La fecundación in vitro: ¿por qué? ¿para quién?

En los humanos, la fecundación “natural” se produce en las trompas de Falopio de la mujer, después de mantener relaciones sexuales durante la ovulación. Para que suceda, esta fecundación requiere un número suficiente de espermatozoides móviles capaces de abrirse paso desde el cuello uterino hasta la trompa, una vez atravesado el útero. También es necesario que la trompa sea perfectamente permeable y que su parte más cercana al ovario, llamada pabellón, haya podido captar el ovocito en el momento de la ovulación. Unos pliegues situados en el interior de la trompa, así como unos pequeños movimientos producidos por la propia trompa, permiten al ovocito avanzar hacia el encuentro con los espermatozoides. El ovocito, a diferencia de los espermatozoides, es incapaz de desplazarse solo. Después de la fecundación del ovocito por un espermatozoide, una vez más, son los movimientos de la trompa los que hacen avanzar al joven embrión hacia la cavidad uterina, donde se implanta más o menos una semana después.

Un curioso lugar para encontrarse

Numerosas enfermedades pueden afectar a estos complejos mecanismos, por ello, la fecundación in vitro o FIV se desarrolló originalmente para ayudar a que las mujeres con problemas en las trompas de Falopio pudieran tener hijos. La idea era sencilla: organizar el encuentro espermatozoides - ovocitos en el laboratorio (in vitro), favoreciendo así la fecundación y transfiriendo después en el útero los embriones obtenidos.

Desde 1984, año del nacimiento del primer “bebé probeta” español, las indicaciones de la FIV han evolucionado progresivamente para dejar de limitarse solo a los casos de anomalías de las trompas. Actualmente, entre las mujeres que han recurrido a la FIV “clásica” (es decir, sin utilizar la microinyección de espermatozoides o ICSI - Intracytoplasmic Sperm Injection, por sus siglas en inglés), menos de la mitad tiene problemas en las trompas. Las causas de estas anomalías tubáricas (es decir, relacionadas con las trompas) son variadas: secuelas de infecciones genitales, adherencias después de cirugías, embarazos extrauterinos, etc. En un tercio de los casos está asociado a una alteración del esperma del cónyuge.

Las alteraciones del espermograma ya son por sí solas indicaciones para que se realice una FIV clásica en el 20% de los casos, incluso si las trompas están en perfecto estado. Las otras indicaciones de las FIV clásicas son, además, la endometriosis (enfermedad caracterizada por la presencia anormal de una mucosa uterina, sobre todo en la cavidad pélvica y en los ovarios, provocando una disminución de la fertilidad) y las causas inexplicables de infertilidad. En este caso, se recurre en general a la fecundación in vitro después de varios intentos fallidos de estimulación de la ovulación simple y después de inseminación intrauterina.

El ICSI: ¿una FIV asistida?

A principios de los años 90 asistimos a un profundo cambio radical con la aparición de la inyección intracitoplasmática de un espermatozoide o ICSI (del inglés Intra-Cytoplasmic Sperm Injection). Conocida todavía como “FIV asistida”, esta técnica consiste en realizar una microinyección de un espermatozoide en un ovocito durante una fecundación in vitro. Está dirigida, en primer lugar, a las parejas con esterilidad masculina. Esta esterilidad suele deberse a una baja concentración o incluso a una ausencia total de espermatozoides en el esperma (en estos casos es necesario recurrir a las muestras testiculares).

Dr. L. Moy

Otros contenidos del dosier: Fecundación in vitro

Comentarios

Artículos destacados

Cosméticos básicos para el bebé
Cosméticos básicos para el bebé

La piel de los bebés es muy distinta a la de los adultos, lo que hace que sea imprescindible aplicarle unos cuidados...

El suelo pélvico tras el parto
Guía Doctissimo de los pañales
Malformaciones ginecológicas: ¿afectan al embarazo?
Pérdida de un bebé: cómo superarlo
¿Qué tipo de padre será tu pareja?

Valorando algunos comportamientos de tu pareja sabrás si será buen padre. Si los resultados de este test no son positivos,...

Hacer otros Test