Dolor de espalda, fatiga, náuseas... ¿y si pruebas la bioquinergia?

Aunque es relativamente reciente y sigue siendo poco conocida, la bioquinergia es una terapia manual en pleno auge. Lo hemos comprobado durante una sesión con Marc Massoteau, presidente de la Asociación Francesa de Expertos en Bioquinergia1.

¿Qué es la bioquinergia?

Creada en 1983 en Tours (Francia) por el francés Michel Lidoreau, la bioquinergia significa etimológicamente vida (bio), movimiento (quinesis) y energía (energeia). Es una técnica manual muy suave, llevada a cabo por fisioterapeutas, médicos, osteópatas e incluso dentistas que siguen una formación específica de cuatro años, complementaria a su plan de estudios inicial.
Por lo tanto, se practica exclusivamente por personal de salud, atraído por este enfoque global que trata los síntomas, pero ante todo las causas. En Francia ya hay un millón de profesionales que la practican.

¿Cómo funciona la bioquinergia?

Partiendo de la premisa de que una patología es el resultado de la acumulación de una multitud de pequeños desequilibrios, el experto en bioquinergia intenta que el organismo recupere su capacidad máxima actuando mediante movimientos y presiones suaves ejercidos en los puntos de tensión tisular (los puntos gatillo).
Se estimula el punto de acupuntura, se relaja el músculo y se libera la movilidad del hueso. La eliminación de las tensiones libera la sangre y los impulsos nerviosos, que pueden volver a circular con normalidad. La bioquinergia permite, con un solo movimiento, tratar simultáneamente los problemas musculares, los desórdenes articulares y los desequilibrios de la energía.

¿En qué casos está indicada la bioquinergia?

La bioquinergia no aspira a tratar las patologías graves que requieren un tratamiento médico, medicamentoso o quirúrgico. En cambio, es compatible con todas las molestias cotidianas, en los casos en los que no se ha identificado una causa orgánica, pero que afectan a millones de personas: piernas pesadas, dolor de espalda, menstruaciones dolorosas, estrés, fatiga, e incluso dolor de cabeza crónico, trastornos de la digestión o insomnio.

¿Cómo se lleva a cabo una sesión de bioquinergia?

La sesión de bioquinergia empieza por un cuestionario exhaustivo relativo al estado de salud del paciente y las razones que lo han llevado a pedir cita. A continuación, el profesional observa su posición y hace un balance inicial de los cuidados que deben practicarse.
Después, la persona se coloca en la camilla en la que se practicará la técnica, que consiste en realizar presiones muy suaves y ligeras en los puntos de acupuntura, combinadas con masajes circulares en las zonas de tensión. La sesión dura entre 45 y 60 minutos.

¿Quién puede pedir cita?

¡La bioquinergia es adecuada tanto para recién nacidos como para personas mayores! Este enfoque no tiene límites de edad.

¿La bioquinergia es adecuada para las mujeres embarazadas?

El embarazo, con todas las molestias que conlleva, más o menos difíciles de soportar, no constituye una contraindicación; al contrario, es un período particularmente indicado para la bioquinergia.
Las náuseas, los dolores de espalda, la fatiga, así como las infecciones urinarias, las hemorroides, las candidiasis e incluso una mala posición del bebé (de nalgas) pueden aliviarse con sesiones de bioquinergia, que, al liberar las tensiones y relajar los músculos, reequilibran los intercambios de energía del organismo.

¿Cuántas sesiones son necesarias para obtener resultados?

Los bloqueos más recientes pueden eliminarse en una sola sesión, puesto que el trabajo de reequilibrio efectuado por el profesional se prolonga durante los días y semanas posteriores a la consulta.
No obstante, es posible que se necesiten varias sesiones para acabar con algunos problemas derivados de las tensiones más antiguas. En esos casos, entre cada sesión deben pasar entre tres semanas a un mes.

¿Cuánto cuesta una sesión de bioquinergia?

El precio de una sesión varía entre los 60 y los 80 euros.

¿Qué países practican la bioquinergia?

Por ahora, solo se practica en Bélgica, Canadá, Francia y Suiza.

Y en la práctica, ¿cuáles son los resultados? - Testimonio de Cristina

Vine con algunas molestias, casi todas relacionadas con el estrés (dolor de espalda, trastornos digestivos, rigidez de nuca, bruxismo...), salí totalmente relajada y "ligera". Durante la sesión, el profesional actuó sobre los puntos de tensión más dolorosos, pero como algunos eran antiguos, necesité varias sesiones para que desaparecieran por completo.
Comparada con una sesión de osteopatía, el enfoque más global, que considera el cuerpo en su conjunto y aplica los principios de la medicina china, me convenció bastante.

A. Pelletier

Fuente:

Entrevista realizada a Marc Massoteau, presidente de la Asociación Internacional de Expertos en Bioquinergia (en francés), 28 de noviembre de 2013.

Otros contenidos del dosier: Terapias y remedios naturales

Comentarios

Artículos destacados

Educación constructivista: en qué consiste
Educación constructivista: en qué consiste

En estas escuelas no hay libros de texto, sino que se trabaja por proyectos. Los niños dirigen su propio proceso de...

La felicidad de las parejas en igualdad
Adicto a las relaciones complicadas
¿Qué es el “gaslighting”?
Brownout: el trabajador desmotivado
¿Tu hijo puede ser un genio de las mates?

Los estudiantes suelen quejarse de que muchas de las materias que estudian no les servirán después. Sin embargo, tener un ...

Hacer otros Test