Consejos para tener unos pies siempre bonitos

Cuidados preventivos y de belleza, equipamiento adecuado, baños y masajes reconfortantes, es sabido que para avanzar con comodidad en el tiempo y en el espacio, hay que estar a gusto.

Ocuparse de embellecer los pies

Aunque no parece, los pies requieren tanta e incluso más atención que el rostro. Descuidarlos es provocar tarde o temprano averías que arruinarán todas tus actividades pedestres.

  • Cortarse las uñas regularmente

Además de evitar agujerear los calcetines, este simple gesto te evitará sobre todo los problemas de uñas encarnadas si eres de caminar mucho.

  • ¿Cómo cortarlas?

Al ras y ligeramente cuadradas para evitar que se encarnen. Preferentemente con un cortaúñas, más fácil de manejar tanto con la mano izquierda como con la derecha, sin riesgo de doblar la uña. Luego, limarla para evitar rasgar pantis y calcetines de nylon. Olvida la lima de metal y utiliza más bien las descartables de cartón. Finalmente, el pulidor para uñas brillantes, sobre todo en verano (una doble faz y una triple acción para el pulidor que alisa de un lado, satina del otro y hace brillar). Estos accesorios se encuentran en la sección belleza de las grandes tiendas.

Exfoliar siempre

Etapa que no debe olvidarse, ya que la exfoliación devolverá a la epidermis de tus pies la suavidad perdida durante el invierno. Las durezas de los talones no serán más que un mal recuerdo.

  • Exfoliar y raspar la piel muerta

Exfoliar sobre todo después de haber caminado descalza por el apartamento durante todo el invierno. La piel de la planta ya es de por sí siete veces más gruesa que la del rostro, por lo tanto no vale la pena acentuar esto, sobre todo porque los callos terminan siendo dolorosos. De eficacia probada, la lima de doble faz que se utiliza en seco y la piedra pómez en la ducha. Los exfoliantes para pies secos que contienen micro-granos de piedra pómez natural y cera de abeja. Y para mimar a los piececitos, los jabones exfoliantes enriquecidos con cold cream hacen verdaderas maravillas.

Hidratar para mantener una piel suave

  • Escasez de glándulas sebáceas

La piel de los pies solo se lubrica con el sudor. Ahora bien, en verano el pie al aire transpira poco y se ve agredido por la sal del mar, la arena, etc. A causa de esta sequedad, la piel puede agrietarse.

  • Nutrirlos

Los pies bellos son pies bien hidratados. La hidratación es esencial pues evita que las células córneas se desequen y se formen callosidades desagradables y dolorosas.

Si la piel de alrededor de las uñas se deseca o se agrieta, untarla con un gel de cuidados especiales para cutículas enriquecido con aceite o masajearlo con una crema hidratante para piel seca.

Luchar eficazmente contra la transpiración excesiva

  • Espolvorear los pies con talco, especialmente el arco plantar

Si transpiras más de lo normal, espolvorea con talco tus pies en especial el arco plantar, sede de las glándulas sudoríparas. Además, es una buena forma de calzarse los mocasines sin calcetines.

  • Problemas grandes, remedios grandes

Para los problemas de transpiración que llegan a provocar fisuras entre los dedos, solicita al farmacéutico una crema antitranspirante y rocía tus zapatos con un espray o un talco. Ingeniosas, las bolas desodorizantes, antibacterianas y fungicidas de eucaliptus y lavanda se utilizan introduciéndolas en los zapatos por la noche.

Terminar con los pies hinchados

  • Aplicar geles a base de mentol o de ginkgo-biloba

Para los pies y las piernas pesadas en verano y para quienes deben permanecer de pie durante toda la jornada, aplicarse un gel fresco a base de mentol o de ginkgo-biloba que provoca un efecto de frescura inmediato o su versión en espray que se vaporiza sobre las pantis durante la jornada. Para limitar las sensaciones de calor y ardor por estar mucho tiempo de pie o en un avión, aplicarse por la mañana una crema relajante para activar la circulación y aliviar.

Calzado a la medida del pie: confort y aireación

  • Indispensable, la noción de confort immediato

Al probarse zapatos, los pies no deben estar apretados ni sufrir rozamientos. Es el zapato el que debe hacerse al pie y no a la inversa. Existen muchos calzados más o menos amplios, cada uno debe encontrar el que mejor le va. Es mejor el cuero que los materiales sintéticos y debe evitarse caminar todos los días con calzado deportivo, que es cómodo pero sostiene mal.

  • Zapatos que respiran

Las nuevas marcas proponen zapatos que respiran con una suela exterior de goma y una suela interior de cuero, ambas microperforadas para permitir la circulación de aire. Concebidos para el confort, los clogs, a medio camino entre el zueco y el zapato, han invadido las colecciones. Calzado zen por excelencia, el modelo Lodge con el empeine de cuero en torno a la boca de fieltro mullido y sobre todo una suela de goma eva compuesta de 2/3 de aire en forma de microburbujas. De este modo, las articulaciones, los músculos y los huesos se mantienen en suspensión y la espalda en reposo.

  • ¡Sí a los materiales y tratamientos innovadores!

¿Problemas de transpiración? Ponte calcetines de lana mezclada con fibra antibacteriana. Al trasladar la transpiración al exterior, hace que el pie se mantenga seco y evita la aparición de malos olores e irritaciones.

Después del esfuerzo, descanso

Después de una larga jornada de caminar o de permanecer durante mucho tiempo sin actividad, a la circulación le da trabajo recuperarse: prueba con la hidroterapia.

  • ¿Versión barreño o bidé?

El objetivo número 1 es distender los músculos. Agregar al agua caliente un puñado de sal gruesa. Los más previsores habrán comprado aceites esenciales o pastillas efervescentes a base de algas. Si no, puede agregarse dos aspirinas efervescentes, un truquillo de los bailarines. Quienes transpiran mucho pueden utilizar la pastilla efervescente Déo Bi-actif, recomendada por los dermatólogos (Akiléine). Finalmente, una buena ducha escocesa para estimular la circulación.

  • Método D

En la oficina, no dudes en descalzarte. Relájate con una pelota de tenis efectuando pequeños movimientos circulares o con una botella de agua mineral estriada pisándola de atrás hacia adelante sobre la alfombra. O recurre a la opción más elaborada de la bola de plástico de puntas utilizada para los masajes shiatsu, que se consigue en las grandes tiendas. Efecto antiestrés casi instantáneo.

  • Activo

En casa, camina con calzado de piscina, preferentemente de suela de caucho que amortiza y provista de puntas que masajean y estimulan la circulación.

  • Manual

Más sensual, pídele a tu pareja que te masajee los pies y hazle tu lo mismo.

Siguiendo estos consejos, ¡tus pies pasarán un día excelente!

V. Geoffroy

Otros contenidos del dosier: Pedicura

Comentarios

Flequillo: ¿Me quedaría bien?

¿Te gustan los flequillos? Cuidado, el flequillo no sienta bien a todo el mundo. Para saber si puedes caer en la tentación...

Hacer otros Test