Cómo superar las decepciones

Cuando esto nos ocurre aparece la decepción, se trata de un sentimiento amargo que si no se gestiona adecuadamente puede llevar a frustración y amargura. Veamos cómo podemos gestionarlo adecuadamente.

¿Qué son las decepciones y por qué nos decepcionamos?

La decepción es un sentimiento que aparece ante personas o situaciones que no se comportan o suceden conforme habíamos previsto, este sentimiento, nos evoca emociones negativas como: desilusión, desencanto, impotencia o rabia y está, muy relacionado con el nivel de expectativas que hubiéramos formado entorno a algo o alguien. Es decir, a mayor nivel de ésta, mayor probabilidad de decepción.

Decepciones hay de muchos tipos, pueden ser con nosotros mismos, con un amigo, con la pareja, hacia una situación determinada, como por ejemplo: no lograr un puesto de trabajo. La aparición de las mismas no la vamos a poder evitar pero si podemos aprender a modular nuestra reacción hacia ella, y más, si entendemos que son situaciones que no sólo dependen de nosotros. Veamos qué mecanismos psicológicos se ven implicados en ella.

Aspectos psicológicos implicados en la decepción

Algunas de las emociones a los que nos veremos expuestos tras una decepción son:

- Desilusión /desencanto: Aparece en el estadio inicial de decepción ante la percepción de la persona de expectativas frustradas, aspecto que le conduce a un estado de pérdida de interés por la situación, como medio de evasión hacia la misma.

- Afligimiento: La decepción no es una vivencia agradable lo que produce cierto dolor en quien lo padece.

- Rabia: La ira y el enojo aparecen como reacción a una situación que valoran como injusta. El enfado, por tanto,  formará parte del proceso de decepción.

 -Impotencia: Aparece ante la percepción de desvalimiento y no hallar los recursos para cambiar la situación, la persona entiende que no puede hacer nada al respecto.

- Pesimismo: El filtro con el que enjuiciamos tras una decepción, al menos en estadios iniciales es de negatividad. Nos costará un tiempo volver a confiar.

Perfiles más proclives a decepcionarse

Pese a ser un sentimiento al que todos, en mayor o menos medida, nos vamos a ver expuestos, si es cierto que determinados perfiles son más proclives a ellos, como por ejemplo:

Personalidades perfeccionistas: Las personas perfeccionistas no encajan bien que las cosas ocurran de una forma diferente a como habían previsto, son poco flexibles a los cambios y ello les reporta gran inseguridad.

Auto/heteroexigentes: Las personalidades con altos niveles de exigencia toleran peor los reveses de la vida que los demás.

Poca tolerancia a la frustración:La capacidad que uno tenga de encajar la frustración, determinará como superemos una decepción, así pues, las personas con poca tolerancia a la misma mostrarán mayores resistencias.

Alta capacidad de idealización: La idealización lleva asociado que ensalcemos virtudes que muy probablemente no existan, cuando la persona toma conciencia de la realidad, la aparición de decepción es mayor. Se ha comprobado que las personas más realistas, con mayor capacidad de objetividad se decepcionan menos.

Pautas para superar la decepción

 Lo primero que debemos entender es que no vamos a conseguir evitar decepcionarnos, no podemos lograr tal control pero si podemos modular nuestra respuesta a la misma y para ello,  es necesario poner en práctica una serie de puntos.

- Acepta que las decepciones forman parte de tu trayectoria vital, si consigues sacar la lectura positiva de la situación te ayudará en tu desarrollo personal. Las decepciones nos hacen más sabios, nos ayudan a conocer nuestros límites y amoldarlos.

 - Entiende que muchas veces la situación no sólo dependerá de ti. No puedes controlar que el otro actué de una determinada manera. Así que deja de culparte.

- Aprende a ser más condescendiente contigo. No puedes pretender hacerlo todo bien de primeras, a veces nos equivocamos y eso puede ayudarte a perfeccionar. No te castigues y piensa que puedes hacer mejor la próxima vez que te encuentres en una situación similar.

- Mantén un círculo de apoyo con el que compartir tu malestar. Las redes de apoyo familiar o social nos ayudan a superar mejor los malos momentos, buscar consuelo en ello te ayudara en tu proceso de recuperación.

- Entiende que todo es transitorio. El malestar pasará, así que sácalo hacia afuera y ten fe.

- Realiza actividad física, liberarás endorfinas y adquirirás más bienestar. Realizar ejercicio físico nos ayuda a sentirnos mejor.

Y recuerda: muchas veces lo que determina tu estado no es el hecho en sí sino tu capacidad de enjuiciarlo.

Otros contenidos del dosier: Desarrollo personal

Comentarios

Artículos destacados

Educación constructivista: en qué consiste
Educación constructivista: en qué consiste

En estas escuelas no hay libros de texto, sino que se trabaja por proyectos. Los niños dirigen su propio proceso de...

La felicidad de las parejas en igualdad
Adicto a las relaciones complicadas
¿Qué es el “gaslighting”?
Brownout: el trabajador desmotivado
¿Tu hijo puede ser un genio de las mates?

Los estudiantes suelen quejarse de que muchas de las materias que estudian no les servirán después. Sin embargo, tener un ...

Hacer otros Test