Por qué no deberías pasar tanto tiempo con tu pareja

Tu pareja no es tu único amigo

Seguro que tu pareja es la persona en la que más confías, con la que te sientes más cómodo y a la que cuentas todo, ¡no necesitas más! Eso está muy bien y además probablemente es mutuo. Pero estarás de acuerdo con nosotros en que las personas necesitan más de un amigo, que es imposible que un solo individuo cubra todas tus necesidades y que, quizás, solo quizás, estás dejando fuera a amistades que antes te hacían feliz.

Antes de conocer a tu pareja, ya eras una persona

Y es que antes de conocer a tu pareja eras un individuo completo, tenías tus objetivos, tus virtudes, tus defectos, tus sueños… No necesitabas una media naranja porque ya eras una entera. Al ocupar todo tu tiempo con una sola persona seguro que has dejado atrás alguna de esas cosas que eras o pretendías ser. No olvides la persona que eras, que tu relación te enriquezca.

Demasiada exposición a los defectos

Todos tenemos defectos y virtudes, o simplemente cosas que irritan al otro. Es totalmente natural, pero conseguimos salvar esas cosillas tomando distancia. Pongamos por ejemplo la forma que tiene de crujir los huesos de la mano cuando está nervioso o nerviosa, obviamente cuanto más tiempo pasemos con él más veces tendremos que escucharlo. No olvides además que tú también tienes cosas irritantes y no se pueden suavizar durante tanto tiempo.

Todos necesitamos espacio

Es muy natural sentir que queremos estar solos de vez en cuando, pasear pensando en nuestras cosas o hacer actividades en solitario. También lo es querer hacer cosas con otras personas que no son nuestra pareja: salir con amigos o jugar un partido con antiguos compañeros. Ninguna de esas cosas te hace querer menos a tu pareja, simplemente te hacen humano. Disfrutar de tu espacio propio es saludable y totalmente recomendable para la relación.

Hay que trabajar en el desarrollo personal

Formarnos, desarrollar nuestra propia carrera, aprender cosas nuevas y llegar a ser la persona que queremos ser: para eso necesitamos tiempo y espacio. Por muchas cosas que tengamos en común con nuestra pareja, no tiene exactamente los mismos objetivos de desarrollo personal que nosotros y querrá hacer otras cosas para crecer. Necesitáis tiempo separados para encontraros como personas.

La familia también es importante

Antes quizás quedabas con tus primos, visitabas a tus tíos o pasabas horas al teléfono con tu madre. Si el tiempo en pareja te absorbe demasiado podrás notar que has dejado de dedicárselo a tu familia. No es suficiente con comer los domingos con tus padres o tus suegros, también es recomendable dedicarles tiempo sin compañía de tu pareja. Seguro que a ti también te apetece ver a tu hermana sin que esté tu cuñado, por muy bien que os llevéis.

Haciendo cosas por separado podréis hablar más

Si todo lo hacéis juntos, ¿de qué habláis? Hay un momento en el que las anécdotas del pasado y las opiniones sobre la actualidad se acaban. El tiempo en solitario os enriquece y os proporciona experiencias y conocimientos nuevos que podéis compartir cuando os reencontréis. Las parejas que se sienten inmersas en un bucle, que se aburren o que no pueden salir de la rutina encuentran mejora cuando pasan tiempo separados.

No es necesario hacer cosas que no te gustan

Es muy bonito practicar actividades en pareja, compartir experiencias que de otra forma no habrías disfrutado. Pero a veces nos obligamos a hacer cosas que no nos apetecen, solo porque nuestra pareja quiere hacerlas, y viceversa. No es necesario hacer ese sacrificio siempre. De hecho, puede ser perjudicial para la relación. Aprovecha cuando él va a patinar, que a ti no te gusta nada, para hacer otra cosa o simplemente sentarte a leer.

¿Eres dependiente?

Cuidado, bajo esa idea de que cuanto más tiempo se pasa con la pareja, más saludable es la relación, existe una necesidad que no tiene nada de sana. Que tu bienestar dependa de la atención que te da tu pareja, que una mirada mal interpretada te arruine la tarde, que sientas que no te diviertes si no estás con él o ella… Todo eso son señales de una dependencia emocional que es fuente de infelicidad.

A veces es necesario echarse de menos

Lógicamente es imposible echar de menos a una persona que está a tu lado continuamente. Es una sensación agridulce la de extrañar a alguien, lleva implícita cierta angustia por reencontrarnos, pero es bonito porque nos ayuda a valorar lo que tenemos y a disfrutar más de los momentos juntos. Para echarnos de menos necesitamos separarnos y así podremos unirnos con mayor fuerza.

Otros contenidos del dosier: Relaciones

Comentarios

Artículos destacados

Ni soltero ni con pareja: sin compromiso
Ni soltero ni con pareja: sin compromiso

Las nuevas formas de vinculación imperantes, conocidos como los "sin compromiso” basan su premisa en la no creación...

Los beneficios de la escucha activa
Ansiedad anticipatoria: ¿qué es?
Beneficios de la risoterapia
Superar la muerte de un ser querido
¿Tu hijo puede ser un genio de las mates?

Los estudiantes suelen quejarse de que muchas de las materias que estudian no les servirán después. Sin embargo, tener un ...

Hacer otros Test