Todo sobre el nuevo fármaco antikilos

Aunque aún quedan trabas que sortear, se espera que el medicamento sea aprobado en breve y que dentro de unos meses –seguramente para la primavera– esté disponible en las farmacias europeas. Su principal beneficio, dicen, es que uno se sienta satisfecho nada más comenzar a ingerir alimentos (sin necesidad de tomar grandes cantidades) y que la comida “no engancha”.

Qué contiene y cómo actúa

La peculiaridad de esta nueva fórmula es que combina dos sustancias ya usadas anteriormente por separado para tratar ciertas adicciones y trastornos:

  • La naltrexona, utilizada para superar adicción al alcohol  y a los somníferos (opiáceos). Es un antagonista opioide y actúa principalmente en una zona muy concreta del cerebro, en el llamado “núcleo arqueado” del hipotálamo, que es un área cerebral muy relacionada con la ingesta de alimento y con el gasto de calorías.
  • El bupropión, un principio activo –que funciona como antidepresivo– empleado para ayudar a dejar el hábito tabáquico, superar la tristeza y evitar el trastorno afectivo estacional. Es un inhibidor de la recaptación de noradrenalina y dopamina y ejerce su función sobre todo en el llamado sistema de recompensa dopaminérgico mesolímbico, lo cual viene a significar que “apaga” la sensación de recompensa y de placer que se pone en marcha cuando comemos algún alimento que nos agrada especialmente.

Esta nueva herramienta contra la obesidad está disponible en Estados Unidos desde hace unos pocos meses aunque con otro nombre comercial. Allí, con 78 millones de adultos obesos, el laboratorio que lo fabrica espera encontrar el mercado perfecto, sin embargo debe repartirse “el pastel” con otros tres fármacos rivales.

En Europa las cosas son algo diferentes. Hasta el momento quienes deseaban seguir un tratamiento farmacológico para ayudarle a perder peso debían recurrir a un limitador de la absorción de grasas conocido como Orlistat (se vende sin receta a bajas dosis o con receta a concentraciones más elevadas) pero, al parecer, en muchos casos da lugar a problemas gastrointestinales.

Quienes lo podrán tomar

El nuevo medicamento antikilos se podrá adquirir en farmacias únicamente con prescripción médica, con receta, pero no se administrará a todo aquel que lo solicite sino únicamente a:

  • Adultos obesos, es decir con un Índice de Masa Corporal (IMC) superior a 30.
  • Aquellas personas con sobrepeso (IMC igual o superior a 27) pero con dos o más trastornos asociados a ese exceso de kilos, por ejemplo diabetes tipo 2, colesterol elevado o hipertensión.

Algunas sombras sobre el fármaco

De todas formas, los especialistas recuerdan que estos fármacos no son la panacea y que, a largo plazo, no funcionan si no se sigue una dieta baja en calorías y no se realiza ejercicio físico. Otro importante dato es que, como cualquier medicamento, tiene efectos indeseables y todavía se desconoce la repercusión que puede tener sobre los sistemas cardiovascular y gastrointestinal así como sobre el sistema nervioso central. De hecho, otros medicamentos contra la obesidad que actuaban también sobre alguna zona cerebral tuvieron que ser retirados tras comprobar, un tiempo después de su comercialización, que provocaba trastornos depresivos.

Finalmente hay que tener en cuenta que si a las 16 semanas de tomarlo no se ha logrado perder un 5% del peso inicial debe suspenderse el tratamiento. Y se debe consultar de inmediato al médico si aparecen náuseas, estreñimiento, vómitos, palpitaciones, mareos o sequedad en la boca.

Muchos especialistas y organismos sanitarios se muestran escépticos ante esta nueva propuesta antiobesidad. De hecho, la Agencia Francesa de Seguridad Sanitaria para Productos de Salud votó en contra de su comercialización porque consideró que la seguridad del medicamento no está suficientemente probada ni justificada la relación beneficio-riesgo, aunque el país vecino acatará la decisión última.

También pronto… “la píldora de la comida imaginaria”

En la actualidad también se investiga otra píldora antiobesidad, ésta a base de un compuesto llamado fexaramina. Se conoce como “la píldora de la comida imaginaria” porque tras tomarla envía al cerebro señales de saciedad tal y como ocurre cuando hemos ingerido alimento, para que gaste la energía reservada y queme la grasa acumulada.

Sin embargo, aún no han comenzado los ensayos en humanos y habrá que esperar a ver si los efectos secundarios son asumibles y qué uso se hace de este fármaco, ya que en algunos casos –y puesto que engaña al cerebro para que crea que ha comido– puede favorecer comportamientos anoréxicos.

Todo este panorama demuestra que la farmacopea no ha encontrado la fórmula idónea para ayudar a vencer los kilos de más y que, seguramente, siga siendo la fuerza de voluntad –para rebajar calorías y ser constante con el ejercicio– la herramienta más adecuada para volver a un peso saludable.

Fuentes:

1. “Contrave (Naltrexone 4 mg, 8 mg/Bupropion HCL 90 mg extended reléase Tablet”. Document of FDA. U.S. Food and Drug Administration

2. “Summary of opinión (initial authorisation) about Mysimba”. European Medicines Agency, 18 dec. 2014

3. “Intestinal FXR agonism promotes adipose tissue browning and reduces obesity and insulin resistance”. Sungsoon Fang et al. Nature Medicine

Otros contenidos del dosier: Avances farmacéuticos

Comentarios