Identifica tu celulitis para combatirla

¿Qué es la celulitis?

La celulitis es una alteración de algunos tejidos de la piel que presenta una consistencia blanda y de aspecto acolchado. Se trata de un fenómeno natural de origen principalmente hormonal. Los estrógenos (hormonas femeninas) son el responsable principal, por lo que afecta mayoritariamente a las mujeres. Suele aparecer en la zona de los glúteos, los muslos y el vientre y es visible porque otorga a la piel un aspecto de piel de naranja.

Existen tres tipos de celulitis: acuosa, adiposa y fibrosa. Su correcta identificación ayudará a combatirla con mayor eficacia.

Celulitis acuosa o infiltrada

- Causas: la celulitis acuosa está provocada por una retención de líquidos causada por un problema en la circulación venosa o linfática.

- Localización: se localiza principalmente en glúteos, muslos, caderas, vientre y brazos.

- Cómo identificarla: dado que este tipo de celulitis es producida por un problema de retención de líquidos elevada causada por problemas de origen circulatorio, es fácil identificarla por una sensación de piernas hinchadas y pesadas. La zona afectada es blanda al tacto y la piel tiene aspecto de piel de naranja. Al pinzarla con los dedos es flexible y no suele ser dolorosa.

- Cómo combatirla: el tratamiento para combatir la celulitis acuosa requiere una mejora de la circulación, por lo que resulta idóneo el drenaje linfático. Se trata de un masaje que reactiva circulación la linfa favoreciendo la eliminación de las toxinas.

Si existe sobrepeso es conveniente perderlo y reafirmar la piel con algún tratamiento de electroescultura o endermología. Respecto a la alimentación, es aconsejable ingerir alimentos ricos en potasio para mejorar la capacidad diurética y tomar caldos vegetales e infusiones. Es importante reducir la ingesta de sal y evitar la bollería industrial y los alimentos excesivamente refinados, ya que contienen un nivel elevado de azúcar.

El ejercicio físico apropiado son los deportes que activan la circulación, como la natación o la marcha. Lo importante es la actividad física realizada permita un ritmo continuo de intensidad moderada.

Celulitis adiposa

- Causas: la celulitis adiposa está provocada por un exceso de grasa y la consecuente acumulación de células adiposas bajo la hipodermis, la capa más profunda de la piel. Suele ser la consecuencia de una mala alimentación y la falta de ejercicio físico. 

- Localización: se localiza principalmente en glúteos, muslos, caderas, cartucheras, vientre y cara interna de las rodillas.

- Cómo identificarla: se caracteriza por la visibilidad de numerosos adipocitos, a menudo de volumen importante. A simple vista se aprecian irregularidades en la superficie de la piel y suele asociarse a una pérdida de firmeza. Es blanda, espesa y normalmente indolora. Altera significativamente la silueta femenina.

- Cómo combatirla: para tratar la celulitis adiposa conviene, en primer lugar, mantener una alimentación que ayude a movilizar el tejido graso y eliminar los alimentos que contienen grasas saturadas, como la mantequilla, los quesos, la charcutería, los precocinados y la bollería industrial.

Por otro lado, es conveniente realizar ejercicio de manera habitual implicando la mayor cantidad músculos para reducir la grasa corporal acumulada.

Asimismo son útiles los masajes anticelulíticos localizados tanto manuales como realizados con ventosa.

Celulitis fibrosa

- Causas: la celulitis fibrosa está provocada la fijación de moléculas de glucosa en las fibras de colágeno o elastina (fenónemo conocido como glicación) y la rigidificación de las fibras y el anclaje de adipocitos.  

- Localización: se localiza principalmente en el interior de los brazos y los muslos, así como en los glúteos y las rodillas.

- Cómo identificarla: se trata de una celulitis profunda acompañada de una flacidez cutánea severa. Es dura y suele dolorosa cuando se pinza la zona afectada. La piel muestra un aspecto muy irregular y no suele tener relación con un exceso de peso o volumen corporal. De hecho, es muy habitual en mujeres delgadas.   

- Cómo combatirla: para tratar la celulitis fibrosa conviene mantener una alimentación equilibrada y reforzar la dieta con más proteínas (carnes blancas, pescados, huevos) y legumbres. Asimismo es importante eliminar los productos precocinados y ricos en azúcares.

La actividad física más adecuada es el trabajo de musculación, ya que ayuda a tonificar la musculatura e incrementar el gasto energético, mejorando así la línea del cuerpo.

Por otro lado, pueden realizarse tratamientos adicionales como el lipomasaje, el lipoláser o las ondas de choque.

Otros contenidos del dosier: Anticelulíticos

Comentarios

Artículos destacados

Usos del carbón activado
Usos del carbón activado

Sorpréndete con los usos del carbón activado, este mineral es toda una joya para nuestro cuerpo. Conoce qué es y cómo...

Gloss Smudging: coloración para cabellos claros
Hilos mágicos: rejuvenecimiento al instante
Cómo tratar el cuero cabelludo sensible
Cómo saber si tienes la piel deshidratada
Flequillo: ¿Me quedaría bien?

¿Te gustan los flequillos? Cuidado, el flequillo no sienta bien a todo el mundo. Para saber si puedes caer en la tentación...

Hacer otros Test