Plantas medicinales: propiedades curativas

Planta medicinal: una definición que ha variado con el tiempo…

Una de las cuestiones más debatidas sobre las plantas medicinales ha sido su consideración o no como medicamentos, así como sus canales de distribución.

Está claro que la planta medicinal tiene, en muchas ocasiones, un fin terapéutico, y por tanto, debería ser considerada como medicamento. No obstante, también es cierto que en ocasiones podría emplearse únicamente como alimento, con el fin de suplementar la dieta, o simplemente con fines fruitivos.

En los últimos años, en España y en Europa, ha surgido nueva legislación acerca de este tema, que ha intentado regular el mercado fitoterapéutico.

Actualmente nos podemos encontrar que una misma planta medicinal, considerada como especie botánica, puede aparecer en el mercado en forma de medicamento o en forma de producto no medicamentoso de venta libre, lo cuál ha generado una gran confusión al consumidor final, e incluso al propio profesional sanitario.

La cuestión de las plantas medicinales está regulada en la Ley 2009/2006, de 26 de julio, de Garantías y Uso Racional de los Medicamentos y Productos Sanitarios, concretamente en su artículo 51 (Medicamentos de plantas medicinales), que establece lo siguiente:

Artículo 51. Medicamentos de plantas medicinales.

1. Las plantas y sus mezclas, así como los preparados obtenidos de plantas en forma de extractos, liofilizados, destilados, tinturas, cocimientos o cualquier otra preparación galénica que se presente con utilidad terapéutica, diagnóstica o preventiva seguirán el régimen de las fórmulas magistrales, preparados oficinales o medicamentos industriales, según proceda y con las especificidades que reglamentariamente se establezcan.

2. El Ministerio de Sanidad y Consumo establecerá una lista de plantas cuya venta al público estará restringida o prohibida por razón de su toxicidad.

3. Podrán venderse libremente al público las plantas tradicionalmente consideradas como medicinales y que se ofrezcan sin referencia a propiedades terapéuticas, diagnósticas o preventivas, quedando prohibida su venta ambulante.

Esta definición se ha ido precisando con el tiempo:

La definición de la farmacopea europea, más reciente, es más precisa puesto que define las plantas medicinales como “los medicamentos a base de plantas que pueden utilizarse enteros o en forma de una parte de la planta y que poseen propiedades médicas”.

Además, esta definición admite que las plantas medicinales también pueden tener usos higiénicos, alimentarios y de condimento.

Planta medicinal y fitoterapia

La Organización Mundial de la Salud (OMS) no ofrece una definición precisa de planta medicinal, sino más bien la definición de medicamento herbario, clasificando el uso de plantas medicinales o medicamentos a base de plantas entre los medicamentos y formas de medicamentos tradicionales. De este modo, para el organismo internacional, los medicamentos herbarios incluyen “hierbas, material herbario, preparaciones herbarias y productos herbarios acabados, que contienen como principios activos partes de plantas, u otros materiales vegetales, o combinaciones de esos elementos”. Esta definición es similar a la que ofrecen las autoridades sanitarias europeas.

De este modo, la Farmacopea Europea define el medicamento a base de plantas como “cualquier medicamento que contenga exclusivamente como sustancias activas una o varias sustancias vegetales, o una o varias sustancias vegetales en combinación con uno o varios preparados vegetales”.

Estas dos definiciones van en el sentido de la etimología de la palabra fitoterapia, que proviene de dos raíces griegas antiguas “phyton” (vegetal) y “therapeia” (cura, terapia) que, combinadas, significan la terapia mediante el vegetal o las plantas.

Los principios activos de las plantas medicinales

Los efectos beneficiosos de las plantas para la salud se deben al hecho de que contienen unas sustancias denominadas principios activos, responsables de sus efectos terapéuticos. Existen numerosos principios activos conocidos y descritos en las monografías, pero no están todos, ni mucho menos.

Cuando se conocen los principios activos, lo deseable es normalizar sus dosis mediante métodos validados, como se ha hecho con los medicamentos a base de plantas. Esto permite obtener el máximo de beneficios terapéuticos con el mínimo de riesgos, sabiendo que, aunque muchas plantas no producen efectos secundarios cuando se utilizan en dosis conocidas y normalizadas, algunas tienen efectos tóxicos que pueden ser graves, incluso a dosis bajas.

Estas constataciones subrayan una vez más la importancia del conocimiento de las plantas medicinales y el papel de las monografías en cuanto al uso de sustancias medicinales de origen vegetal en el momento oportuno.

La actividad terapéutica de las plantas medicinales

En lo relativo a la actividad terapéutica, la Organización Mundial de la Salud (OMS) la define como la acción o conjunto de efectos que comportan la “prevención, el diagnóstico y el tratamiento satisfactorios de enfermedades físicas y mentales, el alivio de los síntomas de las enfermedades y la modificación o regulación beneficiosa del estado físico y mental del organismo”. Por tanto, las actividades terapéuticas potenciales de las plantas medicinales son múltiples.

Muchas plantas medicinales poseen diversas actividades terapéuticas dado que a menudo contienen diversos principios activos cuyos efectos resultan adicionales y/o complementarios. Asimismo, este fenómeno explica que, en fitoterapia, diversas plantas o extractos de plantas se utilizan frecuentemente combinados para obtener un efecto óptimo.

 

Dr. J. Cardenas

 

Fuentes: 

- Jacques Fleurentin. Du bon usage des plantes qui soignent, (El buen uso de las prantas que curan) Editions Ouest-France 2013.

- Dr Jörg Grünwald, Christof Jänicke. Guide de la phytothérapie, (Guía de fitoterapia) Editions Marabout 2007.

- Gérard Debuigne, François Couplan. Petit Larousse des plantes médicinales, (Petit Larousse de plantas medicinales) Editions Larousse, 2013.

- Ley 2009/2006, de 26 de julio, de Garantías y Uso Racional de los Medicamentos y Productos Sanitarios

- Farmacopea Europea

- Organización Mundial de la Salud (OMS). Medicina tradicional: definiciones

Otros contenidos del dosier: Terapias y remedios naturales

Comentarios

Artículos destacados

Educación constructivista: en qué consiste
Educación constructivista: en qué consiste

En estas escuelas no hay libros de texto, sino que se trabaja por proyectos. Los niños dirigen su propio proceso de...

La felicidad de las parejas en igualdad
Adicto a las relaciones complicadas
¿Qué es el “gaslighting”?
Brownout: el trabajador desmotivado
¿Tu hijo puede ser un genio de las mates?

Los estudiantes suelen quejarse de que muchas de las materias que estudian no les servirán después. Sin embargo, tener un ...

Hacer otros Test