Cómo lidiar con las personas tóxicas para la pareja

Identificar a las personas tóxicas

No siempre que las discusiones de una pareja se centran en una persona en particular es porque esa persona sea tóxica, quizás es la pareja la que debe cambiar su actitud hacia ella y no al revés.

Una persona tóxica logra algo muy particular y es que cada vez que compartís tiempo con ella, os sentís mal después. Quizás ha dicho algo que puede iniciar una pelea entre vosotros o quizás simplemente ha conseguido que uno se sienta dolido, pero sin saber muy bien lo que ha pasado, puesto que el otro ni siquiera ha llegado a enterarse.

Las personas tóxicas no se alegran de la felicidad de los seres queridos, pueden intentarlo porque lo ven lo más correcto pero la verdad es que no lo consiguen. En cambio, pueden llegar a sentir que deben destruir esa relación porque no la aprueban o simplemente se sienten mejor cuando tienen algún tipo de control sobre sus seres queridos y es su manera de mantenerlo.

Cuando ejercen este poder sobre una relación, normalmente es porque se sienten especialmente unidos a uno de los miembros de la pareja y temen llegar a ser apartados. Utilizan frecuentemente el chantaje emocional y toman el papel de victimas si se les recrimina alguna actitud.

Muchas veces no tienen maldad, es decir que no desean nada malo a la pareja, pero su manera de relacionarse con ellos es egoísta, buscan su propio bienestar y creen que lo que hacen está perfectamente justificado.

Saber más: Amistades tóxicas: 10 señales para detectarlas 

Lidiar con los problemas con terceras personas

Cuando hay una tercera persona involucrada generalmente es uno de los miembros de la pareja el que se siente amenazado y percibe que está siendo apartado o que amenaza el bienestra de la relación. El otro puede verlo más o menos claro, muchas veces sí es consciente del daño que ejerce esa tercera persona, pero el problema reside en que no sabe o no puede enfrentarse para detenerlo o quizás que no le da tanta importancia a esa amenaza como su pareja.

En una situación así, la pareja debe mantenerse unida y convencerse de que no puede haber factores externos que vulneren su bienestar. Para eso, la comunicación debe ser excepcional y ambos deben sentir que pueden expresar sus sentimientos al otro, incluso cuando hay dudas sobre la toxicidad de esta tercera persona, es esencial que entendamos las razones del otro.

En primer lugar, deberían hablar de las posibles motivaciones de esta tercera persona, no podemos asumir que sabemos porque lo hace, pero si explorar muchas posibilidades. ¿Se siente apartada? ¿teme perder a alguno de los dos? ¿es su forma de actuar con otras personas?

Ahora tocaría hablar con esa tercera persona. NO se trata de abordarla entre los dos y ponerla entre la espada y la pared sino exponer los hechos que os han hecho sentir mal y comunicarle que no se puede repetir. Dad la oportunidad a la otra persona de saber que ha hecho daño y de rectificar, no asumáis que se hace con mala intención.

Algunas personas actúan así simplemente porque tienen una baja autoestima y atacan para protegerse de un daño que prevén, aunque sea imaginario. Si creéis que esa es la razón, sabed que cuando le expongáis los hechos se pondrá a la defensiva porque una persona insegura no es capaz de responsabilizarse de actos así, es posible que agreda de forma verbal como defensa. Si esto ocurre simplemente apartaos y esperad a que pase la tormenta. Después del impacto inicial es muy probable que recapacite y pida perdón.

Si el ataque se repite y sigues notando esas agresiones directas o indirectas, deberías cortar todo contacto posible. Si es una persona de la familia y esto no es lo deseable, al menos limita el tiempo de exposición y evita situaciones tensas, por ejemplo, procura que haya más personas alrededor en los encuentros y evita temas de conversación sensibles.

Establece estas normas en pareja, así como los límites a los que os puedes permitir llegar, si se sobrepasan esos límites entiende que el otro corte toda relación con esa tercera persona o intervenga de alguna manera. No pongas a esa tercera persona en medio de tu relación.

Otros contenidos del dosier: Relaciones

Comentarios

Artículos destacados

Educación constructivista: en qué consiste
Educación constructivista: en qué consiste

En estas escuelas no hay libros de texto, sino que se trabaja por proyectos. Los niños dirigen su propio proceso de...

La felicidad de las parejas en igualdad
Adicto a las relaciones complicadas
¿Qué es el “gaslighting”?
Brownout: el trabajador desmotivado
¿Tu hijo puede ser un genio de las mates?

Los estudiantes suelen quejarse de que muchas de las materias que estudian no les servirán después. Sin embargo, tener un ...

Hacer otros Test