Micromachismos: qué son y cómo detectarlos

“Las leyes son como las mujeres están para violarlas”, alegaba hace unos años un alto cargo en la política española que dimitía días después. El ejemplo, tal vez un tanto extremo, pone de manifiesto que permitirse la licencia para expresarse de tal modo lleva implícito parte de nuestro acervo cultural. Tal vez, estas palabras no maten, en el sentido literal del término, pero la huella que dejan resulta difícil de borrar. En una sociedad todavía patriarcal este tipo de comportamientos son ejemplo de las todavía relaciones de subordinación de la mujer frente al hombre.

En este artículo analizaremos el micromachismo, un tipo de maltrato cruel y sibilino, imperceptible en muchas ocasiones debido a su “consentimiento social”, y que no por el hecho de ser “micro” implica menor intensidad de daño. Hablaremos de en qué consiste, cómo detectarlo y, sobre todo, de qué pautas podemos seguir para erradicarlo.

Micromachismos: qué son y qué buscan

El término micromachismo empezó a utilizarse a principios de la década de los 90, término que creó el psicólogo Luis Bonillo, haciendo referencia a aquellas “pequeñas tiranías quasi-imperceptibles, debido al grado de consentimiento de las mismas, que buscan demostrar la superioridad del hombre frente a la mujer”, y a la que todavía hoy día se sigue considerando como el sexo débil. Se considera un tipo de “violencia blanda” que en el entorno de pareja puede ser el caldo de cultivo de relaciones vejatorias. Principalmente lo que busca la persona que hace qué tiene comportamientos micromachistas es:

  • Imponer y mantener su supuesto dominio y superioridad.
  • Reafirmarse en el rol del “fuerte”.
  • Erradicar cualquier supuesto aumento de poder por parte del otro.
  • Aprovecharse de ciertos “prestigios” al ser el “privilegiado”.
  • Hacer uso del“rol de cuidador” asignado históricamente a la mujer.

Ejemplos de micromachismos en nuestro día a día

Como bien comentamos al inicio, el nivel de imperceptibilidad de la misma, radica en que ni tan siquiera se es consciente de ello. El micromachismo está vigente en multitud de sectores, donde los estereotipos de género y sus roles asignados, siguen muy presentes. Veamos algunos ejemplos claros de ello.

  1. Brecha salarial: Por poner un ejemplo, en España, las mujeres cobran entre un 20/30% menos, con respecto al hombre, por una misma categoría profesional.
  2. Ocupación de altos cargos directivos: Pese a que cada vez, hay más estudios que corroboran que la mujer tiene más formación superior que el hombre, esto a efectos prácticos no se ve reflejado, ya que en el 90% de las empresas, los altos cargos están ocupados por hombres. 
  3. Conciliación familiar: Las políticas de conciliación familiar de las empresas rara vez tienen en cuenta al hombre, dando por hecho que es la mujer la que lleva el peso del hogar, resultando doble carga, trabajo en casa y fuera de ella, sin apenas ayudas.
  4. Uso desigual de las tareas domésticas: Pese a que cada vez hay mayor conciencia por parte del hombre, la mujer sigue llevando en el 80% de los casos, el peso del hogar, existiendo un reparto desigual de las tareas domésticas.
  5. Uso sexista del lenguaje: Perceptible en el día a día y en el uso que hacemos del mismo donde determinados calificativos en género masculino tienen un significado positivo y en género femenino es peyorativo.
  6. Baño de mujeres: Donde podemos ver el símbolo de cambiador de bebes, que no aparece en el de hombres, dando por hecho que esta tarea recae en nosotras.
  7. Importancia de la imagen en los medios y la sociedad: A nosotras se nos exige además de la formación pertinente “ser guapas” y “permanecer jóvenes y atractivas” aspectos, que se relacionan con el éxito femenino, mientras a ellos, no.
  8. Prejuicios entorno a nuestra indumentaria: Se nos juzga en función de como vestimos siendo tema principal en multitud de comparecencias públicas, donde lo importante es el contenido verbal, quedando éste relegado a un segundo plano.
  9. Campañas publicitarias: Hace unos meses una empresa española lanzó unas camisetas donde se leía “es inteligente como papá” ,“bonita como mamá” . Se da por hecho que el rosa es de chicas el azul para chicos. A nosotras nos anuncian cosméticos, a ellos coches, y así multitud de ejemplos.
  10. Uso de nuestra sexualidad: Si la mujer expresa abiertamente su vivencia libre de la sexualidad es juzgada de forma diferente a si es el hombre, el que lo hace.
  11. Actitudes paternalistas y/o controladoras por parte de la pareja, indicativos que demuestran que el es el “fuerte” y por tanto el que “tiene que proteger”.

Consecuencias del micromachismo

Hacerse consciente de todo esto que está tan vigente es importante porque conlleva grandes secuelas emocionales como: se mina nuestro potencial como ser humano con independencia de si se es hombre o mujer, además de la creencia de que estamos en segunda escala, y posibles cuadros de fatiga crónica por sobreesfuerzos ante tareas que deberían estar repartidas y/o sensación de poco apoyo social, así como desmoralización y su correspondiente repercusión en autoestima y autoconcepto, así como, gran sensación de impotencia.

Cómo erradicarlo

  1. Implantando políticas de igualdad que trabajen sobre esto.
  2. Realizando campañas de prevención de las mismas. El trabajo desde las bases es muy importante. Por tanto, las escuelas tienen un papel prioritario en establecer una educación basada en la igualdad de géneros.
  3. Implementando recursos de apoyo psicológico a aquellas personas que se encuentran aquejadas por el mismo, así como, centros de reeducación.

Trabajar en ello es trabajar por la evolución social, los grandes cambios no son cuestión de un día pero con perseverancia se consiguen. ¡Hagámoslo posible!

Otros contenidos del dosier: Relaciones sociales

Comentarios

Artículos destacados

Cómo mejorar tu relación familiar
Cómo mejorar tu relación familiar

¿Malas relaciones con tu familia? Nunca es tarde para rectificar y mejorar las relaciones familiares, aprende cómo...

10 formas sencillas de mejorar tu autoestima
Yo perdono pero no olvido
Homeopatía: ¿Cómo se fabrica?
Madre e hija: ¿rivales o amigas?
¿Tu hijo puede ser un genio de las mates?

Los estudiantes suelen quejarse de que muchas de las materias que estudian no les servirán después. Sin embargo, tener un ...

Hacer otros Test