El peligro de las modas en la medicación

Un estudio reciente muy autocrítico

Así se ha mostrado Spence D. en un estudio realizado recientemente, y que ha sido publicado el pasado día 8 de noviembre por la prestigiosa revista British Medical Journal. En él habla de los casi doce millones de estadounidenses que se automedican; y de los 15.000 fallecidos cada año por sobreutilización (o mala utilización) de analgésicos comunes.

Dos medicamentos famosos de la noche a la mañana

En concreto, la gabapentina y, de más reciente comercialización, y al fin y al cabo, una versión mejorada de la anterior, y que recibe el nombre de pregabalina.

Inicialmente, y en especial en el caso de la gabapentina, estaban destinadas al tratamiento de las crisis epilépticas. Esto tiene el mercado que tiene. La convulsiones epilépticas no son, a día de hoy, afortunadamente, excesivamente frecuentes. Y sin embargo, estos medicamentos salen, en proporción, mucho más de lo que debieran.

Nuevas indicaciones

De cara, imaginamos, a amortizar la inversión realizada en la investigación que llevó a sintetizar pregabalina, se estudió alguna otra indicación. Pero se buscó alguna más frecuente, no tan “residual” como eran las crisis epilépticas. Y toparon con el dolor neuropático.

Este tipo de dolor, el dolor neuropático, es debido a una irritación del nervio, bien por consumo mantenido de algún tóxico (el alcohol, en este sentido, es el auténtico rey), o bien por el daño producido por el exceso de glucosa circulante en los pacientes diabéticos de larga evolución. Ya tenemos las denominadas neuropatía diabética, y neuropatía alcohólica. Entre éstas, y otras causas similares, se han cifrado en un 20-40% de la población los afectados por algún tipo de dolor neuropático. Y aquí son eficaces estos medicamentos.

Todas las precauciones se han olvidado

Si en el caso del tratamiento de la epilepsia los médicos somos precavidos, y vamos aumentando la dosis de forma muy progresiva, muy lenta, hasta encontrar la cantidad necesaria de medicamento en cada caso, no se ha tenido la misma prudencia en el caso del dolor neuropático.
Así, ante la aparición de un dolor que coincidiese con los síntomas que definen este tipo de dolor, se pauta una dosis, muchas veces alta, y no se tiene reparo en ir subiendo la dosis si se precisa.

Un negocio redondo

En Estados Unidos se ha calculado que el consumo de pregabalina ha aumentado en un 350% en los últimos 5 años, y que actualmente se están prescribiendo del orden de 2.700.000 recetas de este medicamento.

Seguramente esta sobreutilización de pregabalina ha hecho que los médicos, que ya conocíamos la gabapentina, por llevar más años comercializada, también hayamos aumentado en un 150% su prescripción (al menos, lo han hecho en EEUU).

Y todo basado en estudios poco significativos

Todo este aumento en la prescripción de estos medicamentos no ha sido avalado por estudio de calibre; ni siquiera por estudios de poca monta. De hecho, el artículo referido deja constancia que el ensayo clínico más prolongado que se ha realizado con estos productos no duró más de 13 semanas. ¿Suficiente para justificar este boom?

Cada vez más frecuente en las autopsias

Sin embargo, ambos productos (pregabalina y gabapentina) cada vez se encuentran más frecuentemente en los estudios toxicológicos postmortem. Y es que cada vez se conocen mejor sus efectos como droga psicoactiva. Así, a dosis altas, promueve una gran euforia y cierta disociación.
Y son medicamentos fácilmente accesibles en las farmacias, donde no existe la limitación a su comercialización que tienen, por ejemplo, las benzodiacepinas (tranquilizantes que requieren de receta médica para ser dispensados).

Parece que en Reino Unido ya han comenzado a plantearse esto de la dispensación sin limitaciones. Quizás deberíamos seguir su ejemplo…

Otros contenidos del dosier: Lo esencial sobre los medicamentos

Comentarios

Artículos destacados

¿Qué puede curar un placebo?
¿Qué puede curar un placebo?

Las expectativas y el condicionamiento por experiencias pasadas modelan cómo se siente dolor. Para algunos, sólo la...

Resistencia a los antibióticos
Fármacos que nunca mezclar con alcohol
Fármacos que te cambian el humor
Vacuna gripe: ¿Cuándo no es eficaz?