Cuando los medicamentos inhiben el deseo sexual

Son muchos los medicamentos que producen problemas sexuales, pero no todos son sistemáticos. De modo que es importante no atribuir a los medicamentos todos los efectos negativos que se padecen ya que éstos a veces son consecuencia de la propia enfermedad. Según algunos estudios, por ejemplo, las enfermedades cardiacas, la hipertensión, la diabetes y la depresión pueden causar problemas de erección. Tampoco la mujer está exenta. Entre la depresión, las enfermedades hormonales y la menopausia, son numerosas las situaciones nefastas que entorpecen la sexualidad femenina.

Depresión: la historia del huevo y la gallina…

Los episodios depresivos a menudo van acompañados de una disminución de la libido. En los hombres víctima de esta enfermedad psíquica, los problemas de erección están presentes en el 90 por ciento de los casos. Por otra parte, se ha comprobado que la presencia de problemas de erección favorece la depresión. Estas dos patologías están, pues, íntimamente ligadas.

Además, ciertos antidepresivos son responsables de varios problemas sexuales (disminución de la libido, problemas de eyaculación, de erección…). Los antidepresivos implicados son principalmente los antidepresivos llamados tricíclicos, los inhibidores selectivos de la serotonina y los inhibidores de la monoaminooxidasa no selectivos.

La simple ansiedad y las benzodiazepinas utilizadas para combatirla también bajan la libido. Los neurolépticos, medicamentos utilizados en psiquiatría para la psicosis, resultan en problemas hormonales que repercuten en la libido.

Problemas de corazón, falta de libido

Ciertas enfermedades cardiovasculares provocan una disminución de la libido. Los medicamentos que más negativamente impactan en el deseo sexual son los betabloqueantes, que suelen utilizarse para tratar la hipertensión arterial, la insuficiencia cardiaca o la angina de pecho. Según las moléculas, los efectos sobre la sexualidad son más o menos frecuentes. El propanolol, el pindonol y el atenolol son los que más inciden en el descenso del apetito sexual.

A costa de poner en peligro su vida, algunos pacientes –sobre todo los hombres– llegan incluso a abandonar el tratamiento para recobrar su sexualidad.

La libido, cuestión de hormonas…

Se ha discutido mucho el papel que tienen las hormonas sexuales en la libido. La administración de estrógeno y de otras hormonas sexuales puede desencadenar un descenso de la libido o impotencia.

Los mecanismos de estos efectos secundarios se conocen relativamente bien. Tanto en el hombre como en la mujer, la función sexual está controlada por las hormonas que interactúan entre ellas y se autorregulan.

Esquemáticamente, una hormona inhibe su propia secreción. Este fenómeno, llamado retrocontrol, permite mantener el equilibrio y evitar una aceleración del sistema. Cuando se toman hormonas como parte de un tratamiento, éstas perturban el equilibrio o se suman a las perturbaciones ya presentes para desordenar la libido. Los medicamentos implicados en esta alteración son las píldoras anticonceptivas, los otros tipos de estrógenos o los análogos de la LH-RH.

Para terminar esta lista, agregamos otros tipos de medicamentos que pueden igualmente afectar a la libido. Se trata de los interferones, los anticancerígenos (citotóxicos) y ciertos medicamentos para el glaucoma o la hipertrofia benigna de la próstata, sobre todo los alpha-1 bloqueantes y el finasteride.

No tomar la decisión a la ligera

Si crees que tu tratamiento tiene alguna incidencia en tu libido, no decidas dejarlo por tu cuenta. En la mayoría de los casos un cambio de medicamento o de las dosis serán suficientes para permitirte recobrar el apetito sexual. Por otra parte, hay que resaltar que este efecto secundario es raro y tan solo sobreviene en un uno por ciento de los pacientes que toman estos

medicamentos.

F. Resplandy

Otros contenidos del dosier: Efectos secundarios de los medicamentos

Comentarios

Artículos destacados

Vacuna gripe: ¿Cuándo no es eficaz?
Vacuna gripe: ¿Cuándo no es eficaz?

La temporada de gripes ya ha comenzado y más del 55% de los españoles que han superado los 65 años procederá a vacunarse...

Medicamentos para calmar la ansiedad
Ibuprofeno: guía de uso
Difteria: la importancia de vacunarse
Medicamentos psicotrópicos