Claves para no dejarlo todo para después

Por qué postergamos y qué miedos hay detrás

Pese a que el refranero popular aconseja no dejar para mañana lo que puedas hacer hoy, lo cierto es que a muchas personas les cuesta cumplir con esto. Postergación o procrastinación es el término que se emplea para referirse a la acción de retrasar actividades o situaciones que deben atenderse, sustituyéndolas por otras situaciones más irrelevantes o agradables. En ocasiones, se trata de tareas triviales pero muchas veces estamos evitando otras que pueden tener consecuencias más serias sobre nosotros.

Tras esta conducta de aplazamiento se escoden miedos a los que la persona evita hacer frente. Entre los más habituales encontramos el miedo a la evaluación negativa  y/o a ser juzgado. Las personas con un autoconcepto deteriorado sienten pavor ante la evaluación negativa, y evitan en todo momento verse expuestos a ella. También es bastante habitual el miedo a la imperfección, personas con un perfil altamente exigente y/o perfeccionista que no toleran la frustración ni los errores y que por tanto, se acaban bloqueando y no actúan. En último lugar, el miedo a lo desconocido, que lleva a la persona muchas veces, a evitar verse expuesta a situaciones nuevas o desconocidas. Además, en la mayoría de ocasiones, no hay un deseo real por enfrentarse a estos miedos, sino que de manera inconsciente se niegan y se utiliza la postergación como mecanismo defensivo.                            

Beneficios de hacer las cosas a tiempo

El hecho de cumplir con las tareas asignadas en el plazo de tiempo estipulado, no sólo nos supone una vivencia menos caótica y estresante de las situaciones, sino que también, dota de mayor sensación de gestión, control y organización del tiempo así como de la propia competencia, sentido de responsabilidad y valía. La persona se encuentra más estable con sus emociones y el autoconcepto que tiene sobre sí misma se vuelve más positivo. Además logrando sus objetivos en el tiempo establecido, se hace más consciente de sus fortalezas y de su capacidad.

Como beneficios secundarios tenemos que las relaciones sociales posiblemente se vean más fortalecidas si aprendemos a cumplir con los plazos, ya que estas personas muchas veces temen a recluirse y no relacionarse justamente por su mala gestión del tiempo. Además, evitando la procrastinación adquieren también una mayor consideración en el trabajo y sentimiento de seriedad.

Cómo dejar de postergar

Para intentar cumplir con las tareas del día a día es necesario que empieces a aplicar una serie de cambios.

  1. Asigna tiempos para las diferentes tareas: Es importante que aprendas a estipular un tiempo determinado para cada tarea pendiente, que sea ajustado y razonable, es decir, te resulte fácil de cumplir.
  2. Establece una lista de prioridades: Aprender a diferenciar lo urgente de lo prioritario y tenerlo presente, te será de gran ayuda para llevar a cabo las tareas de forma óptima.  
  3. Planifica el día a día: Haz una lista diaria de las tareas que tengas que realizar por orden de relevancia y calcula más o menos el tiempo que te llevará hacerlo. Esto te dotará de mayor sensación de control de tu tiempo.
  4. Trabaja la tolerancia a la frustración: Entiende que a veces las cosas no salen como quieres, que puedes cometer errores y que deberás saber gestionarlo para tener una mejor relación contigo mismo.
  5. Asume que no puedes gustar a todos: Pretender hacerlo sería agotador, esfuérzate mejor en ser como quieres tú.
  6. No te olvides del ocio: No confundas el hecho de cumplir con plazos, con por ello prescindir de esta esfera tan importante y necesaria en tu vida. Conservar una parcela para tu ocio te reporta bienestar y en consecuencia mayor felicidad.
  7. Prémiate por tus logros: Concédete permiso para reforzarse y felicitarte por todo aquello con lo que cumplas.

Otros contenidos del dosier: Organizar tu tiempo

Comentarios

Artículos destacados

Educación constructivista: en qué consiste
Educación constructivista: en qué consiste

En estas escuelas no hay libros de texto, sino que se trabaja por proyectos. Los niños dirigen su propio proceso de...

La felicidad de las parejas en igualdad
Adicto a las relaciones complicadas
¿Qué es el “gaslighting”?
Brownout: el trabajador desmotivado
¿Tu hijo puede ser un genio de las mates?

Los estudiantes suelen quejarse de que muchas de las materias que estudian no les servirán después. Sin embargo, tener un ...

Hacer otros Test