¿Con qué compuestos nos automedicamos?

Todo el mundo ha tomado algún día pastillas contra la tos, un comprimido para el dolor de cabeza o un jarabe para bajar la fiebre. Más del 30% de la población se automedica, es decir uno de cada tres españoles. De media, cada hogar español compra al año un promedio de cinco cajas de dichos medicamentos sin pasar antes por la consulta médica. 

Los medicamentos de la automedicación

Los productos más utilizados sin receta médica son aquellos medicamentos denominados de prescripción médica facultativa (PMF). Es decir, que uno puede obtener mediante receta médica o comprarlos sin ella. Pero cuidado, este tipo de medicamentos solo puede venderse en una farmacia, y no pueden figurar en la zona de autoservicio, sino que están al otro lado del mostrador (over the counter, o OTC, en inglés). Tan solo el farmacéutico puede venderlos. 

¿Qué indicaciones se siguen para automedicarse?

La población opta por automedicarse para curar pequeñas afecciones de la vida cotidiana que no exigen una visita médica obligatoria. Para constatarlo, se recurre a la automedicación cuando se padecen:

  • Dolores de cabeza;
  • Dolores de estómago y problemas de digestión;
  • Dolores de garganta, o tos seca;
  • Fiebres (herpes);
  • Resfriados y rinitis;
  • Para dejar de fumar;
  • Pequeñas llagas, quemaduras o picaduras de insectos;
  • Enjuagues bucales y prevención de caries. 

Estas indicaciones se adivinan a través de los medicamentos más vendidos en cualquier farmacia: analgésicos, antidiarreicos, antitusivos, tratamientos para infecciones ORL, tratamientos para el herpes, tratamientos con nicotina y antisépticos. 

Los compuestos estrella

Los diferentes usos de la automedicación han permitido que ciertos medicamentos se conviertan en verdaderos “best-sellers”, con millones de cajas vendidas cada año. El “top ten” de estos productos es el siguiente:

  1. Frenadol complex (10 sobres)
  2. Couldina (20 comprimidos)
  3. Desenfriol
  4. Aspirina
  5. Ilvico
  6. Pharmagrip
  7. Bisolgrip
  8. Couldina instant (10 sobres)
  9. Frenadol PS (16 cápsulas)
  10. Propalgina 

Las reglas de la automedicación

Siempre hay que aplicar el sentido común para una automedicación sin riesgos. Es fundamental respetar ciertas reglas:

  • No reciclar medicamentos viejos que se guardan en el botiquín;
  • No usar nuevas recetas cuando todavía no se ha terminado la primera caja;
  • No reutilizar medicamentos que te han recetado (respeta las indicaciones del médico)
  • En cualquiera de los casos, pedir consejo al farmacéutico. 

Responsabilidad con los fármacos

Para mejorar las prácticas y dirigirnos hacia una automedicación denominada “responsable”, los farmacéuticos sugieren ciertos cambios. Para empezar, recomiendan que los precios sean libres y que los medicamentos solo puedan adquirirse en una farmacia, para evitar que la población pueda comprarlos en grandes superficies y que se omita el consejo de un profesional.

Los farmacéuticos subrayan que la cuestión no es impulsar el consumo, sino todo lo contrario, proponer un tratamiento de corta duración adaptado a la demanda. Sea recetado o adquirido para automedicarse, el medicamento sigue siendo un producto activo que exige ciertas precauciones.

A. Sousa

Otros contenidos del dosier: Automedicación

Comentarios