Todo lo que tienes que saber para viajar en avión con tu bebé

El asiento, el equipaje o la comida son algunas de las dudas que le pueden surgir a cualquier madre que quiera viajar con su bebé, aunque la primera incógnita es cuándo puede un bebé viajar en avión por primera vez. Si el bebé goza de buena salud podrá viajar entre las dos y cuatro primeras semanas, cuando haya eliminado el líquido que pudo haber retenido en el interior de su oído medio.
Pero lo normal es que sea el estado de la madre lo que determine cuándo es recomendable viajar. En cualquier caso, antes de ponerse en camino, hay una serie de aspectos en los que se debe poner especial atención.

Es importante conocer las políticas de vuelo para bebés que ofrece cada compañía aérea. Aunque la mayoría de los bebés menores de dos años vuelan en brazos de sus padres y no ocupan asiento, todos tienen que pagar por volar.
Según un estudio del buscador internacional de vuelos Skyscanner, la mayoría de las aerolíneas suelen cobrar un 10 % del coste del billete del adulto, en algunas de ellas hay una tarifa fija como en Aer Lingus de 19 € o en Rayanair de 30 €.
La otra opción es reservar un asiento adicional para bebés, su precio está entre un 70 y 80 % del precio del billete del adulto, aunque hay algunas aerolíneas que cobran la tarifa de adulto completa, como Easyjet, y otras como Air France que solo cobran el 15 %. Con esta segunda opción habría que reservar el asiento de al lado del bebé para un adulto.

El equipaje es otro de los puntos a tener en cuenta. Además de tu propia maleta, lo normal cuando se va con un bebé, es llevar otra maleta y un cochecito, silla de coche o cuna de viaje. En general, como mínimo esté permitido viajar con dos bultos por parte del bebé, que pueden ser la maleta y el cochecito.
Si se reserva asiento, existe la opción de llevar el chasis del cochecito como equipaje de mano, pero si no hay capacidad suficiente lo bajarán a la bodega. El momento de embarcar es más caótico aún que el de facturar. Algunas compañías dan prioridad a los padres en esta situación, sin necesidad de hacer colas. Otras sin embargo, exigen abonar un extra para embarque prioritario.

Y cuando ya estás dentro del avión hay varios aspectos importantes a tener en cuenta. Si el bebé está en periodo de lactancia, es favorable dar el pecho en el momento de despegue y aterrizaje, lo mismo si lo que toma es el biberón.
Todos sabemos que está prohibido llevar líquidos, pero muchas aerolíneas hacen una excepción con los bebés, aunque algunas piden que la madre lo pruebe antes de subir, para descartar que sea un explosivo líquido. Si el vuelo va a ser largo, lo mejor es llevar alimentos envasados al vacío para que se conserven bien.

Lara Sánchez (EP)

Otros contenidos del dosier: Vacaciones

Comentarios

Artículos destacados

Educación constructivista: en qué consiste
Educación constructivista: en qué consiste

En estas escuelas no hay libros de texto, sino que se trabaja por proyectos. Los niños dirigen su propio proceso de...

La felicidad de las parejas en igualdad
Adicto a las relaciones complicadas
¿Qué es el “gaslighting”?
Brownout: el trabajador desmotivado
¿Tu hijo puede ser un genio de las mates?

Los estudiantes suelen quejarse de que muchas de las materias que estudian no les servirán después. Sin embargo, tener un ...

Hacer otros Test