Recetas para aumentar las defensas

A continuación, ¡algunas ideas que puedes incluir en tu dieta!

Yogur súper forma: mezcla un yogur con bifidus con media naranja y un kiwi cortados en rodajas pequeñas y agrégale una cucharada de germen de trigo.

Beneficios: vitaminas C y E de las frutas y fermentos probióticos del yogur.

Leche fermentada con frutos rojos: pon en un bol tres cucharadas soperas de grosellas y tres cucharadas soperas de frambuesas. Échales por encima leche fermentada (kéfir por ejemplo) y añádeles un poco de azúcar o miel.

Beneficios: flavonoides y vitamina C de los frutos rojos.

Muesli hecho en casa: mezcla cuatro o cinco cucharadas soperas de cereales integrales, dos cucharadas soperas de nueces y almendras machacadas y dos cucharadas soperas de uvas pasas. A eso agrégale manzana rayada con piel, zumo de limón y leche fría.

Beneficios: vitamina E, fibras y magnesio.

Platos tonificantes

Ensalada multicolor: raya un poco de repollo y de cebolla roja, agrégales hierbas aromáticas y aliña la mezcla con vinagre y aceite de avellana.

Beneficios: vitamina C, sustancias azufradas protectoras provenientes del repollo y la cebolla y vitamina E antioxidante del aceite de avellana.

Lentejas y brócoli como entrada: mezcla las lentejas con el brócoli, espolvoréales semillas de sésamo y añádeles vinagre y aceite de colza.

Beneficios: magnesio y hierro de las lentejas y sustancias azufradas, vitamina C y aceites omega-3 del brócoli.

Crema de calabaza y zanahoria: hierve la pulpa de la calabaza con las zanahorias y mézclalas en la batidora eléctrica con un poco de leche semidesnatada.

Beneficios: las propiedades antioxidantes de la provitamina A, que se asimila mejor gracias a los lípidos de la leche.

Chucrut de salmón: pon unos filetes de salmón sobre una cama de col fresca.

Beneficios: aceites omega-3 del salmón y vitamina C y fibra de la col. Un consejo: es mejor elegir salmón salvaje, que contiene más aceite omega-3 que el de criadero.

Tomates a la provenzal: corta varios tomates por la mitad y cúbrelos con un picadillo de ajo y hierbas aromáticas; añádeles aceite de oliva y gratínalos en el horno.

Beneficios: el tomate aporta vitamina C, provitamina A y lycopenes (un flavonoide protector) y el ajo sus compuestos azufrados activos. Además, el aceite de oliva virgen contiene muchos fitonutrientes beneficiosos para el organismo.

Mejillones a la marinera: lava bien los mejillones y hiérvelos en una olla con algunos echalotes bien picados, finas hierbas y zumo de limón. Ve retirando los mejillones conforme se abran. Sírvelos calientes, con el zumo de limón de la cocción filtrado, un poco de zumo de limón recién exprimido y perejil picado.

Beneficios: oligoelementos como selenio, yodo y zinc de los mejillones, minerales del perejil y vitamina C del zumo de limón recién exprimido.

Postres para mantener la línea

Puré de mango: procesa la pulpa de un mango y añádele el zumo de medio limón. Sírvelo con almendras caramelizadas cortadas en láminas bien finas.

Beneficio: provitamina A, vitamina C y, gracias a las almendras, vitamina E.

Compota de manzana con zumo de cítricos: pela y trocea una o dos manzanas  Canadá, rocíalas con zumo de limón y cocínalas en el microondas o en una cacerola con poca agua. Cuando estén tiernas, písalas con un tenedor y déjalas enfriar. Antes de servirlas, añádeles un poco de zumo de limón y el zumo de media naranja.

Beneficios: el zumo de los cítricos agregado a último momento refuerza el contenido vitamínico del postre.

Albaricoques secos al té y galletitas integrales: remoja en té templado durante algunas horas cinco o seis albaricoques por persona. Sírvelos con galletitas de germen de trigo.

Beneficios: provitamina A de los albaricoques, vitamina E y magnesio del germen de trigo y polifenoles del té.

Yogur con miel: mezcla un yogur con bifidus con unas cucharaditas de miel.

Beneficios: propiedades antisépticas y antibióticas de la miel y los probióticos del yogur.

Bebidas nutritivas

Zumo de tomate y limón verde, por la provitamina A y el lycopene del tomate y las vitaminas C y P del limón verde.

Té de bergamota y limón exprimido, por los polifenoles del té y la vitamina C del limón.

Pomelo exprimido, por la vitamina C y los pigmentos flavonoides.

Leche fermentada, por los probióticos.

A. Laurent

Otros contenidos del dosier: Sistema inmune y alimentación

Comentarios

Artículos destacados

Tips para cocinar sin gluten
Tips para cocinar sin gluten

La alimentación sin gluten está ganando cada vez más adeptos. No solo es obligatoria para las personas intolerantes o...

Ramadán: alimentarse bien en verano
Cómo plantar, almacenar y usar las plantas medicinales
Mindfulness: ¡mejora tus hábitos alimenticios!
Los beneficios de las almendras
Vegetariano: ¿Sabes elegir las proteínas?

Ser vegetariano o vegano es una tendencia que gana adeptos día a día, pero ¿sabes cómo elaborar menús vegetarianos...

Hacer otros Test