¿Hace falta romper con Facebook para olvidar a un ex?

El 57% de las parejas que decide poner punto y final a su relación siguen siendo “amigos” en Facebook, y el 86% tiene acceso a fotografías e informaciones de su ex. Si bien la ruptura virtual entre los dos antiguos amantes no es tajante ni repentina, la realidad es muy distinta, ya que ninguno se plantea quedar con el otro para charlar. “La ruptura virtual parece menos difícil si se mantiene el contacto en Facebook, pero no es mas que un falso pretexto”, analiza la psicóloga y coach Céline de Donno.
En otras palabras, a menos que la ruptura haya sido amistosa, durante los primeros meses de soltería, ninguno de los dos quiere ser amigo del otro. Y lo mismo ocurre en el plano virtual. Eso es lo que piensa Laura, de 28 años, que rompió hace poco con su novio. “De inmediato eliminé a mi ex de mi lista de amigos. No quería verlo ni en pintura así que, ¿para qué seguir teniendo su contacto en Facebook?”, explica la joven.

Facebook alimenta una relación de dependencia

Además, ser “amigos” en Facebook es, sobre todo, una forma nociva de seguir teniendo un ojo puesto en la vida del otro. Un comportamiento nefasto del que Martín, de 32 años, no se esconde. “Llevo separado más de un año de mi expareja y sin embargo continuo mirando su muro casi a diario. No puedo evitarlo, es más fuerte que yo”, explica. Una intrusión que no nos ayuda en absoluto durante la etapa de duelo de una relación amorosa y que, en la vida real, jamás nos permitiríamos. ¿O acaso espiarías a tu ex debajo de su casa?

“Facebook alimenta un sinfín de fantasías. Nos empuja a construir un imaginario totalmente falseado basándonos en informaciones del muro, comentarios, fotografías… Espiar el perfil de Facebook de nuestra expareja alimenta una relación de dependencia, lo cual puede ser tóxico e impedir que nos fijemos en otra persona. Ese tipo de relación nos obliga a estar constantemente pensando en el otro”, recalca Céline de Donno.

Vigilar a un ex en Facebook: del divertimento a la obsesión

Por otro lado, la especialista distingue dos tipos de perfiles. Es normal echar un vistazo de vez en cuando al perfil de nuestro ex. “Siempre y cuando sea para entretenerse y ocurra como mucho una vez al mes”, avanza la psicóloga, aunque a veces sintamos “un pinchazo en el corazón, como si le hubiéramos visto paseando por la calle”.

En cambio, “mirar el perfil de un ex a diario es más problemático, porque puede incentivar una obsesión además de unos celos enfermizos”, añade Céline de Donno. En ese caso, si no somos capaces de controlarnos, es preferible eliminar ipso facto a nuestra expareja de la lista de amigos.

Facebook, fotografías y vida privada

En la famosa red social, las imágenes juegan un papel fundamental ya que son el testimonio de la intimidad que queremos mostrar a los demás. “Cuando por fin me decido a colgar alguna fotografía de mi pareja para presumir de mi felicidad… ¡boom! Rompemos. Fue horrible porque ya no podía controlar lo que se publicaba en el muro de mi ex”, explica Marta, de 29 años. 

Para Céline de Donno, eliminar ciertas fotografías de Facebook es, sin duda alguna, parte del proceso de duelo de una relación, del mismo modo en que guardamos todos los recuerdos en una cajita. “En mi opinión, es preferible retirar las fotografías en pareja de Facebook y guardar algunas para nosotros. No hace falta destruir el pasado de golpe y porrazo, sino conservarlo sin exponerlo al resto”, explica la psicóloga.

También nos recuerda que uno de los mayores defectos de Facebook: no solo perdemos nuestro derecho de imagen, sino que también podemos pisotear el de los demás. “Por eso animo a todo el mundo a ser prudente cuando cuelga algo en Facebook. Después, cada uno es libre de decidir cómo quiere revelar su vida privada”, insiste. Pero no hay que olvidar que si los verdaderos amigos se cuentan con los dedos de una mano en la vida real, lo mismo debe aplicarse a Facebook. Así pues, cuidado con las confidencias post-ruptura.

Por último, tanto en el plano real como virtual, no estamos atados a ninguna “obligación de revelar con todo detalle nuestra vida en pareja”, concluye Céline de Donno. Asumir la ruptura en Facebook no es algo bochornoso, ¡sino todo lo contrario! Asumirla nos puede ayudar a pasar página.

Paulina Jonquères d'Oriola

Fuentes:

Facebook Surveillance of Former Romantic Partners: Associations with PostBreakup Recovery and Personal Growth - Tara C. Marshall - Cyberpsychology, Behavior, and Social Networking publicado en formato virtual el 4 de septiembre

Entrevista con Céline de Donno, psicóloga y coach en Parship.fr

Otros contenidos del dosier: Ruptura

Comentarios

Artículos destacados

El estrés de ser padres
El estrés de ser padres

El síndrome de desgaste parental, aún hoy tabú, se encuentra más extendido de lo que pensamos, ya que quienes lo sufren...

La erótica del poder
Peligros de exponer a tus hijos en redes
Tener pareja en la era single
Los 30 son los nuevos 20
¿Tu hijo puede ser un genio de las mates?

Los estudiantes suelen quejarse de que muchas de las materias que estudian no les servirán después. Sin embargo, tener un ...

Hacer otros Test