Vacunas en el embarazo: ¿cuáles están indicadas?

Lo primero es ver si la necesita

Para ello, la cartilla o libro de vacunación es esencial. Conviene, sobre todo, conocer si la mujer ha sido vacunada de hepatitis B, sarampión, rubéola y parotiditis (o bien, si ha pasado en la infancia o en la adolescencia alguna de estas entidades). Le preguntaremos también si cree haber pasado la varicela, y si está al día en vacunación para difteria, tétanos y tos ferina. 

La vacuna antigripal puede ponerse

Sobre todo, si la mujer pasará por la época de gripe (mediado el período invernal) durante el embarazo. En ese caso, y siempre que se pueda, se informará a la mujer de la conveniencia de vacunarse. Y, si podemos elegir el momento de la gestación, siempre mejor hacerlo durante el tercer trimestre de la misma.

Vacunas que podemos aplicar en el embarazo

En este grupo están determinadas vacunas que, pese a que no debemos insistirle a la persona en su vacunación, no han demostrado ser dañinas para madre y/o hijo. 

  • Vacuna que incluye difteria, tétanos y tos ferina; o bien, la que incluye sólo difteria y tétanos. Conviene que la gestante, antes de exponerse al parto, esté completa y correctamente vacunada de estas entidades. Si no fuera así, y en caso de duda, siempre es mejor evitar, dentro de lo posible, el primer trimestre del embarazo.
  • Vacuna de Haemophylus influenzae (Hib): Sólo en los casos en que la gestante padezca algunas de las condiciones de salud que predisponen a padecer cuadros graves por Haemophylus (ausencia quirúrgica, o tras traumatismo, del bazo, por ejemplo). 
  • Vacuna antimeningocócica: Igual caso que el anterior: Sólo vacunaremos a aquellas personas pertenecientes a los grupos de riesgo que, a saber, son los siguientes: ausencia por traumatismo o por cirugía de bazo, contacto con alguna persona afecta de meningitis, o bien, un viaje que no pueda ser demorado a una región donde esta bacteria sea endémica (esté en el ambiente de forma habitual).
  • Vacuna antineumocócica: Si no tenemos más remedio que aplicarla, conviene utilizar la vacuna de polisacáridos, por encima de la conjugada. Las gestantes podrían considerarse grupo de riesgo si además de su embarazo, padecen algún tipo de enfermedad que haga disminuir la inmunidad. También sería un caso a tener en cuenta si la embarazada padeciese algún tipo de enfermedad pulmonar crónica que “facilitara” la infección y desarrollo de una neumonía por este agente.
  • Vacuna para virus de la hepatitis A: Únicamente vacunaremos a la gestante si ha de viajar a un país donde esta infección sea endémica, o bien, si padece del hígado de forma crónica, y no está correctamente vacunada. No obstante, también se consideran grupos de riesgo (en los que conviene tener en consideración la vacunación por el virus de la hepatitis A) los siguientes:
  1. Menores de 35 años, que vivan en comunidades o zonas de alta incidencia de hepatitis A.
  2. Trabajadores de aguas residuales.
  3. Que hayan recibido trasfusiones de sangre, o concentrados de hematíes por una anemia severa previa.
  4. Personal de guarderías.
  5. Personal de centros de internamiento de personas con deficiencias mentales
  6. Adictos a drogas endovenosas.
  7. Personal sanitario, de prisiones, o militares.
  8. Manipuladores de alimentos.
  • Vacuna del virus de la hepatitis B: Se trata de un caso diferente a los anteriores, puesto que aquí no hemos de plantearnos más que sí la gestante no está correctamente vacunada, ha de recibir la dosis que le toca. Son casos especiales, en los que hemos de asegurarnos que la gestante esté correctamente vacunada, todas aquellas personas embarazadas diagnosticadas de hepatitis crónica por virus C.
  • Vacuna inactiva de la polio: Sólo indicada en gestantes que van a viajar a zonas endémicas, y que no pueden demorar dicho viaje.
  • Vacuna de la fiebre tifoidea: Similar caso al anterior: Indicada sólo si la gestante viaja a un área endémica.
  • Vacuna cólera: No indicada, por falta de estudios de seguridad.
  • Vacuna de la rabia: Si requerimos defensas (inmunización) tras exponernos a la misma, o debido al desempeño laboral que tenemos. 

Vacunas aplicables en caso de extrema necesidad

  • Vacuna contra el virus del papiloma: Existen pocos datos en embarazadas, y pese a que se cree que la vacunación no comportaría riesgo, no podemos asegurarlo científicamente. Así, pues, mejor dejarlo para otro momento.
  • Vacuna contra la fiebre amarilla: Como bien sabemos, se trata de una vacuna que se aplica a personas que han de viajar a zonas donde esta entidad es endémica (hay más casos de los que padecemos en nuestras latitudes). Opciones: O posponemos el viaje (si se puede), o vacunamos advirtiendo a la gestante (si el viaje no puede demorarse). 

Vacunas contraindicadas durante la gestación

Aquí quedan incluidas las vacunas preparadas a base de virus vivos atenuados (debilitados, y con poca, aunque no nula, capacidad infectiva): La vacuna triple vírica, que como todos sabemos, incluye cepas de sarampión, rubéola y parotiditis; y la vacuna de la varicela.

En estos casos, además de evitar la vacunación durante la gestación, las mujeres deben adoptar algunas medidas más:

  • No quedarse embarazadas en las siguientes 4 semanas a la aplicación de una de estas vacunas.
  • Asegurarnos, mediante un test de embarazo rápido de orina, que la mujer que va a recibir la dosis de vacuna no está embarazada.

Consideraciones sobre niños y bebés

  • Los niños y otros contactos familiares de una mujer embarazada sí que pueden vacunarse, si lo necesitan, o si, en el caso de los niños, les toca por edad.
  • Los bebés, a los que en los primeros años de vida se les aplican las diversas vacunas que buscan inmunidad y protección, también pueden ser vacunados aunque convivan con una mujer embarazada.

Fuentes:

“Guía clínica de vacunación en el embarazo” en Fisterra.com

Curs APOS (Curs intensiu de medicina familiar i comunitària per a metges d’atenció primària) 2ª edición, Barcelona marzo-mayo de 2007, de la Societat Catalana de Medicina Familiar i Comunitària (camfic).

3ª edición de la “Guía de Actuación en Atención Primaria” de la Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria

Otros contenidos del dosier: Vacunas

Comentarios