Las 10 normas para acertar a la hora de hacer un regalo

Conoce a la persona

Todos sabemos que es mucho más fácil regalar a tu pareja que a tu cuñado, simplemente le conoces mejor. Tomarte un momento para conocer a esa persona más facilita mucho las cosas. Un truco muy útil si realmente quieres ser un buen “regalador” es ir apuntando durante el año ideas de regalos para las personas de tu alrededor, según lo que vayan comentando en las reuniones familiares, por ejemplo.

Experiencias mejor que objetos

Por algo las cajas de experiencias han proliferado en los últimos años, y es que los estudios demuestran que es mucho más gratificante vivir una experiencia nueva que tener un objeto de valor. Cuando recibimos un objeto que nos gusta vivimos la euforia en ese momento pero, con el tiempo, ese entusiasmo se va disipando. En cambio, las experiencias se graban en nuestra memoria emocional y cuando recordamos, volvemos a sentir esa alegría.

Nunca regales dinero

No es que no nos guste recibir dinero, muchas veces incluso preferimos que nos lo regalen y nosotros comprarnos lo que necesitemos, pero si eres un regalador de verdad nunca darás dinero. Cuando damos dinero lo hacemos con la intención de que esa persona se compre algo que de verdad le guste, pero existe el riesgo que lo utilice en algo que necesita, como gasolina o calcetines y se pierde la esencial del regalo.

Piensa el regalo muy bien

Se dice que la intención es lo que cuenta, pero no es cierto. Lo que cuenta es que el regalo guste. Cuando recibimos un regalo que no nos gusta nada, inmediatamente pensamos en cuáles son las intenciones de detrás y casi siempre llegamos a la conclusión de que esa persona no se ha detenido a meditarlo ni un minuto. Si sabes que lo que realmente quiere es una pelota, no te líes pensando que puede ser un regalo obvio, dale una pelota.

Piensa en si esa persona tiene tiempo para disfrutarlo

Si sabes que va como loco a todas partes, que no consigue sacar un rato ni para comer tranquilo, no le regales algo que le va a ocupar mucho tiempo montar, entender o utilizar. Mejor regala un objeto que pueda optimizar su tiempo, como un robot de cocina que le permita usar ese raro que ocupa cocinando en otras cosas que sí le apetecen.

No intentes revelarle nuevos gustos

Por mucho que a ti te parezca que a esa persona le pega muchísimo hacer snowboard, te podemos asegurar que sabe que ese deporte existe y si quisiera practicarlo ya lo habría hecho o hubiese manifestado su deseo. Está bien intentar que el regalo sea original pero nos tenemos que olvidar de lo que a nosotros nos gustaría para centrarnos en lo que le gustará a la persona que lo recibe.

Regala experiencias a compartir contigo

Como decíamos, las experiencias llenan más que los objetos materiales pero si además son momentos a compartir con el regalador, el efecto se multiplica por mil. Si sabes que le encantaría aprender a cocinar, un curso de cocina es ideal pero a lo mejor no le apetece ir solo y lo va dejando, seguro que si te apuntas al plan ese curso está mucho mejor aprovechado. También puedes regalar experiencias que tú ya hayas disfrutado y puedas dar ideas, como un libro que te encantó o un fin de semana en esa casita rural de la que tanto le hablas.

Regala algo que él no se compraría

Hay muchas cosas que nos gustaría tener pero que no nos compraríamos, o bien porque son un poco caras y consideramos que sería un exceso gastarnos el dinero en ello o bien porque creemos que no corresponde a nuestra edad o nuestra posición. Por ejemplo puedes regalar un juguete de su infancia que siempre recuerda o unos cascos de música un poco más caros que sabes que él no compraría.

Envuélvelo con cariño

Es cierto que el papel de envolver va a ir a la basura pero cuando vemos un paquete bien envuelto, con un papel que se ve que ha sido pensado para nosotros y con algún detalle especial sentimos que esa persona de verdad se ha tomado un tiempo con nuestro regalo. Solo hacer eso le da al detalle muchos puntos. A lo mejor no es mala idea ver un par de vídeos para conseguir un acabado impresionante.

Incluye una tarjeta

Adjuntar una tarjeta, una nota o una carta en la que expliquemos lo que esa persona significa para nosotros, o como nos gustaría que disfrutase de ese regalo, o como queremos ser recordados…detalles que, una vez más, hacen del paquete algo diferente. Aunque es importante que esa nota sea de verdad, escribir unas sentidas palabras a alguien apenas conocido no tiene mucho sentido y puede quedar falso.

Otros contenidos del dosier: Relaciones sociales

Comentarios

Artículos destacados

Educación constructivista: en qué consiste
Educación constructivista: en qué consiste

En estas escuelas no hay libros de texto, sino que se trabaja por proyectos. Los niños dirigen su propio proceso de...

La felicidad de las parejas en igualdad
Adicto a las relaciones complicadas
¿Qué es el “gaslighting”?
Brownout: el trabajador desmotivado
¿Tu hijo puede ser un genio de las mates?

Los estudiantes suelen quejarse de que muchas de las materias que estudian no les servirán después. Sin embargo, tener un ...

Hacer otros Test