¿Por qué nos afecta tanto lo que piensan los demás?

¿Por qué nos importa lo que los demás piensen de nosotros?

Todos, en mayor o menor medida, buscamos agradar y ser aceptados. Cuando nos relacionamos con otras personas mostramos en principio nuestra “mejor cara” con el fin de obtener cierta aprobación. La aceptación por parte del otro refuerza nuestro sentimiento de estar integrados y de pertenecer a un vínculo que nos suma. La mayoría de personas tienden a mostrar estas conductas, a excepción de aquellas personalidades más antisociales o con ciertos rasgos desafiantes que justamente hacen de la “provocación” su principal arma.

El problema, en el primer caso, radica cuando la opinión que el otro se pueda conferir de mí, nos importa demasiado hasta el punto que vemos limitado nuestro margen de acción. Está claro que la opinión que puedan tener determinadas personas, puede afectarnos por el papel que tienen  en nuestra vida, como podrían ser nuestros padres, nuestra pareja o un amigo íntimo. Pero cuando esto es aplicable a lo que piense cualquier persona, estamos ante un caso de búsqueda de aprobación externa, aspecto que puede suponer un gran malestar en quien lo padece. Veamos qué perfiles de personalidad se ven más afectados por la opinión ajena y a qué puede deberse.

Personas con tendencia a la búsqueda de aprobación

Los primeros lazos afectivos que establecemos serán de vital relevancia para el desarrollo posterior de nuestra personalidad y su consecuente forma de relación en el mundo adulto. Las formas de vinculación con nuestros primeros referentes, así como los mensajes que recibimos, irán configurando nuestra propia percepción. Y cuando más segura sea la percepción que recibimos sobre nosotros mismos, menores problemas de relación tendremos y menor dependencia del contexto.

Generalmente las personas que de adultas muestran serias dificultades y necesidad extrema de aprobación, responden a un perfil de inseguridad consigo mismos y baja autoestima. Se trata de una autopercepción frágil que tiene tendencia a verse reforzado con agentes externos. Son personas que incluso siendo conscientes de sus fortalezas, se infravaloran, se muestran inseguras y dubitativas, y tienen serias dificultades en la toma de decisiones. Y en consecuencia muestran actitudes altamente complacientes y conductas sumisas con el fin de agradar. Se caracterizan por tener poca asertividad, así como por ser altamente influenciables. Un amplio número de ellos responde a perfiles fóbicos y/o con tendencia a evitar ciertas situaciones sociales.

Claves para ser fiel a uno mismo 

Aprender a no depender tanto del contexto y de la opinión exterior es de vital importancia para ser fiel a ti mismo y a tu verdadero yo. Lo primero que debes hacer en este caso es:

  1. Aceptarte incondicionalmente: Es importante que te aceptes tal y como eres, con tus virtudes y defectos. Eso te hace un ser único e irrepetible.
  2. Asume que no puedes gustar a todo el mundo: Pretender hacerlo, aparte de imposible, resulta agotador. Acepta que no le gustarás a un amplio número de personas, al igual que a ti no todo el mundo te gusta. Además contra más fiel seas a ti mismo, contrariamente a lo que piensas, más vas a gustar porque resultarás más creíble.
  3. Mantente firme en tus convicciones: No dejes que otras personas te influencien en tus decisiones, recuerda que tú eres dueño de tu camino y que por tanto, tú decides.
  4. Elimina a las personas tóxicas de tu vida: Aquellas que te hacen sentir mal con su simple presencia, pues absorben tu energía y no te permiten evolucionar. Quiérete lo suficiente como para saber decirles adiós.
  5. Utiliza la crítica para crecer: Te verás expuesto a la crítica en innumerables ocasiones. Sin embargo, ser capaz de hacer la lectura adecuada de la crítica y utilizarla en tu beneficio implica ser capaz de evolucionar y perfeccionarte.
  6. No tengas miedo a pedir ayuda: Si no te ves capaz de poder enfrentarte a este cambio de relación contigo, no tengas miedo a pedir ayuda. Buscar la ayuda de un profesional puede serte de gran utilidad ya que te dotará de los recursos y las herramientas necesarias para hacer frente a esta situación. No tengas miedo a cambiar.

Otros contenidos del dosier: Aprender a quererse

Comentarios

Artículos destacados

Educación constructivista: en qué consiste
Educación constructivista: en qué consiste

En estas escuelas no hay libros de texto, sino que se trabaja por proyectos. Los niños dirigen su propio proceso de...

La felicidad de las parejas en igualdad
Adicto a las relaciones complicadas
¿Qué es el “gaslighting”?
Brownout: el trabajador desmotivado
¿Tu hijo puede ser un genio de las mates?

Los estudiantes suelen quejarse de que muchas de las materias que estudian no les servirán después. Sin embargo, tener un ...

Hacer otros Test