Relaciones abiertas: ¿Qué implica el amor libre?

El 66% de la población admite ser o haber sido infiel a su pareja. Es natural que en algún momento de nuestra vida nos encontremos con una persona que nos atrae de forma física o psicológica y muchos factores nos pueden llevar a ser infieles. Entre esas causas está la de pasar por un mal momento en nuestra relación actual pero no es ni mucho menos la única razón y se puede ser infiel y no tener ningún problema de pareja.

No es extraño que estas infidelidades acaben siendo descubiertas por la pareja y, aunque algunas son perdonadas, los “cuernos” son la principal causa de divorcio.

Admitiendo la posibilidad de caer en la tentación, hay parejas que toman la decisión de tener una relación abierta, es decir no exclusiva.

Poligamia o poliamor

No todas las culturas son monogámicas. En los países islámicos es muy común la poliginia (un hombre con varias mujeres), mientras que en algunos lugares de la India se practica la poliandria (una mujer con varios hombres). Estas tradiciones responden a necesidades económicas y costumbres sociales y religiosas. La monogamia y la poligamia son impuestas y normativizadas por la cultura.

Pero el poliamor es una decisión que toma la pareja, no está impuesta desde el exterior. Aún así se es mucho más respetuoso en general con las costumbres culturales que con las decisiones personales, y estas parejas que deciden llevar una relación libre se encuentran muchas veces con la incomprensión de la gente de su alrededor. En general se ve mejor, incluso, la infidelidad, que el acuerdo previo de poder estar con otras personas para evitar la traición de la mentira.

Piensa un momento, si definieses tu relación amorosa perfecta, ¿cómo sería?

El contrato de pareja abierta

Todas las relaciones (amistad, familia, pareja…) conllevan un acuerdo. Casi siempre es implícito, pero sí que hay momentos en los que se pone sobre la mesa, sobre todo cuando ocurren cambios en la relación.

En las relaciones de pareja damos por hecho las condiciones del acuerdo, según lo que siempre hemos vivido y nos han enseñado. Una de las partes más importantes es la de la exclusividad pero es curioso que, a pesar de su importancia, rara vez se habla del tema o se establecen los términos, por ejemplo; ¿dónde empieza la infidelidad?, en el caso de que ocurra ¿qué debe hacer el miembro de la pareja que tiene otra relación? ¿Qué se espera de la persona a la que se es infiel?

En el caso de las parejas abiertas este término de exclusividad no existe y cada miembro puede tener relaciones con otras personas. Pero también hay cosas que discutir; hay parejas que admiten las relaciones sexuales ocasionales pero no las relaciones duraderas, unas establecen la norma de ser siempre sinceros y contarse acerca de las otras parejas y algunas prefieren no saber nada.

En general suelen constar de una pareja primaria con la que hay un proyecto de futuro e incluso matrimonio e hijos y parejas secundarias, pero la gestión de esas otras parejas está establecida en el contrato y también puede cambiar a lo largo de la vida.

Pros y contras de la relación abierta

Las ventajas 

  • La sensación de libertad que da, no solo el poder estar con quién quieras sino el librarte de los celos.
  • Mayor respeto por la individualidad de la persona. El amor no implica prohibir ni poseer.
  • La seguridad de que, los momentos juntos, son momentos en los que ambos quieren estar con el otro y no con otra persona (ya que podría estarlo si quisiera).
  • En muchos casos las relaciones extrapareja se reducen, puesto que no son algo prohibido o arriesgado y pierden interés.
  • Si los términos del contrato están claros y ambos están de acuerdo, la relación tiene más posibilidades de éxito que una cerrada (que puede correr el riesgo de infidelidad).
  • No implica renunciar a nuevas experiencias o conocer a otras personas.
  • Elimina gran parte del problema de caer en la rutina con tu pareja.

Las desventajas

  • Los términos del contrato deben estar muy claros.
  • Nunca se debe hacer sin estar seguro o por miedo a perder a tu pareja. Hay que tener una autoestima muy fuerte.
  • Los celos ya no valen y ese tipo de reproches no existen, pero muchas veces no se pueden evitar.
  • Puede haber problemas si un miembro de la pareja tiene muchas relaciones secundarias y el otro muy pocas o ninguna.
  • Esencial el uso de anticonceptivos de barrera por el riesgo de ETS.
  • Existe el riesgo de enamorarse de alguna de las parejas secundarias.
  • La presión social.

Otros contenidos del dosier: Relaciones

Comentarios

Artículos destacados

Educación constructivista: en qué consiste
Educación constructivista: en qué consiste

En estas escuelas no hay libros de texto, sino que se trabaja por proyectos. Los niños dirigen su propio proceso de...

La felicidad de las parejas en igualdad
Adicto a las relaciones complicadas
¿Qué es el “gaslighting”?
Brownout: el trabajador desmotivado
¿Tu hijo puede ser un genio de las mates?

Los estudiantes suelen quejarse de que muchas de las materias que estudian no les servirán después. Sin embargo, tener un ...

Hacer otros Test