Golf: ¡Ponte en forma!

El golf es un deporte cuya práctica tiene lugar al aire libre y que resulta excelente para el corazón y la salud en general. Sin embargo, para sacar el máximo partido de estas ventajas debemos tener en cuenta ciertas precauciones.

Una buena preparación muscular

Visto desde fuera, podríamos pensar que el golf no requiere ningún esfuerzo muscular. Sin embargo, en la práctica no es para nada así. El movimiento repetido de giro del cuerpo y el esfuerzo constante que realiza la espalda hacen que la musculatura del jugador se ejercite más de un lado que del otro, lo que puede engendrar riesgos de desequilibrio. Para compensar, la natación es un deporte altamente indicado.

En el campo de golf, se requieren unas buenas capacidades cerebrales de concentración. Lo mismo que para las piernas y los brazos. Para reforzar los abdominales y las dorsales y desarrollar los isquiotibiales, nada mejor que una buena serie de sentadillas.

Las sentadillas son un ejercicio de refuerzo muscular que se realiza con las piernas separadas y ligeramente flexionadas. El movimiento consiste en bajar el cuerpo flexionando las piernas y con la espalda recta hasta coger las pesas situadas contra la cara externa de los pies para levantarlas en paralelo hasta la altura de los muslos. Con la cabeza y la espalda rectas, bloquea los codos y levanta lentamente las pesas. Mantén la posición unos instantes antes de volver a dejar las pesas en el suelo. Este ejercicio, realizado unas diez veces y controlando bien la respiración, es un excelente entrenamiento para el golfista.

Una buena alimentación

Más allá del esfuerzo muscular, este deporte demanda una gran concentración para ejecutar el movimiento preciso y lucrativo. Por ese motivo, el jugador debe beber regularmente durante el recorrido y tomar cada media hora una pequeña dosis de frutos secos, barras de cereales o de chocolate para evitar la hipoglucemia.

El golfista diabético deberá adaptar su dieta antes y después del esfuerzo. Las personas con minusvalías pueden practicar el golf, aunque según qué campos pueden resultar a veces problemáticos.

Las contraindicaciones del golf

Las patologías cardiovasculares, neurológicas o respiratorias severas constituyen contraindicaciones para la práctica del golf.

Más allá de las reglas tan estrictas que lo rigen, el golf es ante todo un estilo de vida que se reconoce por un comportamiento de “gentleman” de cara a los demás jugadores así como por el respeto a las reglas y al recorrido. ¿La cuestión de la etiqueta? Ese es un tema que da mucho de sí…

Otros contenidos del dosier: Golf

Comentarios

Artículos destacados

¿Sirven los libros de autoayuda?
¿Sirven los libros de autoayuda?

En una sociedad donde cada vez prima más la búsqueda de la tan ansiada felicidad, no extraña ver el éxito que suscitan...

Cómo pedir perdón
Parejas e Internet: relación de amor-odio
Sueño con viajar
Sueño con la caída del cabello
¿Tu hijo puede ser un genio de las mates?

Los estudiantes suelen quejarse de que muchas de las materias que estudian no les servirán después. Sin embargo, tener un ...

Hacer otros Test