Una piel radiante a diario

Mi ritual de belleza a diario

No nos cansaremos de repetirlo: desmaquillarse es una etapa imprescindible para la salud y la belleza de tu piel. ¿Pero cómo te desmaquillas los ojos? ¿Utilizas un algodón para los dos ojos? ¿Sí? ¡Respuesta incorrecta! Para desmaquillarse los ojos hay que utilizar dos algodones, uno para cada ojo. Así se evita cualquier tipo de contaminación en caso que haya alguna pequeña infección. Para desmaquillar los ojos con suavidad coloca los algodones sobre los ojos y pásalos desde la zona del lagrimal hacia el exterior del ojo.

En lo que respecta al resto del rostro, lo ideal es utilizar las manos porque incluso el más suave de los algodones puede provocar alergias.  Después aclárate con agua fría para estimular la piel, el agua fría proporciona una sensación de limpieza y de bienestar indispensable. Para terminar no te seques con un una toalla. Este gesto que nos parece tan natural resulta agresivo para la piel. Para absorber el exceso de agua utiliza pañuelos desechables, más suaves para tu piel.

¿Lo sabías? No secarse bien la cara conlleva una deshidratación de la epidermis, por lo que es imprescindible secarse bien la piel con un pañuelo desechable. Una vez que la piel esté limpia aplica tu crema hidratante de día o de noche.

El peeling

Una vez a la semana, tómate un más de tiempo para exfoliar suavemente la piel. No es necesario hacer más de uno por semana para evitar alterar las glándulas sebáceas (responsables de las pieles grasas). Elige una exfoliante suave con microgránulos. El objetivo no es decapar la epidermis sino eliminar las células muertas que apagan la piel, y para ello hay que exfoliarla con suavidad. Aplica la exfoliante con la yema de los dedos haciendo ligeros masajes circulares.

¿Lo sabías?  ¿Tienes ojeras? Un peeling muy suave cada 15 días en la zona del contorno del ojo ayudará a atenuar esta zona que oscurece la mirada. Pero hazlo con mucho cuidado, esta parte del rostro es muy delicada, no utilices exfoliante granulado y haz ligeros masajes circulares con la yema de los dedos.

El masaje

La gimnasia facial es un auténtico plus para la belleza de tu piel. Al despertarte el automasaje descongestiona el rostro mientras que por la noche ayuda a relajar.

El buen truco: Coloca unas canicas en el frigo y luego utilízalas para realizar un automasaje. La sensación de frío tendrá un efecto calmante y descongestionante inmediato.

Mis trucos de belleza

Además de tu ritual de belleza, acostúmbrate a tener un poco de tiempo para ti a diario, al sentirte bien por dentro te verás aún más guapa. Te damos algunos trucos:

Beber agua caliente

Uno de los mejores hábitos para conservar una piel bonita es "beber agua caliente". Puede parecer raro, pero como explica Sophie Talhouarn del Instituto Esthedem “nuestro organismo es caliente y beber agua fría hace que necesite mayor energía para asimilarla. El resultado: con el paso del tiempo, la energía gastada por el organismo para asimilar el agua fría hace que tengamos menos energía para mejorar el aspecto de la piel”.  Además el agua caliente ayuda al buen funcionamiento del hígado, su estado influye en el aspecto de la piel, por lo que cuanto mejor esté, mejor será tu aspecto. Acostúmbrate a beber agua caliente como lo aconseja la medicina tradicional china. Si no te apetece la idea, al menos consume agua del tiempo.

Una cura de zumo de limón

"Con cada cambio de estación piensa en hacer una cura de zumo de limón durante 3 o 4 días. Detoxificará tu organismo y hará que tu piel esté más radiante" aconseja Sophie. La cura consiste en añadir el zumo de un limón en tu botella de agua mineral. Sin embargo hay que evitar beber zumo de limón al despertarse, es demasiado agresivo para el estómago.

Practica la respiración abdominal

Todas las noches practica 20 respiraciones  abdominales. Este ejercicio de relajación ayudará a que tu organismo se detoxifique mejor. No olvides que la buena respiración es la que toma su origen en el vientre y no en el torax.  Coloca las manos sobre el abdomen para sentir como tu vientre se hincha y se deshincha al ritmo de las respiraciones. Expira el aire al máximo por la boca o por la nariz. La fase de expiración es más larga y más lenta que la fase de inspiración. No olvides practicar día a día estos gestos de belleza elementales.

Nuestro agradecimiento a Sophie Talhouarn, responsable de formación para el Instituto Esthederm por su sus consejos.

Jessica Xavier

Otros contenidos del dosier: Cuidados de la piel

Comentarios

Artículos destacados

Las mechas que más te favorecen según tu pelo
Las mechas que más te favorecen según tu pelo

Balayage, californianas, clásicas, baby lights… Mechas hay para todos los gustos pero sobre todo para cada tipo de pelo....

Apúntate al multimasking
Los complementos del novio
Ajustar el presupuesto de la boda
¿Qué protector solar debes elegir?
Flequillo: ¿Me quedaría bien?

¿Te gustan los flequillos? Cuidado, el flequillo no sienta bien a todo el mundo. Para saber si puedes caer en la tentación...

Hacer otros Test