Convivir con mi suegra es muy difícil - El psicólogo responde

Las relaciones con la familia política siempre pueden dar lugar a conflictos, más aún cuando se trata de los padres de tu pareja y ponen en peligro vuestro plan de vacaciones. La única forma de evitar casi todos los problemas es hablar antes con tu pareja y dejar bien sentadas las reglas de la convivencia.

La mayoría de las veces crece la tensión, hasta que se te va de las manos, por miedo a poner las cosas claras. Antes de comenzar la aventura, tú y tu pareja tenéis que poneros de acuerdo en tres cuestiones esenciales:

Complicidad absoluta

Pase lo que pase, delante de tu suegra siempre tenéis que mostraros unidos y totalmente de acuerdo. Incluso sin intención de enfrentaros, la menor fisura entre ambos puede dar lugar a que ella trate de ponerse del lado de su hijo para salir a flote de cualquier discordia.

Reglas bien definidas

En vuestro pacto, cuantos menos flecos queden a la improvisación mucho mejor. Os conviene pactar entre vosotros asuntos como ¿dónde iréis todos juntos?, ¿qué actividades os reserváis para la intimidad? o ¿qué tiempo queréis reservaros cada uno para sí mismo?

Cómo explicárselo a ella

Lo mejor es que tu marido hable con su madre y le explique cómo queréis pasar esos días, que algunas veces vais a salir solos por la noche o que no debe intervenir si reñís a los niños, etc. No se trata de aislarla, sino de poner límites bien definidos.

Además de los acuerdos con tu pareja, hay mucho que está en tus manos:

Ante todo no descuides nunca el apoyo y la complicidad con tu marido, una mirada y una seña con sentido del humor pueden ser suficientes para echaros un capote cuando algo parezca que se va a torcer.

Procura ser clara con tu suegra, dile lo que no te guste tranquilamente, pídele que no se meta en esto o en lo otro y trata de hacerlo con una sonrisa. Tampoco olvides halagar lo que te guste, su comida o detalles y comentarios más acertados.

No te cortes en disfrutar tu tiempo. Si te apetece dar un paseo, leer o ir con tu marido a tomar un helado, hazlo sin culpa. Quizá tu suegra sea una de esas personas con tendencia al chantaje, no lo permitas ni contigo ni con su hijo. Tenéis derecho a vuestra independencia.

Otros contenidos del dosier: Familia

Comentarios

Artículos destacados

Educación constructivista: en qué consiste
Educación constructivista: en qué consiste

En estas escuelas no hay libros de texto, sino que se trabaja por proyectos. Los niños dirigen su propio proceso de...

La felicidad de las parejas en igualdad
Adicto a las relaciones complicadas
¿Qué es el “gaslighting”?
Brownout: el trabajador desmotivado
¿Tu hijo puede ser un genio de las mates?

Los estudiantes suelen quejarse de que muchas de las materias que estudian no les servirán después. Sin embargo, tener un ...

Hacer otros Test