Relación sin compromiso: ¿qué implica la ausencia de amor?

Este tipo de relaciones es un concepto que en psicología lo conocemos como “amor líquido”, debido a la fragilidad del vínculo. Estas dinámicas están ganando cada vez más adeptos, sobretodo entre los  más jóvenes. ¿Miedo al compromiso? ¿Temor al fracaso? ¿Son verdaderamente estas relaciones satisfactorias? Hablemos de ello.

Las relaciones sin compromiso

Las denominadas "relaciones sin compromiso” consisten en no llegar a intimar con el otro, al menos, en lo que a emoción se refiere. Este tipo de vinculaciones, dificultan la expresión y manifestación del afecto, dado que es lo que tienden a evitar. Otorgan primacía a la gratificación inmediata a lo fugaz y etéreo. Buscan el beneficio instantáneo, el aquí y ahora, y a muchos les cuesta establecer objetivos a largo plazo y, por tanto, adquirir un compromiso con la otra persona.

La sexualidad cobra una importancia vital en este tipo de vinculaciones, donde la mayor parte de las veces parece ser la única esfera permitida a compartir con el otro. Una sexualidad muy genitalista y basada en el placer individual.

Qué motiva las relaciones sin compromiso

Existen una serie de factores que dan lugar a que alguien se relacione durante un cierto tiempo de esta forma. Veamos cuáles serían:

  1. Miedo a la intimidad: El temor a que el otro pueda acceder a partes nuestras que los demás no conocen, y que este nos haga vulnerable, provoca ciertas resistencias.
  2. Temor al fracaso: El miedo a que pueda salir mal y a pasarlo mal después, hace que muchos desarrollen mecanismos defensivos para evitar sentir.
  3. Duelos sin cerrar: Encontrarse inmerso en un proceso de duelo, hace que no nos demos permiso para iniciar una relación.
  4. Heridas narcisistas: Si de pequeños no recibimos el cariño adecuado de nuestros cuidadores principales, el niño llega a la edad adulta con una serie de carencias afectivas que les lleva a desarrollar temores ante la implicación emocional.
  5. Situación vital: A veces, estamos tan focalizados en una esfera en concreto, como sacar adelante un proyecto que abandonamos todas las demás.

Perfiles y pseudoperfiles

Existen perfiles de personalidad donde esto es más o menos temporal. En primer lugar, hablaríamos de los buscadores de novedad, se trataría de personas con acusados rasgos de extraversión, y dificultades para establecer limites, que tienen una dificultad enorme para intimar con los demás, siendo su modus operandi la no implicación afectiva con el otro. En los casos más extremos encontramos al perfil narcisista y al explotador.

Por otro lado, están los denominados pseudoperfiles o perfiles falsos, donde, se encuentran, las personas que han desarrollado un mecanismo defensivo porque les han hecho daño y establecen  límites muy distantes con respecto al otro. Este comportamiento responde a una decisión personal y se sobreentiende que es algo puntual; pasado un tiempo podrían volver a vincularse afectivamente. A ellas se añaden las personas que encuentran en la ausencia de compromiso la vía para obtener otro tipo de cosas como compañía o cariño. Perfiles de tipo sufridor, como las personalidades dependientes, serían ejemplos de ello. En ambos casos, esta forma de vincularse es temporal. 

Consejos para una relación sin compromiso

Es importante tener en cuenta una serie de aspectos antes de decirte a vincularte de este modo y no pasarlo mal, ya que los malentendidos suelen ser habituales, sobretodo, si no sabemos como hacerlo:

  1. En primer lugar, tener claros tus límites: Qué estás dispuesto a tolerar y qué no, hasta donde puedes y quieres implicarte y hacérselo saber al otro de forma asertiva.
  2. Conocerte:  Es importante que previamente hagas un ejercicio donde te sinceres y valores si eres capaz de establecer este tipo de relación, ya que no todo el mundo puede. Entender tu momento vital también te será de gran ayuda.
  3. Hablar antes de hacer nada: Comunica al otro los límites; qué está permitido y qué no para no dar lugar a malentendidos.
  4. Practicar sexo seguro: Esto ha de ser así siempre, pero mucho más con personas donde no hay implicación emocional y se entiende que es algo puntual.

Otros contenidos del dosier: Relaciones

Comentarios

Artículos destacados

Educación constructivista: en qué consiste
Educación constructivista: en qué consiste

En estas escuelas no hay libros de texto, sino que se trabaja por proyectos. Los niños dirigen su propio proceso de...

La felicidad de las parejas en igualdad
Adicto a las relaciones complicadas
¿Qué es el “gaslighting”?
Brownout: el trabajador desmotivado
¿Tu hijo puede ser un genio de las mates?

Los estudiantes suelen quejarse de que muchas de las materias que estudian no les servirán después. Sin embargo, tener un ...

Hacer otros Test