Aceites esenciales y embarazo: ¡peligro!

Aunque sea natural y muy eficaz contra algunas molestias, la aromaterapia puede revelarse peligrosa en determinados periodos de la vida, sobre todo durante el embarazo. Lee nuestros consejos para utilizar mejor los aceites esenciales.

Multiplicar las precauciones

“Aunque el riesgo sea puramente teórico y aunque la prudencia sea excesiva, la mayoría de los aceites esenciales están estrictamente prohibidos durante el primer trimestre de embarazo”, explica Festy, autora de varios libros sobre la materia. La razón de esta restricción es simple: los aceites pueden alcanzar la placenta y dañar el feto; pueden incluso provocar abortos espontáneos y hasta llegar a la leche materna.
Con todo, algunos se autorizan a partir del cuarto mes y otros incluso a lo largo de toda la gestación. “Son los aceites esenciales que no contienen moléculas tóxicas susceptibles de causar daño a la madre ni al hijo”, explica la especialista. Es posible utilizarlos con el consentimiento médico.
Eficaces para calmar las náuseas, combatir el insomnio, prevenir el baby blues y facilitar el parto, los aceites son enormemente útiles, sobre todo porque la mayoría de los medicamentos se prohíben durante el embarazo.

Las siete reglas de oro de la aromaterapia

Antes de pasar revista a los aceites permitidos, te damos siete consejos indispensables para sacarles el máximo partido. Antes de utilizarlos, habla con tu médico o farmacéutico, a menudo especialistas en el tema.

  • No uses nunca aceites sintéticos, disponibles en supermercados, tiendas de souvenirs y de cosmética. Éstos no presentan ninguna acción terapéutica y pueden incluso ser peligrosos. Recurre únicamente a aceites cien por cien naturales, disponibles en farmacias y parafarmacias.
  • Respeta el modo de utilización, así como la posología recomendada. Si el aceite en cuestión es sublingual, no te lo apliques en la piel. A menudo, una gota es una gota y tres veces al día no son cinco. Aumentar las cantidades no sirve para curarse más rápidamente, al contrario: pone en riesgo tu salud y la de tu bebé.
  • No reemplaces nunca un aceite por otro. La menta arvensis puede utilizarse únicamente a partir del cuarto mes de embarazo, pero la menta piperita (yerba buena), por ejemplo, está estrictamente prohibida. De manera que no es cuestión de comprar un aceite de menta cualquiera, sino de llevarse el subtipo preciso, indicado para un problema determinado.
  • No juegues a ser aprendiz de bruja haciendo tus propias mezclas, las consecuencias de hacerlo pueden ser graves.
  • Emplea los aceites esenciales por tiempo limitado, es decir, de manera puntual (una sola vez) o durante 10 o 15 días como máximo.
  • No los apliques nunca en la zona abdominal.
  • Sigue nuestros consejos y verifica, en la lista que te presentamos a continuación, qué aceites están permitidos durante el embarazo. Con ellos deberías poder aliviar algunos malestares ¡antes de la llegada del bebé!

Aceites esenciales permitidos durante todo el embarazo:

Bergamota, Cardamomo, Limón, Enebro, Lavanda fina (angustifolia), Lentisco, Mandravasarotra, Mejorana, Matricaria, Mirto, Azahar, Rosa, Tomillo tujanol, Verbena de limón (hierba luisa o cedrón).  

Aceites esenciales permitidos a partir del cuarto mes únicamente:

Árbol del té, Albahaca, Manzanilla, Menta arvensis, Jara, Estragón, Eucalipto radiata, Eucalipto de limón, Gaulteria, Jengibre, Geranio rosat, Salvia sclarea, Olivardilla (Inula graveolens), Laurel noble, Lavanda, Lavanda aspic, Lavandín (Lavandula hybrida, Piel de mandarina, Niaouli (Melaleuca viridiflora), Neroli, Ravintsara, Tanaceto, Ylang-ylang. Aunque estos aceites esenciales están permitidos a partir del cuarto mes de embarazo, te recomendamos que, antes de usarlos, lo comentes antes con tu médico de cabecera.

Aceites esenciales que no deben usarse durante el embarazo:

Dadas sus propiedades neurotóxicas, la Salvia officinalis no debe usarse durante el embarazo, pues puede dar lugar a un aborto. Lo mismo ocurre con el alcanfor. El Orégano compacto y el Orégano griego pueden resultar igualmente peligrosos, se recomienda por ello utilizarlos puntualmente y bajo supervisión médica.
K. Touboul

Agradecimientos: a Antonia Jorve, del blog Mis aceites esenciales, por sus sabios consejos.

Otros contenidos del dosier: Medicamentos y embarazo

Comentarios

Artículos destacados

Medicamentos: la mejor hora para tomarlos
Medicamentos: la mejor hora para tomarlos

Algunos medicamentos incluyen recomendaciones sobre el momento en el que deben ser consumidos y la distancia que se debe...

Los errores más comunes al consumir calmantes
¿Qué puede curar un placebo?
Resistencia a los antibióticos
Fármacos que nunca mezclar con alcohol