Cómo evitar las aureolas

“Mojar la camiseta” es normal cuando se hace deporte o cuando se experimenta mucho estrés o miedo, y es la manera que tiene el cuerpo de regular la temperatura del organismo. Sin embargo, las aureolas pueden convertirse es una pesadilla capaz de arruinarte el día… ¡y la ropa!

Los trucos de la abuela

Para evitar los golpes de calor responsables de las aureolas, lo mejor es evitar beber demasiado alcohol, comer demasiado picante o salir demasiado abrigado. Elige prendas sueltas y de fibras naturales (lino, algodón) y echa mano de algunos remedios naturales, por ejemplo la salvia. Aplica unas cuantas gotas de tintura madre de salvia directamente en las axilas e ingiérela diluida en una vaso de agua tres veces por semana. Una gota de aceite esencial de palmarrosa aplicada de manera local permite igualmente eliminar los olores y regular la transpiración.

Otra manera de evitar estas manchas de sudor es tener la piel lisa y limpia. Y es que aunque el vello de las axilas no favorece la transpiración propiamente dicha (sirven, sobre todo, para “tapar” los olores que emanan las feromonas), sí puede no obstante provocar malos olores debido a la maceración de las bacterias en la superficie de la piel. Una piel depilada permite limitar los riesgos de las aureolas oscuras y amarillas en la ropa.

Otros cuidados para evitar las manchas producidas por la transpiración implican secarse bien las axilas tras la ducha y aplicarse después un poco de talco.

Ahora bien, hay quienes olvidan proteger las prendas contra las manchas de desodorante. Para evitar las manchas blancas o la decoloración de los colores oscuros, deja que el producto seque antes de vestirte.

Otro truco muy utilizado por las personas que trabajan en los sets de grabación, donde los focos y los proyectores aumentan la temperatura considerablemente, es pegar un finísimo salvaslip en el interior de las prendas. Así, se evita manchar la ropa, no se irrita la piel y las axilas se mantienen secas.

Eliminar la transpiración

¿Estás harta de que las camisetas blancas se vuelvan amarillas en la zona de las axilas? Con ayuda de un trapo mojado en lejía diluida (una cuchara sopera de lejía por medio litro de agua), frota la mancha por la parte interior de la camiseta. En los colores claros procede de la misma manera pero sustituye la lejía por el agua oxigenada o por unas gotas de amoniaco.  Asimismo, puedes usar vinagre blanco, sobre todo en las manchas más viejas, o agua con jabón. Deja que la sustancia actúe durante media hora y luego lava la ropa en la lavadora. Para evitar que las manchas de impregnen y sean imposibles de eliminar, acláralas con agua en cuanto te quites la ropa.

A.-F. Gaspar-Lolliot

Otros contenidos del dosier: Transpiración

Comentarios

Artículos destacados

Las mechas que más te favorecen según tu pelo
Las mechas que más te favorecen según tu pelo

Balayage, californianas, clásicas, baby lights… Mechas hay para todos los gustos pero sobre todo para cada tipo de pelo....

Apúntate al multimasking
Los complementos del novio
Ajustar el presupuesto de la boda
¿Qué protector solar debes elegir?
Flequillo: ¿Me quedaría bien?

¿Te gustan los flequillos? Cuidado, el flequillo no sienta bien a todo el mundo. Para saber si puedes caer en la tentación...

Hacer otros Test