¿Por qué matricular a tu hijo en una escuela Montessori?

Desde hace algunos meses, la pedagogía Montessori vuelve con más fuerza. Para convencerse, basta con echar un ojo a la sección de "juguetería" de algunas tiendas. Sin contar con las nuevas escuelas que cada año abren sus puertas. Algunos padres, que están buscando otra enseñanza, eligen las escuelas Montessori desde la guardería. ¿Es necesariamente mejor que una escuela clásica? ¿Cuáles son los beneficios y los límites de esta pedagogía? Lo analizamos con el paidopsiquiatra Michel Sokolowsky.

Doctissimo: ¿En qué consiste la pedagogía Montessori?

Michel Sokolowsky, pedopsiquiatra: Primero es conveniente remontarse a los inicios de la pedagogía Montessori, es decir, a finales del siglo XIX, principios del XX. En esta época, la escuela consistía en preparar a los niños para el cuartel o como funcionarios públicos (lo que venía siendo lo mismo). En cuanto a las niñas, eran pocas las que llegaban a estudiar. Pues su objetivo era convertirse sobre todo en unas buenas amas de casa. En este contexto, Maria Montessori fue una excepción. Ha tenido que enfrentarse a su familia para estudiar y, lo que es aún peor, estudiar medicina. Luego se ha interesado por la situación de los niños "retrasados" en el sentido médico de la época y lo que es más, pobres.

En el sigo XIX, estaba mal visto preocuparse por los "humanos inferiores". ¡Su trabajo era revolucionario! Se adhiere a la corriente "constructivista", que asegura que las funciones superiores del niño se construían a partir de la interacción con el entorno, retomando así el concepto general de la psicología del desarrollo inaugurado por Charles Darwin.

De una manera más clara, el desarrollo de la inteligencia del niño se construye concretamente con la manipulación, gracias al material (cubos, juegos de encaje...) y a un ambiente propicio.

Doctissimo: ¿Cómo explicar el entusiasmo que despierta esta pedagogía hoy en día?

Michel Sokolowsky, paidopsiquiatra: A finales del siglo XIX, la evolución de la sociedad y de la psicología le han dado la razón a Maria Montessori. Sin embargo en estos principios del siglo XXI, la corriente ha perdido su dimensión revolucionaria y en el plano científico, sus conceptos (que tienen más de un siglo) están desfasados.

Hoy en día, son estos mismos conceptos (que estaban dirigidos a deficientes mentales en la guardería) los que retoman las escuelas Montessori y se extienden hasta la primaria.

Son los niños los que hacen ellos mismos su propio programa y el adulto le acompaña de manera benevolente. No hay ni un sistema de notas, ni éxitos, ni fracasos.

Por último, la etiqueta Montessori no tiene derechos y cualquiera puede abrir una "escuela Montessori" con la condición de que la comisión de seguridad apruebe la conformidad del local. A parte de muy pocas excepciones, en España se trata de escuelas privadas o concertadas. 

Doctissimo: ¿Por qué matricular a su hijo en una escuela Montessori en vez de en una escuela clásica?

Michel Sokolowsky, paidopsiquiatra: Primero hay que preguntarse sobre la elección de la escuela alternativa, ya que a veces se concibe como una solución a las carencias del sistema clásico. Frente al fracaso de la educación nacional para adaptarse a algunos niños (a pesar de la ley parlamentaria de educación de 1993 sobre la igualdad de oportunidades en la práctica escolar), los padres se decantan por escuelas alternativas.

En este caso, más vale una bonita guardería Monterssori que una guardería de toda la vida con sus fallos. De hecho, el enfoque constructivo tipo Montessori da muy buenos resultados en los niños de 3 a 6 años en la guardería.

Sin embargo, todas las guarderías "clásicas" han integrado el material educativo. Para un niño que no tiene dificultades y si la escuela pública ofrece una enseñanza de calidad, no hay ningún interés particular desde un punto de vista pedopsiquiátrico en matricularlo en una escuela Montessori. Da igual el método, un niño que presente capacidades "normales" se desarrollará.

Sin embargo, para los niños que tienen dificultades intelectuales, el sistema Montessori es apropiado, pues les permite evolucionar en un ambiente favorable.

El mejor consejo antes de matricular a su hijo en una escuela Montessori (cada escuela tiene su propia manera de funcionar) es preguntándose sobre esta elección (¿merece realmente la pena, considerando que el coste de la escolarización es de unos 500€/mes?). También es necesario ir a ver el sitio, conocer al equipo e informarse por Internet sobre lo seria que es la escuela.

Doctissimo: ¿Cuáles son los límites de la pedagogía Montessori?

Michel Sokolowsky, paidopsiquiatra: Para empezar, se trata de un sistema permisivo en cuanto a la actividad pedagógica: el niño hace su propio programa. Está menos estructurado desde un punto de vista social, por que no hay una regulación a la que ceñirse como es el caso de la escuela clásica.

Sin embargo, si los padres son muy organizados y se encuentran en un ambiente favorable, no supone ningún problema mayor en cuanto al desarrollo del niño. En caso contrario, hay un riesgo de no integrar las normas sociales. La ejemplaridad de los padres (hacer las cosas que se dicen, levantarse por la mañana a unas horas regulares, respectar las reglas de la casa...) juega un papel fundamental.

También puede ocurrir que se elija una estructura alternativa cuando la escuela "clásica" encuentra que el niño tiene algún problema. Los padres tienen entonces tendencia a apuntar como culpable al sistema escolar en vez de consultarlo. Sin embargo, las escuelas Montessori no cuentan ni con psicólogos, ni con médicos escolares. Por lo que puede ser arriesgado para los niños que sufren trastornos mentales (entorno al 20%) que una escolarización atípica impida un diagnóstico y un seguimiento adecuados.

Al no haber ningún sistema de evaluación, las dificultades con las que puede encontrarse el niño son menos visibles.

Doctissimo: ¿Un niño que se ha escolarizado en una estructura Montessori puede luego volver a un colegio/instituto clásico?

Michel Sokolowsky, paidopsiquiatra: Sí, siempre y cuando haya vivido en un ambiente familiar muy estructurado. Si no corre el riesgo de tener dificultades para integrar las reglas sociales rigurosas en los colegios/institutos clásicos.

M. Morizot

Fuentes:

Entrevista con Michel Sokolowsky, pedopsiquiatra en el Hospital Universitario Sainte-Marguerite en Marsella.

Otros contenidos del dosier: Educación

Comentarios

Artículos destacados

Educación constructivista: en qué consiste
Educación constructivista: en qué consiste

En estas escuelas no hay libros de texto, sino que se trabaja por proyectos. Los niños dirigen su propio proceso de...

La felicidad de las parejas en igualdad
Adicto a las relaciones complicadas
¿Qué es el “gaslighting”?
Brownout: el trabajador desmotivado
¿Tu hijo puede ser un genio de las mates?

Los estudiantes suelen quejarse de que muchas de las materias que estudian no les servirán después. Sin embargo, tener un ...

Hacer otros Test