El poder concentrado del sérum facial

Qué es el sérum facial

El sérum facial es un concentrado cosmético para el cuidado diario del rostro, el cuello y el escote. A diferencia de las cremas hidratantes, mascarillas o bálsamos, cuenta con una concentración de activos mucho mayor, por lo que solo es necesario aplicar unas pequeñas gotas para que el producto penetre en la piel y la repare. Suelen ser ligeros, por lo que acostumbran a absorberse bastante rápido y no dejan sensación pegajosa ni grasa en la piel. 

Textura del sérum facial

La textura del sérum es más ligera que la de las cremas tradicionales, los bálsamos o las mascarillas, por lo que penetra con mayor facilidad en la piel. En la actualidad existen en el mercado sérums con distintas texturas (fluida, en gel, en emulsión o en forma de aceite), todas ellas igual de efectivas.  

Cómo se aplica el sérum facial

Los expertos aconsejan aplicarlo dos veces al día, especialmente por la noche, ya que los activos actuarán con mayor eficacia. Para que el producto penetre en la piel de forma correcta, es clave realizar una buena aplicación. Para ello, basta con seguir estos pasos:

  1. Aplica el sérum sobre la piel limpia y desmaquillada, tanto por la mañana como por la noche.
  2. Aplica una cantidad pequeña y extiéndelo con la ayuda de la yema de tus dedos realizando pequeños toquecitos. Sobre todo, no arrastres el producto ni lo extiendas como una crema hidratante ya que no penetrará correctamente en el rostro y desperdiciarás una gran cantidad en tus manos.
  3. Espera unos segundos para que el producto se absorba totalmente y aplica con normalidad tu crema hidratante y tu corrector de ojos habituales.

Tipos de sérum según tus necesidades

Cada piel tiene unas características específicas, por lo que es indispensable saber cuál elegir en cada caso. A continuación te mostramos los principales tipos de sérum para cada problema.

  • Sérum reparador intenso. Es el ideal para pieles maduras y secas. Realiza una gran acción nutritiva y reparadora de la barrera cutánea, fortalece las defensas debilitadas de la piel y la hidrata de manera profunda. Lo mejor de todo es que posee una textura generosa que proporciona una gran sensación de confort.
  • Sérum hidratante alisador. Este tipo de sérum es perfecto para tratar de forma específica la aparición de arrugas en el rostro, ya que proporciona un efecto alisado progresivo. Además, desde la primera aplicación se aprecian resultados y se puede observar una piel mucho más hidratada, firme y tonificada.
  • Sérum regenerador. Los sérums regeneradores ayudan a combatir la pérdida de luminosidad propia de pieles maduras. Gracias a su poder redensificante y regenerador, proporcionan un aspecto radiante y juvenil a la piel.  
  • Sérum hialurónico voluminizador. Los sérums formulados a base de ácido hialurónico son perfectos para pieles con pérdida de volumen. Ayudan a rellenar las arrugas y combatir la flacidez.
  • Sérum iluminador. Los sérums iluminadores son aptos para todo tipo de pieles. Su formulación devuelve el tono rosado de la piel y hace que el cutis luzca suave, radiante, saludable y redensificado.

Fuente:

L’Oréal Paris

Otros contenidos del dosier: Cuidados de la piel

Comentarios

Artículos destacados

Las mechas que más te favorecen según tu pelo
Las mechas que más te favorecen según tu pelo

Balayage, californianas, clásicas, baby lights… Mechas hay para todos los gustos pero sobre todo para cada tipo de pelo....

Apúntate al multimasking
Los complementos del novio
Ajustar el presupuesto de la boda
¿Qué protector solar debes elegir?
Flequillo: ¿Me quedaría bien?

¿Te gustan los flequillos? Cuidado, el flequillo no sienta bien a todo el mundo. Para saber si puedes caer en la tentación...

Hacer otros Test