El desafío de ser madre soltera

Madres en solitario: los peligros de la fusión con el niño

"Una relación demasiado exclusiva es peligrosa, tanto para la madre como para el niño", explica la pedopsiquiatra Catherine Jousselme-Graindorge. "Si la madre cree que va a ser capaz de cumplir todos los deseos de su hijo o hija, responder a todas sus necesidades, tendrá necesariamente que enfrentarse a decepciones y desilusiones muy difíciles de asumir. Seguramente más tarde desarrolle un sentimiento de culpabilidad muy difícil de llevar... En cuanto al hijo o a la hija, es posible que se sienta asfixiado y encerrado en esta pareja. También se corre el riesgo de que se convierta en alguien abusivo y que acabe agotando a la madre…
El síndrome del niño «rey», o peor, la confusión de los géneros con esas madres que, cuando hablan de sus hijos, les llaman «el hombre de mi vida»... Esta relación incondicional puede provocar grandes daños en la construcción de la identidad del niño.

Salir del aislamiento y dejar sitio para un padre sustituto

"Es imprescindible que intervenga una tercera persona para evitar esta relación asfixiante, explica la pedopsiquiatra. Este triángulo es vital, pues permitirá que el niño pueda respirar". El niño necesita diferentes puntos de vista. Su madre debe darle la posibilidad de estar en contacto con diferentes figuras paternas que podrán satisfacer directa o indirectamente las insuficiencias que va a sufrir. Un tío, un amigo, un compañero, etc., alguien que pueda encarnar, de manera simbólica, una representación masculina y desarrollar así el rol del padre sustituto.

Por otro lado, la madre tampoco debe quedarse en esta relación de exclusividad con su hijo, al contrario, debe ayudar a estas personas a dividir la función paterna.

Hay que salir del aislamiento y acudir a otros adultos (una cuidadora, el marido de la cuidadora, etc.).
En cuanto tengas una pequeña duda en tus elecciones o decisiones, intenta buscar ayuda. Consulta con un pediatra o un médico de familia, en primer lugar. Y no dudes en llamar a un terapeuta, para sentirte más segura de ti misma y evitarte muchos errores...
Es decir, abre tu mente y llama a la puerta de asociaciones que trabajan con madres solteras. Infórmate y aprovecha la experiencia de otras personas. ¡No pierdes nada, al contrario!

Tener un hijo sola: el niño tiene derecho a saber la verdad

Al crecer, tu hijo querrá saber de dónde viene y por qué no tiene padre. ¿Cómo decírselo? ¿Cuándo? ¿Qué palabras utilizar?
Llama a alguien cercano, o incluso a tu terapeuta, si no te sientes con la fuerza suficiente para hablar con tu hijo. Pero debes ser lo más clara posible. Tiene derecho a conocer la verdad, por lo menos en líneas generales. Lo primordial es que esté convencido de que ha sido deseado.

A. Leduc

Fuentes:

Entrevista con Catherine Jousselme-Graindorge, profesora de pedopsiquiatría en Paris XI y autora de varias obras. 

Otros contenidos del dosier: Prepararse para ser madre

Comentarios

Artículos destacados

Cosméticos básicos para el bebé
Cosméticos básicos para el bebé

La piel de los bebés es muy distinta a la de los adultos, lo que hace que sea imprescindible aplicarle unos cuidados...

El suelo pélvico tras el parto
Guía Doctissimo de los pañales
Malformaciones ginecológicas: ¿afectan al embarazo?
Pérdida de un bebé: cómo superarlo
¿Qué tipo de padre será tu pareja?

Valorando algunos comportamientos de tu pareja sabrás si será buen padre. Si los resultados de este test no son positivos,...

Hacer otros Test