Do-In: el automasaje de moda

Como mujeres ocupadas que somos, la mayoría de las veces no tenemos ni diez minutos para ese masaje que, sin embargo, tanto necesitamos. Afortunadamente, existe un método de automasaje cuyas virtudes han sido demostradas con el que, sin salir de casa ni ser un profesional, podremos sentirnos como en un spa. El Do-In, una técnica inventada en China hace unos 5.000 años, nos ayuda a reactivar el Qi, el flujo vital, utilizando únicamente la digitopresión.

El principio energético del Do-In

Según la ley del Tao, muy próxima a las leyes energéticas chinas, 12 meridianos recorren nuestro cuerpo como si de cursos de agua se tratasen. Doce ríos que irrigan nuestra preciada envoltura permitiendo la libre circulación de nuestra energía vital. El Do-In consiste en estimular los puntos de acupuntura situados en los recorridos de dichos meridianos. Cada uno de ellos está vinculado a cada uno de los órganos que constituyen nuestro cuerpo. Si te encuentras cansada, fácilmente irritable, o eres presa del insomnio… recuerda que unas simples presiones en los lugares correctos pueden restablecer la armonía perturbada.

¿Cómo hacerlo?

La originalidad de este método reside en su simplicidad. ¡Ser un especialista de la acupresión es más sencillo de lo que piensas! Las escuelas orientales defienden el uso del pulgar, o del índice y el corazón juntos. Las presiones deben hacerse con la yema de los dedos de manera breve, discontinua y rítmica. Es decir, debes presionar con firmeza primero para retirar después los dedos del punto que estés estimulando. Lo que no excluye para nada una cierta delicadeza. Evidentemente, entre presión y presión, nada de teléfono móvil ni otros objetos que puedan distraerte… Durante el tiempo que dure la sesión, debes concentrarte en lo que haces, tus dedos deben mantenerse en contacto con la piel y tu mente debe permanecer a la escucha de tus sensaciones. Existen diversos libros que te ayudarán a conocer mejor los recorridos precisos de los meridianos en función de los objetivos que quieras fijarte. Una pausa Do-In tiene una duración media de entre 5, en caso de urgencia, a 15 minutos. ¡Claro está, si quieres y puedes, nada te impide prolongarla un ratito más!

Las virtudes probadas del Do-In

Los profesionales son serios: el Do-In reactiva las grandes funciones corporales o lo que es lo mismo, la circulación, la digestión, y regula el sistema nervioso. En la vida de todos los días, se recomienda adoptar el Do-In en caso de fatiga, si sientes las piernas hinchadas… La acupresión, formidable método antiestrés, conseguirá relajarte antes de una reunión o en caso de exceso de trabajo, del mismo modo que te evitará noches en vela, si sufres de insomnio, o pequeños problemas de digestión. Por otra parte, los devotos del jet lag no quieren oír hablar de otra cosa.

5 minutos de Do-In en la oficina

No esperes a que tu vaso desborde, cinco minutos en la oficina son más que suficientes. Si necesitas recuperar vitalidad, nada más eficaz que estimular el punto “36 estómago” (debajo de la rodilla, en la cara externa de la tibia). En caso de agotamiento, unas simples presiones en el recorrido del meridiano intestino delgado (a lo largo del borde interno del brazo) permiten recuperar la sangre fría. Además, masajearse estimula la secreción de endorfinas, analgésicos naturales del cuerpo.

C. Maillard

Otros contenidos del dosier: Masajes

Comentarios

Artículos destacados

Educación constructivista: en qué consiste
Educación constructivista: en qué consiste

En estas escuelas no hay libros de texto, sino que se trabaja por proyectos. Los niños dirigen su propio proceso de...

La felicidad de las parejas en igualdad
Adicto a las relaciones complicadas
¿Qué es el “gaslighting”?
Brownout: el trabajador desmotivado
¿Tu hijo puede ser un genio de las mates?

Los estudiantes suelen quejarse de que muchas de las materias que estudian no les servirán después. Sin embargo, tener un ...

Hacer otros Test