La coulrofobia o el miedo a los payasos

Coulrofobia significa "miedo al hombre que va en zancos". No está tan extendida como la claustrofobia o la agorafobia y afecta mayoritariamente a los niños.
Aunque un niño no vaya a ver payasos todos los días, llegado el caso – circo, fiesta de cumpleaños – tendrá un gran sufrimiento.
Afortunadamente esta fobia se puede curar o controlar de manera relativamente fácil.

Payasos: una apariencia que da miedo

A menudo la coulrofobia en los niños se debe a un temor a la apariencia física de los payasos. Desde un punto de vista biológico, la cara de payaso no inspira confianza: maquillaje exagerado, labios rojos, piel pálida, voz aguda, risotadas…El aspecto extraño de este personaje no solo no le causa risa al niño sino que lo asusta.
Lo desconocido también entra en juego. Oculto detrás del maquillaje y las muecas, el payaso no revela su verdadera identidad y esto puede ser un motivo adicional de inquietud tanto para los pequeños como para los adultos.

Traumas de la infancia

El origen del miedo a los payasos se remonta a veces al pasado. Pequeños traumas infantiles podrían ser responsables de la coulrofobia. "Las imágenes de un payaso malvado en una película que el niño haya visto podrían haber impactado su mente infantil. En su momento podría haber pasado inadvertido pero la realidad es que esas imágenes, enterradas en un rincón de su cabeza, pueden actuar como un mecanismo inconsciente que envenena la vida en la edad adulta", explica el doctor Anthony Pelissolo.
Haber visto al menos una vez en la vida un payaso en un contexto de miedo puede ser suficiente para crear la fobia. Entonces, será la situación más que el payaso lo que despierta el miedo. La fobia se manifiesta como una protección contra posibles ataques de payasos.

Coulrofobia: pánico o violencia como respuesta

Los síntomas de la coulrofobia son, como ocurre con todas las fobias, repentinos y muy desagradables. El miedo es tal que no deja lugar al razonamiento. La reacción de pánico es inmediata: el corazón se acelera, los músculos se endurecen, el cuerpo se pone en estado de hiperalerta.
En los casos más graves la reacción puede ser muy intensa y llevar a la violencia. 

Curar la coulrofobia

Lo primero que debe hacerse en caso de coulrofobia es identificar los orígenes del miedo. "Evitar los payasos durante toda la vida no es la solución y sólo agravará la fobia", puntualiza el especialista.
Por el contrario, poco a poco, se debe acostumbrar a los niños a su presencia. Al mismo tiempo se les explicará que el payaso es bueno y que se disfraza y se maquilla de esa forma para entretener a grandes y pequeños. A partir de la edad de 1 año es posible detectar si el miedo es irracional, es decir, que no está relacionado con un trauma anterior.

"Se emplea la técnica de la "situación extraña", como se hace con otras fobias, que consiste en poner al niño frente a situaciones, personas o personajes con los cuales no esté familiarizado y se observa su reacción", explica el doctor Antoine Pelissolo. Esto se hace a través de fotos o videos.

Si el payaso le provoca miedo o un malestar repentino hay que darle confianza continuando con la desensibilización progresiva. El miedo es la falta de experiencia frente a una situación nueva. Por lo tanto, es conveniente enfrentarla con cuidado y en pequeñas dosis.

En los adultos también hay que proceder por etapas. El profesor Antoine Pelissolo aconseja a los coulrofóbicos mirar diariamente películas con payasos malvados durante cinco o 10 minutos. El objetivo es acostumbrarse poco a poco y desprogramar el miedo.
Esto se puede lograr a través de una terapia cognitivo-conductual (TCC). La TCC consiste en confrontar y cambiar los procesos del pensamiento o los comportamientos por medio de ejercicios prácticos centrados en los síntomas. Al principio se hacen en presencia de un terapeuta y luego, a solas. "Para curar su fobia, los coulrofóbicos deben aprender a diferenciar entre los payasos buenos y los malos".

A. Iglesias

Fuente: Entrevista con el profesor Antoine Pelissolo, 28 de octubre de 2014

Otros contenidos del dosier: Fobias y miedos

Comentarios

Artículos destacados

Educación constructivista: en qué consiste
Educación constructivista: en qué consiste

En estas escuelas no hay libros de texto, sino que se trabaja por proyectos. Los niños dirigen su propio proceso de...

La felicidad de las parejas en igualdad
Adicto a las relaciones complicadas
¿Qué es el “gaslighting”?
Brownout: el trabajador desmotivado
¿Tu hijo puede ser un genio de las mates?

Los estudiantes suelen quejarse de que muchas de las materias que estudian no les servirán después. Sin embargo, tener un ...

Hacer otros Test