¿Por qué siempre se olvida?

En cuanto escuchas la canción que sonaba mientras os dabais aquel primer beso vuelves a sentir las mismas mariposas en el estómago… Cuando pasas por delante de aquel parque donde una vez os entró una risa tonta memorable no puedes evitar sonreír… ¿Él? Bastante hace si se acuerda. Si para ti es primordial, parece que para él es más bien secundario. Tu vida de pareja se compone de esos pequeños y grandes recuerdos que adoras compartir aun sin obtener la respuesta deseada. Resultado: ¡esas cosas que deberían uniros más se convierten en una fuente de conflictos!

La diferencia entre hombres y mujeres: la educación en tela de juicio

“Las diferencias entre hombres y mujeres no son simples cuestiones culturales. Tanto el cuerpo como la mente tienen un sexo”, nos recuerda el psiquiatra Jean-Paul Mialet (1). Además, debemos tener en cuenta que la educación fomenta esta distinción. “Como padres, no nos comportamos de la misma manera con un hijo que con una hija, nos guste o no”, añade el psiquiatra. Cada persona traslada a sus hijos su propia percepción de los dos géneros basada en las representaciones y modelos transmitidos por la sociedad de generación en generación.

De este modo, la niña pasará su infancia rodeada de muñecas y cocinitas mientras que el niño se divertirá con sus coches. “Nuestra princesita será valorizada en su papel de madre y estimulada para que dedique atención a los demás”, explica la Dra. Marie-Claude Gavard (2). La niña, pendiente de alimentar a su muñeca para que no pase hambre y de taparla para protegerla del frío, crece en constante reflexión afectiva hacia el prójimo. De ahí su prodigiosa memoria afectiva en la madurez.

El niño, sin embargo, se estimula en un modo competición y presenta una disposición natural a la acción, a las peleas y a los riesgos”, precisa la psicóloga. Dos líneas bien diferenciadas todavía en vigor hoy.

El hombre no es una mujer como las demás

Decididamente, lo femenino y lo masculino se afinan en tonos diferentes y así deberemos aceptarlo. “Las mujeres esperan que el hombre desarrolle más su componente femenino”, explica la psiquiatra. Si tú también eres de las que insistes en la búsqueda de la mujer que hay dentro de tu chico, no te asustes si sale algún gallo. Nuestros hombres no son necesariamente minusválidos afectivos como a nosotras nos parece. Simplemente, lo interiorizan de diferente forma.

Basta con observar su reacción o su manera de prestarte atención al hablarle de tus problemas de trabajo. Intentará, sin duda, proponerte soluciones cuando lo que tú buscas es alguien que te escuche. Pues lo mismo ocurre con la memoria afectiva. Sabe, desde el día en que os conocisteis, que te encantan las ostras, de ahí la elección de la marisquería a la que fuisteis por San Valentín. Por eso, tu hombre intentará sorprenderte en posteriores ocasiones invitándote a la marisquería de moda mientras que lo que tú deseas es repetir la experiencia de aquel joven amor en el mismo sitio.

Comunicar en lugar de reprochar

Sin duda crees que estás comunicando cuando le preguntas: “¿No te recuerda a nada este sitio?”. Él, aterrorizado por la idea de no tener la respuesta correcta, te contesta con un “sí, sí”. Como si tú apuntases con insistencia sus carencias e incapacidades… Inevitablemente, tú empalmas con un “¡Claro que no, no tienes ni idea!”. Te sientes decepcionada y él, confundido, sufre sabiéndose el objeto de tus reproches. Ponle remedio en dos fases con la ayuda de nuestros trucos: 

1. Comunica con serenidad. Intenta compartir con él lo que sientes y lo que te pasa. El deseo que te provoca esa canción, la ternura que afluye cuando pasas por esa calle con él, la risa que te provoca un recuerdo pasado… todos ellos, testigos de vuestro amor actual. Marcas de un camino recorrido juntos. ¡Dale la mano en lugar de hacerle un interrogatorio!

2. ¡Deja de ponerle desafíos! Te sientes tentada por esperar a ver si se acuerda de esa fecha especial y descubrir qué sorpresa te ha preparado. Imagínate que no lo hace. ¡Lo pondrás a pan pedir! ¿Por qué no se lo dejas caer bajito como si se tratase de una confidencia? “Sólo quedan 15 días para nuestro tercer aniversario. Tengo unas ganas enormes de que lo celebremos juntos”. Sugiérele cosas que te encantaría hacer con él. Eso sí, déjale margen para improvisar.

Estos consejos evitarán decepciones tanto por su parte como por la tuya y te ayudarán a valorar sus capacidades para dar un empujoncito a vuestro amor. Si lo escogiste a él, por algo será, ¿no?

C. Maillard

1 - Jean-Paul Mialet, autor del libro Sex Aequo: le quiproquo des sexes (Sex Aequo: el quid pro quo de los sexos).
2 – Dra. Marie-Claude Gavard, médico psiquiatra, psicoanalista, psicoterapeuta, especialista de las relaciones de pareja y autora de 60 clés pour réussir son couple (60 claves para que tu pareja funcione).

Otros contenidos del dosier: Comunicación en la pareja

Comentarios

Artículos destacados

¿Sirven los libros de autoayuda?
¿Sirven los libros de autoayuda?

En una sociedad donde cada vez prima más la búsqueda de la tan ansiada felicidad, no extraña ver el éxito que suscitan...

Cómo pedir perdón
Parejas e Internet: relación de amor-odio
Sueño con viajar
Sueño con la caída del cabello
¿Tu hijo puede ser un genio de las mates?

Los estudiantes suelen quejarse de que muchas de las materias que estudian no les servirán después. Sin embargo, tener un ...

Hacer otros Test