¿Debo ponerme la vacuna de la gripe?

¿Es necesario que me vacune cada año?

La respuesta es que sí. De hecho, hemos de pensar que el virus que origina el cuadro gripal muta (esto es, cambia sus características físicas, por así decirlo) cada año. Con lo que la vacuna que nos pusimos hace un año (si así fue), no nos sirve ya ahora.

¿En qué momento del año me vacuno?

Las campañas en los centros de salud suelen desarrollarse al principios/mediados de otoño, de cara a llegar al momento de mayor irrupción de la epidemia gripal (finales de diciembre y todo el mes de enero), con la mayor cantidad de defensas en nuestro cuerpo. Sin embargo, también se puede aplicar fuera de este período. Por ejemplo, si nos planteamos ir de viaje al hemisferio contrario, durante la época en que allí se está desarrollando la epidemia de gripe. 

¿A quienes le resulta más beneficiosa?

Hablaríamos de “Indicaciones especiales para la vacunación de la gripe” en los siguientes grupos de personas. Y el motivo es que se trata de individuos en que, un eventual contagio por el virus de la gripe, puede originar problemas y complicaciones de salud severas. Vamos a conocer esos grupos:

  • Toda persona que ya ha cumplido los 60 años entraría dentro del grupo de personas “interesantes a vacunar”.
  • Todo individuo que vive o trabaja en instituciones cerradas, como son residencias geriátricas, centros de enfermedades crónicas, o de enfermedades mentales, o trabajadores o residentes en prisiones.
  • Niños o adultos que padezcan algún tipo de enfermedad pulmonar crónica (asma o bronquitis crónica, fibrosis quística…).
  • Niños o adultos que padezcan alguna enfermedad cardiológica crónica.
  • (Grupo nuevo, al menos, en parte): Adultos o niños que durante el año anterior padecieron alguna enfermedad crónica tipo diabetes, insuficiencia renal, anemias, o algún tipo de inmunodeficiencia crónica (linfoma, leucemia, infección por el virus de la inmunodeficiencia humana, extirpación del bazo…), y que requirieran o no ingreso hospitalario por tal motivo.
  • Personas con un Índice de Masa Corporal (IMC) superior a 40 (lo que denominamos comúnmente, Obesidad Mórbida).
  • Niños y adolescentes que, debido a alguna enfermedad crónica o subaguda, hayan seguido tratamiento con ácido acetilsalicílico (aspirina) en los últimos meses. Esto es debido al riesgo de padecer el denominado Síndrome de Reye que presentan estas personas.
  • Mujeres embarazadas que “pasen por la época gripal” (invierno) durante su gestación.
  • Personas en contacto con cualquiera de los individuos reseñados anteriormente; bien por motivos laborales (sanitarios y no sanitarios, personal de seguridad como policías, bomberos…), como los familiares convivientes con dichas personas.
  • Personas que no se vacunaron en su momento, y que desean, por viaje de motivo laboral o de ocio, cambiar de hemisferio. Si van al destino elegido durante la época gripal allí, conviene que se vacunen de la gripe antes de salir.

¿Dónde debo dirigirme para ponerme la vacuna?

A tu centro de salud más cercano. A mediados de octubre, aproximadamente, se prevé comenzar la campaña vacunal masiva, y adaptaremos nuestro desempeño laboral a tal tarea durante varias semanas, en cada centro. Puede, por tanto, informarse en su ambulatorio de referencia. 

Otros contenidos del dosier: Vacunas

Comentarios