Las nuevas abuelas

Doctissimo: Entre las abuelas de antes y las de hoy, ¿qué es lo que más ha cambiado?

Danièle Flaumenbaum: Nuestra época ha conocido una serie de revoluciones en los hábitos que han cambiado nuestra manera de vivir. Antes, la vida de las abuelas se dictaba casi únicamente por lo que habían hecho sus propias madres y abuelas. No hablaban de sus sentimientos ni de sus emociones, el silencio formaba parte de su vida en cuanto a los duelos que no habían hecho, el decoro y el qué dirán.

 

Hoy en día, las abuelas son mucho más libres, han aprendido cosas que sus abuelas no sabían. Son las que mandan en la familia y son las que cuentan la vida tanto personal, como de la familia o universal. El nuevo reto consiste en liberar la palabra para que cada uno aprenda a comunicarse y a encontrar su lugar en el seno familiar.

Doctissimo: ¿Por qué contar la historia personal a los nietos?

Danièle Flaumenbaum: No se trata solamente de disfrutar rememorando el pasado, sino más bien de aportar información para que el niño pueda llegar a conocerse mejor. Los niños necesitan comprender el funcionamiento humano para encontrar sus puntos de referencia en la vida. Cómo se llega al mundo y cómo nos vamos. Al contar la historia a través de nacimientos y muertes y la vida de uno mismo, se introduce la noción del tiempo y de la sucesión de las generaciones. A los más pequeños les encanta.

 

La información de la abuela es una auténtica semilla cuyas raíces hacen crecer la seguridad interior del niño y que le permitirán crecer adecuadamente. Contar su vida a los niños es contar cómo es la vida. Somos una creación permanente. Atreverse a aportar nuestro toque personal aporta información que consolidará a los niños. Nuestras experiencias les permite vivir su vida con mayor soltura. Por ejemplo, una abuela me cuenta que había preparado un auténtico periplo para mantener ocupada durante el fin de semana a su nieta de 12 años, pero ésta última prefiere escucharla contarle su historia.

Doctissimo: ¿Qué le debe transmitir?

Danièle Flaumenbaum: En cuanto a las transmisiones y la palabra que se libera, es importante deshacerse de los tabús relacionados con la sexualidad y la muerte, porque son los dos polos de la vida. Así, hay que hablarles de sexualidad a los niños para que sepan cómo han llegado a la tierra, que la vida se crea y se mantiene cuando se encuentran los sexos.

Intentemos no eludir las respuestas cuando un niño pregunta. Es mejor responder aunque sea para decirle que nos sentimos torpes… Es inútil complicarse la vida o dar demasiados detalles, basta con que no se pierdan con la historia.

Doctissimo: ¿También hablas de la muerte?

Danièle Flaumenbaum: Acabar con el tabú de la muerte nos ayuda a pensar que somos mortales y que los niños tienen el derecho y la necesidad de aprender. Al contrario de lo que se piensa, hablar de la muerte es honrar la vida. Permite que los niños se ubiquen en el tiempo: comprenderán que se convertirán en padres, abuelos y a lo mejor en bisabuelos, lo que les ayudará a la hora de salir de la infancia. Llevarlos al entierro de un allegado puede ser un momento importante que les confirme que forman parte de la familia.

Doctissimo: ¿Por qué y cómo es conveniente transmitirse nuestra visión del mundo?

Danièle Flaumenbaum: Es importante que descubra diferentes maneras de ver el mundo. Cuando una abuela cuenta y comparte con toda la sinceridad y autenticidad del mundo, su propia visión del mundo, está demostrando que tiene mucho recorrido. Las abuelas entran en un período de sabiduría: no critican, hacen constar, analizan, escuchan y proponen soluciones a los problemas sin ser intrusivas. En contraposición, los niños estarán encantados de visitarlas y de pedirles consejo.

Doctissimo: De una manera más amplia, ¿cuál es el papel de las abuelas en este sistema?

Danièle Flaumenbaum: Estableciendo este vínculo particular entre los nietos y la abuela, la palabra es una auténtica clave para que cada uno encuentre su lugar en la familia. Por un lado permite que se aireen las cosas, en el sentido de la sabiduría asiática y por otro lado, ofrece la posibilidad del placer de estar juntos y de compartir. Hace no tanto y aún hoy en algunos casos, la deferencia está a la orden del día, llegando incluso a tratarse de usted. ¡Cuántos obstáculos para vivir bien en familia!

 

Este cambio es aún más importante para las abuelas quienes han visto como cambiaba su posición, el lugar de los hombres también ha evolucionado. El embarazo y el nacimiento que antes eran cosa de las mujeres son ahora cosa de los dos, y eso lo deben de tener en cuenta las abuelas. Hoy en día, para encontrar su propio lugar hay que crear y no repetir. Hay que reinventarlo todo dentro de la tolerancia y el respeto por los nietos.

C. Maillard

Otros contenidos del dosier: Familia

Comentarios

Artículos destacados

Educación constructivista: en qué consiste
Educación constructivista: en qué consiste

En estas escuelas no hay libros de texto, sino que se trabaja por proyectos. Los niños dirigen su propio proceso de...

La felicidad de las parejas en igualdad
Adicto a las relaciones complicadas
¿Qué es el “gaslighting”?
Brownout: el trabajador desmotivado
¿Tu hijo puede ser un genio de las mates?

Los estudiantes suelen quejarse de que muchas de las materias que estudian no les servirán después. Sin embargo, tener un ...

Hacer otros Test