está embarazada, la temperatura se mantiene elevada de forma continua. Si nunca has utilizado el método de la temperatura basal, el uso puntual del termómetro no te será de gran ayuda, ya que para conocer las distintas fases y saber cuándo es más alta la temperatura es necesario establecer una curva térmica día a día y durante varios ciclos menstruales. Sin este control de la temperatura, lo más eficaz es hacerse un test de embarazo.

Si tomas la píldora

El hecho de haber tomado la píldora no influye en el período de espera antes de quedarse embarazada, sino que es el mismo aunque se han utilizado otros métodos anticonceptivos, como por ejemplo el dispositivo intrauterino (DIU). Por otro lado, es aconsejable que acabes el blíster de píldoras y no lo dejes a medias. Es posible que al principio se produzca una cierta alteración de los ciclos que no tiene por qué dificultar la concepción. Por lo general, tras el primer ciclo todo vuelve a la normalidad, pero si la amenorrea (ausencia de la menstruación) se prolongara durante más de tres meses, lo mejor es consultar al médico.

Otros contenidos del dosier: Concepción

Comentarios

Artículos destacados

Cosméticos básicos para el bebé
Cosméticos básicos para el bebé

La piel de los bebés es muy distinta a la de los adultos, lo que hace que sea imprescindible aplicarle unos cuidados...

El suelo pélvico tras el parto
Guía Doctissimo de los pañales
Malformaciones ginecológicas: ¿afectan al embarazo?
Pérdida de un bebé: cómo superarlo
¿Qué tipo de padre será tu pareja?

Valorando algunos comportamientos de tu pareja sabrás si será buen padre. Si los resultados de este test no son positivos,...

Hacer otros Test