Antibióticos

En 1928, el médico británico Sir Alexander Fleming descubrió que un moho, Penicillium, impedía la proliferación de los cultivos de bacterias. La sustancia secretada por el moho, la penicilina, ya se utilizaba como medicamento a partir de 1940: fue el primer antibiótico.

La antibioticoterapia ha permitido tratar numerosas enfermedades, como la tuberculosis. Actualmente, los investigadores tratan de descubrir nuevas sustancias activas contra las bacterias más resistentes (o contra las que se han vuelto insensibles a los antibióticos).

Otros contenidos del dosier: Lo esencial sobre los medicamentos

Comentarios