El papel del vello en la transpiración

No sirve para nada

Falso. El vello sirve esencialmente para proteger del calor,  del frío, de los rayos UV (el cráneo está protegido por el pelo, de ahí la necesidad de los calvos de protegerse totalmente la cabeza), del polvo (pestañas, narinas, orejas) y asegurar la protección de las zonas frágiles, como los genitales o los ganglios principalmente. También participan en el sentido del tacto, desempeñando el papel de "antenas".

El vello también sirve para ralentizar y/o retener el flujo del sudor (cejas, axilas). Lo que permite evitar que el sudor descienda hasta los ojos o a lo largo del cuerpo (transpiración de las axilas).

Hace transpirar

Falso. Sólo sirve como medio de salida del sudor. Por lo tanto, el afeitado o la depilación no modifican en absoluto la cantidad producida de sudor.

Sin embargo, algunas patologías como la cromidrosis (sudor que deja color sobre la piel y sobre todo sobre la ropa) y la tricomicosis (depósitos blancos/amarillentos a lo largo del vello) está relacionada con la presencia de bacterias y pueden verse favorecidas por la presencia de vello a nivel de las axilas. Para evitar la incomodidad, es preferible afeitar o depilar la zona.

Favorece el mal olor

Falso. Los factores que desarrollan las bacterias responsables de los malos olores son la estancación y la maceración del sudor en la superficie de la piel al entrar en contacto con el aire. Por este motivo, los desodorantes contienen antisépticos.

Sin embargo, la secreción y la evacuación del sudor por las glándulas apocrinas (que constituyen las glándulas sudorales o sudoríparas con las glándulas ecrinas) sobre algunas zonas (axilas, zonas genitales), pueden ser el origen de un olor fuerte. Pero no tiene nada que ver con la pilosidad de estas zonas. Tanto en los animales como en el hombre, estas glándulas apocrinas producen feromonas, una sustancia olorosa que nos atrae químicamente hacia un potencial compañero sexual.

Por lo tanto, no es necesario depilarse o rasurarse para oler bien, pero si sientes que una fuerte pilosidad provoca la sensación de una humedad desagradable en tus axilas, puede ser más cómodo depilar la zona para obtener una superficie lisa que favorece un buen mantenimiento. Por lo demás, basta con tener una buena higiene diaria: lavarse regularmente insistiendo en las zonas susceptibles de desarrollar las bacterias responsables de malos olores (axilas, entrepierna) y no llevar ropa sucia. 

A.F. Gaspar-Lolliot

Otros contenidos del dosier: Transpiración

Comentarios

Artículos destacados

Las mechas que más te favorecen según tu pelo
Las mechas que más te favorecen según tu pelo

Balayage, californianas, clásicas, baby lights… Mechas hay para todos los gustos pero sobre todo para cada tipo de pelo....

Apúntate al multimasking
Los complementos del novio
Ajustar el presupuesto de la boda
¿Qué protector solar debes elegir?
Flequillo: ¿Me quedaría bien?

¿Te gustan los flequillos? Cuidado, el flequillo no sienta bien a todo el mundo. Para saber si puedes caer en la tentación...

Hacer otros Test