Prevenir la gripe en los mayores

Todos somos susceptibles de contraer la gripe; no obstante, las personas mayores, por ser un grupo de riesgo con más propensión a desarrollar complicaciones derivadas de la enfermedad, deben más que nadie adoptar medidas preventivas que incluyan la vacunación y el consumo equilibrado de alimentos.

Así lo destaca la Sociedad Española de Médicos de Residencias (SEMER), que recuerda que en las personas mayores de 65 años la vacuna contra la gripe estacional sólo es efectiva en un 30 por ciento, de ahí la importancia de complementar la vacunación con una dieta sana y equilibrada que mejore la respuesta inmune.

“Cuando aparece cualquier agente patógeno, por ejemplo el virus de la gripe, el sistema inmunitario, que está formado por una amplia variedad de células y moléculas, pone en marcha los mecanismos de defensa ”, explica Alberto López Rocha, presidente de SEMER. Y menciona la relación directa que existe entre la alimentación y la capacidad defensiva del organismo. “El organismo posee una serie de barreras naturales que lo protegen de los agentes patógenos, así como una protección biológica por medio de la microflora natural que posee. En la flora intestinal se encuentra el 70 por ciento de nuestras defensas naturales, de modo que es clave vigilar nuestra alimentación y reforzarla en periodos de mayor prevalencia del virus de la gripe”. En las personas mayores, explica López Rocha, la respuesta inmune del organismo disminuye, haciéndoles más vulnerables a las enfermedades infecciosas y disminuyendo la efectividad de las inmunizaciones contra ciertas enfermedades como la gripe. Esto guarda relación con los datos del Gobierno según los cuales un 86 por ciento de las 8.000 defunciones que directa o indirectamente causa la gripe estacional cada año en nuestro país corresponde a personas de más de 74 años.

Para prevenir la enfermedad, los especialistas recomiendan:

  • Vacunarse contra la gripe estacional y, para no saturar los servicios de atención primaria, pedir cita previa
  • Complementar la vacunación con una dieta saludable que incluya leches fermentadas, cuyo consumo diario mejora la respuesta inmunitaria.
  • Ingerir abundante líquido y consumir alimentos que mejoren la respuesta del sistema inmunológico, como las legumbres, los frutos secos y la miel. También es importante reforzar otros hábitos saludables como la higiene y la actividad física.

En caso de contagio los médicos recomiendan guardar reposo y tomar algún tipo de analgésico. Pero recuerdan que si los síntomas se agravan es necesario acudir al centro de atención primaria. Sólo recomiendan acudir al hospital en los casos más graves, cuando los síntomas se agudizan y puedan complicar una patología ya existente de tipo pulmonar o cardíaco.

P. Gil Estrada

Otros contenidos del dosier: Alimentación preventiva

Comentarios

Artículos destacados

Tips para cocinar sin gluten
Tips para cocinar sin gluten

La alimentación sin gluten está ganando cada vez más adeptos. No solo es obligatoria para las personas intolerantes o...

Ramadán: alimentarse bien en verano
Cómo plantar, almacenar y usar las plantas medicinales
Mindfulness: ¡mejora tus hábitos alimenticios!
Los beneficios de las almendras
Vegetariano: ¿Sabes elegir las proteínas?

Ser vegetariano o vegano es una tendencia que gana adeptos día a día, pero ¿sabes cómo elaborar menús vegetarianos...

Hacer otros Test