Cuando la persona tóxica soy yo

Tal vez, en un primer momento, resulte un golpe duro a nuestro ego, nuestro autoconcepto puede debilitarse, pero tras el episodio inicial es importante que entiendas que eso no te convierte en peor persona: nadie es inmune a en un momento dado mostrar signos de toxicidad. Aprender a reconocerlo, tomar conciencia y gestionarlo, será de vital relevancia para un adecuado pronóstico. De ti depende cambiarlo y de ti depende mejorar.

En qué consiste ser una persona tóxica

Tóxico significa que resulta dañino, perjudicial y en ocasiones, si no llegamos a gestionarlo adecuadamente, incluso, letal para mi bienestar psicofísico. Las personas tóxicas son aquellas que ante su simple presencia uno se siente incómodo, nuestro instinto nos informa de que algo no va bien, se dispara nuestro sistema de alerta, incrementan nuestras ganas de huir y en la mayoría de ocasiones, buscamos evitar el encuentro. Pese a que todos en algún momento podemos resultar tóxicos para otro, a grandes rasgos, podríamos hablar de un perfil base, donde primarían características como: una personalidad altamente insegura, con baja autoestima y tendencia al control, carencia de asertividad con predominio de actitudes en apariencia“sumisas” dado que en realidad, encubren un perfil pasivo/agresivo de la personalidad y/o conductas agresivas, en cuanto a uso de lenguaje se refiere. Entre los principales mecanismos defensivos, encontramos la proyección de nuestras propias carencias afectivas y la negación de las mismas, convirtiendo al otro en el portador de nuestros males.

Perfiles de persona tóxica ¿te reconoces en alguno?

Todas las características anteriormente mencionadas a veces se engloban dando lugar a perfiles diferenciados de personalidades tóxicas. Te contamos cuáles son y cómo no todos estos perfiles tienen el mismo grado de afectación de persona tóxica.

  1. Perfil Tiránico: Se caracterizan por ser personas altamente dogmáticas y autoritarias. Bajo su supuesta fachada de seguridad se esconden carencias altamente afectivas.
  2. Perfil Pesimista: Son personas muy negativas que contagian a los demás de sus malas vibraciones, bajo un rol en muchas ocasiones “victimario”, proyectan en el exterior todos sus males.  
  3. Perfil Envidioso: Baja su falsa creencia de considerar que jamás podrán lograr aquello que anhelan, buscan boicotear el éxito de los demás, con el fin de encontrar alivio a su malestar.
  4. Perfil Manipulador: Utilizan sus dotes de seducción, para conseguir sus propósitos. Son un perfil muy sibilino y altamente tóxico.
  5. Perfil Psicopático: Afortunadamente sólo afecta a un 1% población, es un  perfil altamente letal. Buscan degradar al otro, carecen de escrúpulos, presentan ausencia total de empatía y resultan el peor pronóstico de todos. Siendo prácticamente imposible la mejoría clínica.  

Signos para identificarlo y dejar de ser una persona tóxica

Si percibimos que otras personas evitan nuestra presencia, notamos que nos sentimos mal y para obtener ciertos beneficios manipulamos, estás actuando de forma tóxica. Para empezar a cambiar y dejar de serlo, será necesario que:

  1. Tomes conciencia: Tomar conciencia del rol que estamos desempeñando será de vital relevancia para analizar posteriormente qué podemos cambiar en la relación con el otro y favorecer un vínculo saludable.
  2. Adquieras compromiso de cambio contigo mismo: Es importante que adquieras un compromiso firme de cambio. Entender qué te ocurre es un paso, pero ahora, necesitamos acción y ello requiere de perseverancia.
  3. Trabajo en empatía: Uno de los principales focos de trabajo será mejorar y que adquieras empatía para con los demás. Ser capaz de ponerte en el lugar del otro te dotará de mayor inteligencia social y favorecerá que tus relaciones sean más sanas e igualitarias.
  4. Fomento de la inteligencia social: Este punto está muy relacionado con el anterior. El trabajo en habilidades sociales será muy importante para que aprendas a relacionarte con los demás desde un punto de vista de igualdad y respeto.
  5. Trabajo en flexibilidad: Generalmente, las personalidades tóxicas muestran cierta rigidez en algunos esquemas básicos de pensamiento. Es importante trabajar sobre ello, la reestructuración cognitiva, que consiste en validar esos pensamientos y modificarlos por otros más saludables podía ser una de las técnicas a utilizar.
  6. Ejercicio en autocrítica: Es importante que analices tus puntos flacos y busques estrategias de mejorar. Eso te hará crecer como persona y  perfeccionarte.
  7. No temas pedir ayuda: Enfrentarte a estos casos solo, a veces resulta complicado, por ello, no temas solicitar ayuda profesional si consideras que lo requieres.

Otros contenidos del dosier: Desarrollo personal

Comentarios

Artículos destacados

No todos los deportes son buenos para ti
No todos los deportes son buenos para ti

La actividad física siempre es beneficiosa y aconsejable para la salud. Hacer ejercicio regularmente reduce el riesgo de que ...

¿Qué te pasa cuando dejas de hacer ejercicio?
La tecnología que sirve para aprender
Enseña buenos modales a tus hijos fácilmente
Incluir saltos en tu rutina de ejercicios
¿Tu hijo puede ser un genio de las mates?

Los estudiantes suelen quejarse de que muchas de las materias que estudian no les servirán después. Sin embargo, tener un ...

Hacer otros Test