El síndrome de estrés postraumático

¿Qué es el trastorno de estrés postraumático?

Se trata de un trastorno de ansiedad severo que aparece después de vivir un acontecimiento traumático en el que, en casos eventuales, se ha estado expuesto a la muerte. La persona que sufre estrés postraumático puede ser víctima de dicho acontecimiento o testigo de una catástrofe que ha afectado a muchísimas víctimas.

Según el Instituto de Cuidados Sanitarios francés, después de realizar una encuesta titulada La salud mental en la población general, realizado en zonas metropolitanas de Francia entre 1999 y 2003, estimó la frecuencia instantánea de un estado de estrés postraumático completo en el 0,7%. Por supuesto, la frecuencia del estrés postraumático es, en general, superior en poblaciones que han sido víctimas de catástrofes (países en guerra, zonas afectadas por una catástrofe natural…). Puede afectar entre al 25 y el 75% de las víctimas directas durante el año posterior al incidente y entre al 5 y el 40% de los miembros del equipo de socorro que intervinieron. 

Los síntomas del estrés postraumático

Los síntomas principales del estrés postraumático son insomnio, pesadillas, irritabilidad, aislamiento, cólera, miedo y, a veces, agresividad o conductas patológicas (alcoholismo) e incluso depresión. En algunas personas, el estrés postraumático puede provocar trastornos más graves, como las fobias (fobia a las multitudes, al transporte público…).

También se habla del “síndrome del superviviente”; este incluye víctimas o testigos que desarrollan un sentimiento de culpabilidad porque ellos están vivos mientras que otros perdieron la vida en la catástrofe. Para nuestra especialista, “es un problema normal que forma parte del trastorno de estrés post-traumático. Para esas personas, la culpabilidad es una forma de controlar sus emociones”.

¿Cómo tratar el trastorno de estrés postraumático?

La primera etapa del tratamiento consiste en escuchar y tranquilizar a las víctimas. “El apoyo a las personas que sufren estrés postraumático es muy importante. En casos de urgencia, no hay una terapia específica establecida. Lo fundamental es acompañar a la víctima”, recuerda la psiquiatra. Se puede contemplar un tratamiento medicamentoso si los síntomas persisten en el tiempo o impiden el desarrollo de una vida normal. Es el caso, por ejemplo, del insomnio, que se puede tratar con somníferos. Sin embargo, “los medicamentos no son la mejor solución durante los días posteriores al shock”, explica la doctora Sabouraud-Séguin. Los profesionales de la salud (médicos de cabecera, psicólogos, psiquiatras) que tratan a pacientes en estado de estrés postraumático tienen la misión de “psicoeducar”, es decir, explicar los síntomas y la evolución de este trastorno para así tranquilizarlos y verbalizar con palabras todo lo que sienten.

El papel de los familiares

Cuando una persona sufre estrés postraumático, el entorno más cercano es un factor fundamental. El tratamiento depende de los médicos, pero también del entorno. “No hay que dejar a la víctima sola, pero tampoco hay que quitar hierro al asunto con frases del tipo ‘no le des más vueltas’ o ‘olvida lo que ha pasado’ ”, insiste la psiquiatra. Lo mejor que se puede hacer es escuchar a la víctima en esos momentos tan difíciles. “Los familiares y amigos de personas en estado de estrés postraumático deben vigilar que no se aíslen o se queden solas”.

La evolución del trastorno de estrés postraumático

Un estado de estrés postraumático puede durar varios días, varias semanas o incluso varios meses. Pero cuidado, “si los síntomas persisten pasados tres meses del incidente que provocó ese estrés, entonces hablamos de trastorno crónico”. En este caso, se necesitará una terapia con un psiquiatra o psicólogo para tratar una ansiedad general, una fobia social o incluso una conducta de riesgo (alcoholismo, toxicomanía).

Además, las víctimas del estrés postraumático tienen tendencia a volverse más sensibles. “Incluso después de la resiliencia (capacidad de superar un trauma), el estrés postraumático puede aparecer años después, sobre todo si la persona en cuestión se vuelve a enfrentar, de forma directa o indirecta, a un episodio traumatizante”, precisa la doctora Sabouraud-Séguin. Del mismo modo, alguien que no ha vivido una catástrofe de forma directa pero que la ha visto por televisión, por ejemplo, puede desarrollar un trastorno de estrés postraumático si ha experimentado dicha situación antes.

A. Iglesias

Dr. C. Duchène

Fuentes:

- Entrevista a la doctora Aurore Sabouraud Seguin, psiquiatra en el Instituto de Victimología de París, el 16 de noviembre de 2015 y autora del libro “Volver a vivir después de una conmoción”, Ed. Odile Jacob.

- Estado de estrés post-traumático, datos proporcionados por el Instituto de Cuidados Sanitarios francés, marzo de 2014 (documento disponible on-line).

Otros contenidos del dosier: Desarrollo personal

Comentarios

Artículos destacados

Educación constructivista: en qué consiste
Educación constructivista: en qué consiste

En estas escuelas no hay libros de texto, sino que se trabaja por proyectos. Los niños dirigen su propio proceso de...

La felicidad de las parejas en igualdad
Adicto a las relaciones complicadas
¿Qué es el “gaslighting”?
Brownout: el trabajador desmotivado
¿Tu hijo puede ser un genio de las mates?

Los estudiantes suelen quejarse de que muchas de las materias que estudian no les servirán después. Sin embargo, tener un ...

Hacer otros Test